Vida política. El documento ideológico de la UCD. 
 La Unión de Centro Democrático, una opción social de libertad     
 
 Informaciones.    21/11/1977.  Página: 6-8. Páginas: 3. Párrafos: 67. 

EL DOCUMENTO IDEOLÓGICO DE LA U.C.D,

La Unión de Centro Democrático, una opción social de libertad

MADRID, 21 (INFORMACIONES).

LA ideología democrática de centro ha incorporado las formas modernas del liberalismo progresista, los

principios de solidaridad popular e interclasista aportados por las corrientes demócrata-cristianas y tas

técnicas económicas y sociales de intervención de los poderes públicos, propias de las corrientes

socialdemócratas.

Así se definen las bases Ideológicas de Unión de Centro Democrático (U.C.D.) en el documento

ideológico de 19 folios, elaborado por el comité competente del citado partido y que ha sido distribuido

para su enmienda y discusión a las secretarías provinciales de U.C.D. Tras ese debate en las

circunscripciones provinciales y regionales del partido, será examinado por los comités ejecutivo y

político de la U.C.D. y, finalmente, aprobado por el congreso del partido, a celebrar en los primeros días

del próximo año.

El documento (que tiene tres grandes apartados: «U. C. D. como partido», «U. C. D. y el momento

político actual» y «Nuestro modelo de sociedad») comienza por definir a la UCX). como un partido

democrático, popular e taterclasista, reformista y nacional. Los principios básicos del partido son:

consMeración de la persona, en él ejercicio de su libertad, comí) objetivo primario de toda acción,

política. Promoción y defensa de la democracia y del estado de Derecho. Concepción liberal y pluralista

de la vida y de la cultura. Proclamación y asunción de los yaíores humanistas de la ética de tradición

cristiana. Adopción de un sistema de economía social de mercado, entendiendo que es obligación de los

poderes públicos asegurar los servicios fundamentales en una sociedad moderna y garantizar la justicia y

la igualdad social.

Con este documento ideológico, la U.C.D. comienza, teóricamente, a funcionar como parlado, como un

centro político, no sólo electoral.

1

U. C. D.,

COMO PARTIDO

"Unión de Centro Democrático es una respuesta a las necesidades actuales y futuras de la nueva

democracia •española. Se presenta a los ciudadanos de España como una opción política coherente,

unitaria y de vocación maycritaaris, capaz de enraizarse en nuestro pueblo, sobre la base de una ideología

que abarca todas las dimensiones del hombre y de la sociedad.

La actitud personal frente a! reto de supervivencia como colectividad política, ha de ser realista,

imaginativa y decidida, única postura que garantiza el avance histórico hacia metas superadoras de la

crisis.

Esa es la actitud que sustenta la Unión de Centro Democrático: actitud de síntesis y de renovación de

unos valores que tienen vigencia para una inmensa mayoría de personas.

Tras recordar que ü. C. D. nació con vocación popular, asentándose en los principios de la libertad, la

dignidad de la persona y la solidaridad social, que son básicos para la mayoría de los españoles y que

constituyen metas asequibles y merecedoras del esfuerzo que requiere su consecución, el documento

añade: U.C.D., como partido político de centro, responde a toda una serie de exigencias y aspiraciones

legítimas, cuya coincidencia con to que el español de hoy, como persona y como miembro de la sociedad,

pide, aleja a U.C.D. de la veleidad de convertirse en una coalición ocasional que buscara -equidistancias

para captar votos. Al mismo tiempo, asegura su permanente actualidad, es decir, su tazón de ser y de

seguir presentándose a su país como una propuesta razonable de solución a los problemas de España.

PARTIDO DEMOCRATICO, POPULAR, REFORMISTA

U.CD. es un partido democrático en su organización in, terna, que se asienta sobre la base de sus afiliados

y electores para, a, partir de ella, estructurarse democráticamente hasta su más alta representación en los

órganos dirigentes del partido.

U.C.D. es un partido popular e interclasista, como exige la naturaleza de la sociedad moderna, fiel al

principio de la igualdad política y jurídica de los ciudadanos, animado por una decidida vocación de

servir e. los intereses generales de todos los pueblos de España y de todos los sectores sociales,

generacionales y humanos que forman parte irle ellos.

U.C.D. es un partido reformista, porque pretende obtener en España una convivencia pacífica y

cooperativa, a la altura de los tiempos y porque sabe que las estructuras de la sociedad española han de

reavivarse bajo la inspiración del principio de la solidaridad, mediante profundos cambios sociales,

políticos, económicos y culturales.

UCD. es un partido nacional, que proclama todas las diversidades históricas, sociales, culturales y

económicas que caracterizan a España y que, en consecuencia, patrocina el principio de la autonomía para

las diversas realidades y pueblos de España.

U.C.D. Y EL MOMENTO ~. POLÍTICO ACTUAL

España se halla, en el último cuarto del siglo XX, ante un reto básico: constituirse en una sociedad

moderna, avanzada y estable, de tal modo que todos los españoles puedan ejercer su derecho a vivir en

justicia, libertad- y bienestar. Esta aspiración natural ha de partir de dos realidades: nuestro pasado como

nación y la superación de las dificultades de nuestro momento histórico y encauzarse, a través de una

escala de valores, que se insertan en una ideología y un modelo de sociedad que se preponen, como

medios de desarrollo de la persona humana.

España no comienza ahora. .Su historia es larga e importante. No se trata, de juzgarla, sino de asumirla y,

conociéndola, construir -el futuro que «s obra y responsabilidad de cada generación. Con la colaboración

de todos y buscando la convivencia, U.C.D. es consciente de la .realidad en cuyo contexto se presenta

como respuesta. Es preciso comprender la dificultad del momento que vivimos y decir, con claridad, que

los obstáculos a vencer son muchos, pero superables. La situación económica del mundo occidental «es

grave y, particularmente, la de .España. La situación moral es también preocupante. Se discuten y

contravienen con frecuencia valores humanos y sociales básicos, tales como la honradez, la austeridad, el

espíritu de trabajo, la colaboración y el respeto al principio de la autoridad. Ambas dificultades son

superable con ilusión y objetivos daros. La primera, con el trabajo esforzado y ordenado de los españoles.

La segunda, volviendo a poner el acento -en anos valores espirituales y morales que es preciso promover

y defender.

RESPUESTA A LA NUEVA SOCIEDAD

La sociedad española ha sufrido un cambio profundo. En los últimos quince o veinte años ha surgido una

nueva sociedad. Es preciso dar una respuesta política que transforme nuestras estructuras, acomodándolas

a esa nueva sociedad. Una respuesta de gentes de hoy a los problemas de hoy y de mañana. Y es preciso

nacerlo con imaginación, no tratando de encajar soluciones que fueron buenas para otros momentos, Bien

buscando las más adecuadas para el presente. Creemos que los españoles de hoy se sienten parte del

mundo accidental es el que geográficamente m» hallamos y al que corresponde nuestra historia, nuestra

cultura y nuestras costumbres. Y quieren libertad, progreso y justicia, y lo quieren alcanzar en un clima de

paz y de seguridad.

Para conseguir estos objetivos es precisó actuar desde la realidad hispana y europea y no moverse sólo «n

el campo de la teoría. Las soluciones políticas han de servir, sobre todo, para resolver los problemas de 3a

realidad a la que se aplican.

Hay en Europa y, en general, en el inundo occidental y en los países de su zona de influencia política y

tecnológica, una concepción del hombre y de la comunidad que toma & la persona como eje, centro y

meta de todo «1 sistema social. Esta ideología hunde sus raíces en la tradición humanista en la que

nacieron las primeras formas de la democracia. Bajo el soplo vivificador del personalismo ético cristiano,

esta ideología básica, sustancialmente unitaria en sus principios doctrinales y en sus puntos de partida

históricos, anima hoy a los programas y la acción de grupos y partidos que aparecen -Situados, de hecho,

en el centro del. amplio espectro político que caracteriza a las sociedades avanzadas del último cuarto de

nuestro siglo XX. Esta ideología política, democrática y de centro ha incorporado las formas modernas de

liberalismo progresista. Se inspira en los principios de la solidaridad popular e interclasista apuntados

desde fines del siglo XX por las corrientes democrático-cristianas, que hoy asumen la noción de libertad

en el sentido liberal de la palabra y que se -enriquecen con el espíritu- humanista de la ética cristiana Y,

por último, incorpora las técnicas económicas y sociales de intervención en los poderes públicos,

• Un partido democrático, popular e interclasista, reformista, nacional y no marxista.

• Principios básicos del partido:

— Consideración de la persona, en el ejercicio de su libertad, como objetivo primario de toda

acción política.

— Promoción y defensa de la democracia y del Estado de Derecho.

— Concepción liberal y pluralista de la vida y de la cultura.

— Proclamación de los valores humanistas de la ética cristiana.

— Adopción de un sistema de economía social de mercado que garantice la justicia y la igualdad

social.

• El texto subraya la necesidad de superar la crisis moral y económica de España.

• La "U.C.D. se define como una síntesis moderna y operativa del humanismo cristiano y los

principios liberales y socialdemócratas.

• La experiencia política de los últimos lustros ha demostrado que sólo a partir de una ideología en cuyo

seno se alberguen todos esos elementos se puede ofrecer a los pueblos un modelo de sociedad

moderno y operativo».

• U.C.D. defiende la unidad de España, pero reconoce que el Estado español debe organizarse sobre el

reconocimiento de la región, con ámbito existencia!, político, cultural, económico y jurídico propias.

• «U.C.D. aspira a la existencia de una Europa unida ; democrática sobre la base de la plena igualdad y

solidaridad de los pueblos europeos y del respeto a su •personalidad y cultura».

• Para la U.C.D., la defensa y la seguridad nacional son necesidades que a todos afectan. Las fuerzas

armadas, garantía de la integridad territorial de España, de su soberanía e independencia.

• La protección de la familia, la participación de la. mujer en condiciones de igualdad 5 la oferta de

todas las posibilidades a la Juventud, entre tos principios sociales de la U«C.D.

• Protección del patrimonio natural, cultural y artístico.

• Permanente elevación del nivel educativo, cultural y científico de los españoles.

• Protección preferente a los marginados, a los minusválidos, a las madres, a la infancia y a la tercera

edad.

• «La U.C.D. cree en la iniciativa privada y en el rato del esfuerzo personal. La libertad económica debe

compaginarse con la solidaridad social!).

Se propugna con carácter prioritario una política agraria que resuelva los problemas económicos y

sociales, del campo y lo promoción. propias de la corriente social-demócrata.

La experiencia política de los últimos lustros ha demostrado que sólo a partir de una ideología en cuyo

seno se alberguen todos esos elementos, se puede ofrecer a los pueblos un modelo de sociedad moderno y

operativo a la altura de los tiempos, al que valga la pena aspirar como meta digna de ser alcanzada y

como logro que merece ser legado a las generaciones sucesivas.

En unos países, esta ideología democrática y de centro está representada por un solo partido. En el caso

de España, la U.C.D. ha nacido en el momento singular e irrepetible de la implantación de la democracia,

corno resultado de la confluencia de una necesidad nacional, de la expresa voluntad de los líderes

políticos y de los partidos preexistentes que determinaron su constitución, así como de la confianza

depositada en las candidaturas U.C.D. por el electorado español.

La asistencia electoral obtenida por U.C.D. implica a la vez un mandato y un compromiso de futuro para

BUS parlamentarios y para el partido mismo. Por eso, U.C.D. hoy significa una convocatoria nacional

para la construcción de un gran partido desde la base de sus electores, con la activa participación de todos

los que, compartiendo su Ideología básica, están dispuestos a trabajar políticamente para perfeccionar y

llevar esas doctrinas a la práctica,

PRINCIPIOS GENERALES

1. La persona es el principio y fin de ´toda organización social y política. U.C.D. aspira a que el hombre

viva en una sociedad comunitaria y pluralista en la que se reconozcan y garanticen todos sus derechos y

libertades tal y como están definidos en la declaración universal de los derechos del hombre, en los

pactos de las Naciones Unidas y en el convenio del Consejo de Europa.

2. U.C.D. rechaza toda forma de totalitarismo y autoritarismo, porque los hombres sólo pueden alcanzar

la plenitud política y social mediante su participación, libre y activa, en la vida de la sociedad y de sus

instituciones. El Estado, consecuentemente, debe organizarse de forma que quede plenamente garantizada

la participación ciudadana y ha de estar al servicio del hombre concreto y no de una clase social u otro

concepto genérico o abstracto.

3. U.C.D. considera que es indispensable realizar los valores que emanan directamente de la dignidad

del ser humano: libertad, igualdad, justicia social y solidaridad. Es imprescindible, desde esta perspectiva,

construir una sociedad más libre, Igualitaria, justa y solidaria.

4. La realización de estos principios tiene que manifestarse no sólo en la electiva aplicación del

postulado de la igualdad ante la ley, sino también en la concreción de las garantías precisas para

asegurar la igualdad en el acceso a los bienes materiales y culturales.

PRINCIPIOS POLÍTICOS

• La soberanía reside en él pueblo y únicamente quien ostente su legitima representación está facultado

para gobernar. Los gobernantes han de ser periódicamente elegidos por el pueblo y estar sometidos a su

control a través de las instituciones propias de un régimen político democrático.

• U.C.D. defiende, como expresión política de la sociedad, el Estado d« Derecho. A tal fin es esencial:

la elaboraron democrática de las leyes, entendidas como expresión de la voluntad general, a través de un

Parlamento libremente elegido, y la institucionalización de la unidad jurisdiccional y la organización de

un poder judicial independiente y profesional, sujeto sólo a la estricta aplicación de las leyes.

• U.C.D. cree en el sufragio universal, directo y secreto, como base de la representación política en

todos los niveles institucionales, local, regional y nacional. La voluntad popular debe expresarse

también a través de grupos organizados que garanticen el pluralismo de la sociedad. En todo caso,

Unión de Centro Democrático defiende la constitución de grandes partidos políticos. Es necesario,

sin embargo, engendrar fórmulas de participación permanente de los ciudadanos en la actividad

política.

• U.C.D. defiende la unidad de España, que se enriquece con la existencia sobre su territorio de una

pluralidad de pueblos con vina historia, una cultura, una lengua y, en suma, con una personalidad

singular y diferenciada. Consecuentemente, U.C.D. considera que España y el Estado, español han de

organizarse sobre el reconocimiento de la región dotada de un ámbito existencial, político, cultural,

económico y jurídico propio. U.C.D., sin embargo, rechaza toda idea de privilegio y reclama,

de forma especial, lar solidaridad con las regiones más deprimidas y manifiesta la exigencia de contribuir

a un más justo equilibrio económico y social entre todas las regiones.

• U.C.D. aspira a la existencia de una Europa unida y democrática sobre la base de la plena igualdad y

solidaridad de los pueblos europeos y del respeto a su personalidad y cultura.

• U.C.D. estima que la defensa y seguridad nacional son necesidades que a todos afectan y su

satisfacción es, por tal razón, obligación general inexcusable. Los fuerzas armadas constituyen, desde

esta perspectiva, la principal garantía de la integridad territorial de España y de su soberanía e

independencia. Para el cumplimiento de su función habrán de estar dotados los medios precisos.

PRINCIPIOS SOCIALES

• La familia es una institución básica y uno de los medios de desarrollo y perfección del individuo

corno persona. La política familiar debe estar dirigida a la protección y promoción de esta célula social,

comunidad viva, dentro de la que se reconozcan la plena personalidad y los derechos de cuantos la

integran.

• U.C.D. considera esencial para la realización de una sociedad personalista y democrática la activa

participación de la mujer, en condiciones de igualdad, en la vida social, económica y política.

• U.C.D. considera esencial que los jóvenes puedan desarrollar responsablemente su personalidad,

para lo cual se les deben ofrecer todas las posibilidades.

• El patrimonio natural y el cultural artístico pertenecen a todos los españoles. Es indispensable proteger

la naturaleza y preservar y potenciar los recursos culturales y naturales, luchando contra su degradación y

contaminación.

Una nueva política urbanística debe fijarse como objetivos primordiales: promover el desarrollo de las

ciudades a la medida del hombre. Reducir las excesivas desigualdades que él ocasiona. Dotar a todos los

centros de población de los servicios necesarios para una vida digna. Y proporcionar a la unidad familiar

una vivienda digna y adecuada a sus necesidades.

Creemos que la permanente elevación del nivel educativo, cultural y científico de los españoles, es

condición esencial para lograr la convivencia y el progreso social.

Todos los españoles tienen derecho a una educación homogénea y gratuita hasta los dieciséis años, y a

poder alcanzar el máximo nivel cultural o científico de acuerdo únicamente a su capacidad intelectual.

Todos deben tener iguales posibilidades de acceder a la educación y a la cultura. La voluntad de los

padres en la elección de la escuela a la que confían a sus hijos, debe respetarse y garantizarse, por parte de

los poderes públicos.

La cultura de un país forma parte de su patrimonio colectivo. Queremos, por una parte, preservar y

desarrollar los valores culturales del pasado y, por otra, ofrecer a la cultura contemporánea más

posibilidades de desarrollo.

Creemos eme es esencial para el futuro de España, el fomento de la investigación científica y técnica, de

tal manera que contribuyamos, de una parte, a Incrementar los conocimientos y, de otra, a reducir nuestra

dependencia tecnológica. Debe procurarse que la enseñanza superior, la investigación y la ciencia se

hallen en plena -coherencia con su entorno social.

• U.C.D. considera objetivo primordial de su política social procurar que las prestaciones sanitarias

reciban todo el impulso que la sociedad reclama, que se fomente la medicina preventiva y que los

minusválidos físicos y psíquicos alcancen la atención personalizada que merecen. U.C.D. considera así

mismo objetivo prioritario el de prestar especial atención a las madres, a la infancia y a la tercera edad.

PRINCIPIOS ECONÓMICOS

• Deseamos un sistema económico al servicio del hombre y de la colectividad. Por ello, la política

económica debe estar coordinada con la política social.

• Creemos en la iniciativa privada y en el valor del esfuerzo personal. La libertad económica debe

compaginarse con la solidaridad social.

• Existen de un sector público adecuado a las necesidades presentes y previsor de las futuras. El Estado

habrá de fijar, en cada caso, y según las circunstancias, los adecuados mecanismos de corrección y

regulación. En especial, el sistema fiscal debe ser progresivo en los ingresos y reedistributivo en los

gastos y la estructura sindical debe servir responsablemente como poder compensador de un sistema de

economía de mercado.

• Propugnamos una acción antimonopolística eficaz.

• Se protegerá a la pequeña y mediana empresa. Sus problemas habrán de ser objeto de una

especial consideración.

• Propugnamos con carácter prioritario una política agraria que resuelva los problemas

económicos y sociales del campo y los pro-mocione. Asegurando la mejora en el nivel y

condiciones de vida del trabajador agrícola y pequeño propietario rural, y que garantice, para ellos y

sus familiares, el acceso a la Seguridad Social, la enseñanza, el descanso y la cultura, en igualdad

de condiciones con los habitantes de las ciudades.

• Todo hombre tiene derecho al trabajo, de tal manera que la retribución obtenida le permita subvenir

dignamente a sus necesidades familiares y personales, tanto actuales como futuras. Lo que exige a su

vez: una cobertura de los riesgos Inherentes al trabajo. Un seguro dé desempleo suficiente sin fraudes

o abusos. Una participación más efectiva en las tareas de la empresa. Y, por último, una jubilación en

condiciones económicas y articulada.

3 NUESTRO MODELO DE SOCIEDAD.

Estos principios, comunes a la civilización occidental, son la decantación de un largo proceso histórico,

cuyo ritmo se ha acelerado en los últimos tiempos y viene condicionado por la acción conjunta de varios

tipos de causas, entre las que cabe destacar: las que inevitablemente trae consigo la revolución

tecnológica; las que son producto de una sociedad mundialmente intercomunicada, que relativiza y pone

en tela de juicio el sistema de valores en que se ha basado la civilización occidental. Por otra parte, la

tradición liberal europea, inspirada en tales valores y sobre la base del principio de la libertad individual,

no ha sabido dar una respuesta eficaz a las exigencias del devenir histórico y ha permitido un despliegue

de in-solidaridades que no pudieron evitar una creciente desigualdad social.

Frente a ellos, el marxismo apareció como dogma portador de un sistema que suprime la libertad

individual en nombre de la igualdad. Que sustituye el personalismo liberal al precio de sacrificar al

hombre individual en aras de un teórico beneficio de las generaciones futuras.

En España, la situación de crisis general se acentúa porque el sistema político anterior ha estado cerrado

con la imposición de una escala de valores que han impedido incluso la recepción de la modernidad

liberal. Todo ello en

CON ESTE DOCUMENTO, LA U.C.D. COMIENZA, TEÓRICAMENTE, A FUNCIONAR COMO

PARTIDO, COMO UN CENTRO POLÍTICO

EL TEXTO SERA APROBADO DEFINITIVAMENTE EN EL CONGRESO DEL PARTIDO, A

PRIMEROS DE AÑO

un periodo en el que se ha producido una mejora sustancial de las condiciones de vida, y en que se ha ido

disolviendo de forma expresa el sistema de valores formalmente vigente, aunque nunca se admitió tal

realidad.

El choque de la liberalización ha significado ,un trauma para todos. La exteriorización de un pluralismo

de concepciones a través de los actos públicos, manifestaciones, Prensa y medios de comunicación en

general ha creado una sensación de inseguridad. La presencia de los que creen en el dogma del

materialismo ha causado temor en quienes ven sus viejos valores, de hecho ya conservados con

escepticismo, amenazados por nuevos credos.

NUEVA SÍNTESIS

Los hombres que formamos la U.C.D. buscamos el horizonte de una nueva libertad, de una nueva síntesis

del humanismo y los principios literales y socialdemócratas que, partiendo de la dignidad de todos y cada

uno, se plantee la tarea colectiva de crear una opción social de libertad, que sea el fruto de un proceso de

liberación colectiva a partir del mantenimiento de la libertad personal. Hay que crear una nueva sociedad

para ser vivida por los hombres de hoy con las necesidades de hoy y cara al mañana. Una sociedad en la

que, el compartir una misma libertad, sea la expresión esencial de la solidaridad.

Los hombres que han contribuido a crear la U.C.D. han luchado en el proceso de instaurar una libertad

para todos en este país y lucharán para mantenerla, pues sólo en el mantenimiento de la libertad de todos

el posible la realización de la propia libertad. Ahora, con el concurso de todos, propugnamos esta nueva

concepción de la libertad que atienda la situación de las necesidades de nuestros hombres y de nuestros

pueblos.

Creemos que hay que articular un Estado fuerte, que tenga capacidad para remover los obstáculos que se

oponen a la solidaridad que permita que todos tengan acceso a los bienes culturales y económicos; que

genere la movilidad social suficiente para que todos puedan llegar hasta donde permitan sus propias

capacidades, pero que proteja. especialmente a quienes, por debilidad, el proceso social margina u opri-

me. Una sociedad que asuma la carga de la integración de los minusválidos en lugar de marginarlos, una

sociedad en la que quienes han trabajado durante toda su vida pueden disfrutar de su retiro prosiguiendo

su propia realización personal.

Creemos que todos los españoles deben asumir con plena responsabilidad la participación en la creación y

en la gestión de la sociedad. Hay que acercar el poder social a la dimensión humana, de modo que todos

puedan compartirle, desde sus distintas esferas: en los barrios, en los pueblos, en la región, en el Estado.

Creemos que hay que liberar al hombre de esa acción pública, articulada a través de grandes burocracias

centralizadas y distantes, buscando modos y mecanismos de gestión que sean más sólidos, más eficaces y

plenamente controlables. Queremos que todos participen en la gestión de lo que es de todos.

U.C.D. se propone una sociedad responsable formada por hombres responsables, teniendo como norte

inexcusable la construcción de una sociedad solidaria a la medida de hombres realmente libres.

Como partido democrático, espera de sus miembros la participación activa en la determinación de sus

objetivos concretos y la crítica necesaria para que los órganos del partido no se puedan apartar nunca del

sentido de la nueva libertad.

 

< Volver