Como partido de gobierno. 
 UCD se define ante la constitución  :   
 "La cuestión no estriba tanto en la supresión de la palabra "nacionalidades" como en la expresa mención de la unidad de España". 
 ABC.    24/01/1978.  Página: 1, 11. Páginas: 2. Párrafos: 26. 

COMO PARTIDO DE GOBIERNO

U. C. D. SE DEFINE ANTE LA CONSTITUCIÓN

La cuestión no estriba tanto en la supresión de la palabra "nacionalidades" como en la expresa mención

de la unidad de España»

PARA LA UNION DE CENTRO CABEN DIFERENTES OPINIONES SOBRE EL MOMENTO EN

QUE CONCLUYE EL PERIODO CONSTITUCIONAL

EL secretario de Información de Unión de Centro Democrático, don Guillermo Medina, ha hecho unas

declaraciones a Europa Press en las que aborda, las cuestiones políticas de más actualidad, a! término de

los primeros trabajos del partido para estudiar a fondo el proyecto de Constitución. En las declaraciones,

que reflejan la posición de U. C. D., el señor Medina afirma lo siguiente;

«Pensamos —y así lo hemos dicho en ocasiones anteriores— que no se puede postergar la celebración de

elecciones municipales. Hay que agradecer a los actuales Ayuntamientos que sigan hacienda frente a, sus

responsabilidades en circunstancias poco favorables y en una situación de provisionalidad. Pero esta

situación no puede perpetuarse, no puede prolongarse más de lo estrictamente necesario. Es de desear —y

en esta línea se ha definido un criterio tanto el presidente Suárez como el dirigente del principal partido

de oposición— que las elecciones se celebren antes del verano, para el cual pensamos que podría

completarse el proceso de normalización

MUNICIPALES DESPUÉS DE LA CONSTITUCIÓN

U. C. D. es claramente partidaria de que el debate y aprobación de la Constitución por las Cortes y

posteriormente en referéndum preceda a las elecciones municipales. Debemos despejar cuanto antes las

incógnitas constitucionales, porgue eso dará tranquilidad al país y clarificará las reglas del juego político.

No parece aconsejable, por múltiples razones, hacer coincidir el debate sobre la Constitución —que

requiere la mayor atención y el mayor clima, de diálogo— con la inevitable competición de unas

elecciones municipales; interrumpir ese debate para reanudarlo después de los comicios municipales

supondría tina clara distorsión política.

JUNTAS GESTORAS

En los casos necesarios y excepcionales podrían formarse Juntas gestoras provisionales de técnicos,

deseablemente «un apoyo de tos partidas, pero no estamos a favor de Juntas que reproduzcan los

resultados electorales del 15 de junio. Las razones son múltiples, comenzando porque el voto del 15 de

junio es de naturaleza y representación diferente al que se produce en unas elecciones municipales y

terminando porque probablemente se crearía una situación peor que la actual, al desencadenar luchas

internas en las Juntas, cuyos miembros actuarían pensando en el condicionante de su provisionalidad.

ELECCIONES LEGISLATIVAS

Cabe la posibilidad de que se celebren en cualquier momento después del referéndum. A partir de ahí hay

una eran diversidad de opiniones, incluso dentro de un mismo partida. U. C. D. aún no ha tañado postura

sobre una cuestión que, de momento, resulta prematura.

POSTURA ANTE LAS «NACIONALIDADES»

El término nacionalidades es probablemente desafortunado desde el punto de vista lingüístico, y dada la

posibilidad de confusión sobre su interpretación", hay que sopesar las ventajas y los inconvenientes de su

supresión, o de la sustitución por conceptos mas claros. Lo más peligroso sería que cupieran algunas

interpretaciones de su significado de corma que con base a este termina quedara legitimada un» actitud

nacionalista, separatista, propiciadora de la autodeterminación. Por eso pienso que la cuestión no estriba

tanto, ni solamente, en la supresión de la palabra «nacionalidades» como en la expresa mención

de la unidad de España y de la soberanía de la nación española.

DISCREPANCIAS SOBRE LA CONSTITUCIÓN

U. C. D. considera que el proyecto d« Constitución actualmente existente es, pese a todos los posibles

defectos, un documento valido. sobre todo por lo que tiene de acuerdo inicial que evita una batalla

política campal y el peligro. de división del país. Por tanto, no hay tal ofensiva. ¿Que hay una eran

actividad de U. C. D. par» debatir e] proyecto? Es cosa absurda si no tomamos la cuestión en serio. En las

reuniones de estos días hay debate sobre los principales puntos, pues se trata de fijar una postura. Pero no

es correcto hablar de discrepancias. El Partido fijará su posición democráticamente y a partir de ahí la

sostendrá colectivamente.

ENMIENDAS DE U. C. D. Sí. Es legítimo que las presentemos. Estamos en el período de enmiendas al

proyecto y desde nuestro punto de vista éste puede y debe mejorarse. El proyecto es el resultado de un

acuerdo o pacto, y seguimos pensando que la futura Constitución ha de reflejar en la mayor medida

posible el acuerdo de los grupos políticos parlamentarios que existen en el país. Pero esto no releva a

U.C.D. « su derecho y hasta su deber de expresar y defender sus pro-pías posiciones en ana negociación

con lo» demás partidos.

DECLARACIONES A EUROPA PRESS

GUILLERMO MEDINA: «QUE NO SE ESPERE DE U.C.D. UNA POLÍTICA DE MERA

CONSERVACIÓN»

«U. C. D. es claramente partidaria de que e! referéndum constitucional preceda a las municipales»

DISCIPLINA DE VOTO

Si algún parlamentario o miembro de ti. C. D. se rebelara contra ia posición del partido tras el debate

interno, lo lógico sería que abandonara el partido. Por sus propias características Ü- C. D. es una

formación política donde existe una cierta pluralidad interna legítimamente aceptada, una libertad mayor

que la une puede darse en algunos otros partidos. Y cuando se produce el debate interno, las distintas

actitudes tienen más facilidad para la comunicación hacia fuera. Pero la pluralidad y la libertad interna

tienen sas límites en la necesidad -de impedir y sancionar actitudes que exceden las legítimas

discrepancias. Hay ciertas cuestiones en relación con la Constitución que para U.C. D. son de principio y

que todos los parlamentarios deberán secundar a, la hora de votar, con independencia de los juicio

personales, que son muy respetables.

ACUSACIONES DE «IZQUIERDISMO» Estas acusaciones corren paralelas a las de «derechismo» que

contemporáneamente se nos hacen desde otros sectores, lo cual se explica para que somos un partido de

centro. Yo no creo que pueda, tomarse en serio la. afirmación de que U. C. D. practica una política de

izquierda. ¿Qué dirían entonces si gobernara la izquierda? Pero que no se espere de U. C D, una política

de mera conservación. Estamos en un proceso de reformas que modificadas profundamente el país. Quizá

hubo muchos que no votaron a U. C. D. el 15 de junio porque creyeron la acusación de que era «la otra

cara de la derecha», pero a estas alturas no creo que quepan dadas sobre 3a vocación reformista de U. C.

D. en el cuadro de una sociedad de libertades. Las acusaciones de derechismo o de izquierdismo no van a

cesar, pero tanto el presidente Suárez como los demás dirigentes de U. C. D, a todos los niveles, conciben

U. C. D. como on partido cada día más identificado con el centro sin apellidas, que es un espacia electoral

y político que existe realmente en la sociedad española y que no tiene que hacer mimetismo de izquierda

o de derecha, ano defender su propio espacio frente a las incursiones de los demás.

RELACIONES ENTRE U. C. D. Y EL P. S. O. E,

Dado e) cuadro político electoral de España es lógico que el principal partido de la oposición aspire a

gobernar... cuando gane las elecciones legislativas. La oposición así entendida, digamos

institucionalizada, exige actitudes responsables, renunciar a ataques personales, a maniobras contra el

partido que gobierna y a actitudes demagógicas que sólo lograrían alejaría más y más del Poder.

Yo entiendo que es positivo para todos, es bueno para el país, que U. C. D. y P. S O. E.. como los

restantes partidas, jueguen con claridad y limpieza sus respectivos papeles y que decidan después los

electores. Quizá hay machos que confunden la política con una pelea de gallos 3 desean ver a dos partidos

despedazándose. Quizá son aves de rapiña electoral. Eso sí, lo que no acepto es que en la dialéctica U. C-

D.-P. S. O. E., mayoría-minoría, » U. C. D. le corresponda el papel de los «conservadores» y al P. S. O.

E. el de tos progresistas, corno ha escrito recientemente un dirigente socialista.

RELACIONES SUAREZ-FELIPE

Que los jefes de los dos principales partidos del país se reúnan, discutan y. lleguen a. acuerdos no me

parece algo precisamente censurable. Que dos políticos con capacidad de negociación que pertenecen a la

misma generación y que cuentan con el respaldo de sus respectivos partidos se pongan de acuerdo sobre

cuestiones sustanciales riel momento político, debe ser motivo de satisfacción. En España se está

dialogando con la naturalidad y flexibilidad que ya quisieran en algunos países más arriba de los Pirineos

U. C. D. Y LA CUESTIÓN SINDICAL

Recordando unas recientes palabras del primer secretario del P. S. O. E., «no se puede hacer un

planteamiento decimonónico y trazar, en una sociedad industrial como la nuestra, un surco entre la clase

obrera y la patronal». Pues bien, si hay un partido en cuya naturaleza está oponerse a este surco es la U.

C. D., un partido centrista e interclasista. Si este es así, si un dirigente socialista afirma tan tranquilo que

«muchos y pequeños empresarios debieran alinearse con e! P. S. O. E.», no veo por qué Ü. C. D,, partido

interclasista», ha d« renunciar a alguna forma de presencia en el mundo del trabajo. Ahora los partidos de

Izquierda se llaman interclasistas y solicitara el voto de los empresarios aunque ofrezcan a éstos un futuro

de socialismo auto-gestionarlo para sus empresas, pero no aceptan otro planteamiento sindical que el

clasista.

 

< Volver