Autor: Río, Rosa del. 
   Vino Rioja: los monopolios, al copo     
 
 Diario 16.    28/11/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

Vino Rioja: Los monopolios, al copo

Rosa del Río

MADRID, 28 (D16). - Un sector importante de viticultores (agricultores) y vinicultores (bodegueros) rio-

janos están llevando a cabo una lucha frontal en la Rioja contra los monopolios y las multinacionales, que

en los últimos años han entrado a saco en el sector, según dijeron fuentes vitivinícolas riojanas a D16.

Los riojanos acusan a las multinacionales de pretender controlar de forma monopolista el sector - desde el

proceso productivo de la tierra hasta el industrial de transformación y comercialización -. También les

recriminan su objetivo de querer constituirse en el centro de decisión fundamental del sector en contra y a

pesar de los intereses generales del mismo.

Los vinicultores riojanos están asimismo alarmados de las consecuencias que ha desatado la furia

inversionista, que desde hace cinco años han protagonizado los monopolios en Rioja. Gran parte de las

bodegas tradicionales e independientes han sido absorbidas por compañías internacióna1es y bancarias.

Los riojanos piensan que estos grupos monopolistas se caracterizan por la falta de autonomía en sus

decisiones y que éstas son dictadas en función de los intereses del grupo financiero o multinacional al que

pertenezcan. Es decir, sus decisiones no se toman en la Rioja.

Competencia desigual

Tres sectores fundamentales tienen intereses en el vino riojano. En primer lugar, están los asalariados -

bien sean jornaleros del campo o empleados de las bodegas -. Pero en Rioja, loa jornaleros agrarios no

representan un grupo de presión importante, ya que la forma de explotación agraria más corriente es el

minifundio.

Otro grupo que tiene intereses en el sector está representado por los pequeños y medianos empresarios.

En este grupo están incluidos los propietarios o aparceros de explotaciones agrarias independientes - la

mayoría de la viticultura riojana - y el empresario vinícola también independiente. El tercer grupo lo

forma la empresa vinícola monopolista, frente a la cual se encuentran los dos grupos anteriores. Los

viticultores riojanos piensan que estas empresas pueden realizar maniobras de desastebilización en el

sector y, por tanto, pueden crearse crisis artificiales controladas por estas multinacionales, con vistas a

conseguir una mayor concentración de su poder económico y político.

Frente al enemigo común multinacional, los otros dos sectores están viendo la posibilidad de unirse y

organizarse para coordinar su actividad y defender sus intereses contra los monopolios. Las dos vías de

organización que se están planteando son: 1) la organización de los directamente implicados en defensa

de sus intereses, y 2) la coordinación entre ambos, en defensa de los intereses comunes y generales del

sector.

El posible organismo de coordinación que se crearía tendría las características de ser "de coordinación" -

que todos los grupos interesados estén representados igualitariamente -, "democrático y abierto",

"independiente" y "autónomo".

Poco vino y caro

La vendimia en la Rioja ya está terminada y los resultados han sido negativos. Este año se ha recogido la

mitad de la cosecha normal, como consecuencia de la mala pasada que ha jugado el tiempo.

Una cosecha normal en la Rioja produce alrededor de 110 millones de litros de vino, y en esta cosecha

se sacaron unos 55 millones solamente. Afortunadamente, el clima benévolo de octubre ha permitido

que la uva alcance la graduación mínima de nueve grados, por lo que se ha evitado que el Consejo

Regulador de Denominación de Origen Rioja tuviera que intervenir para destinarla a vinagre o alcohol.

Las existencias en las bodegas de la Rioja, el 30 de septiembre pasado, eran de 212 millones de litros y se

calcula que a finales de diciembre próximo queden 250 millones. Esta cifra es sensiblemente inferior a la

del año pasado, que daba una cantidad de más de 300 millones de litros.

Todo ello repercutirá considerablemente en el precio. A primeros del año próximo el vino de Rioja subirá

un 30 por 100. Este aumento viene a sumarse al aprobado a finales de septiembre, que fue de un 30 a un

35 por 100. Es decir, el Rioja duplica su precio prácticamente. Consecuencia lógica, después de la subida

de precio en origen. Hace diez meses se pagaba el vino al productor a 14 pesetas el litro y ahora se ha

pagado a una media de 35 a 40 pesetas. En cuanto a las exportaciones de Rioja cabe decir que hasta el

pasado octubre se llevan exportados 24 millones de litros, lo que supone un 50 por 100 más que el año

pasado. En vinos embotellados, los países receptores más importantes son Canadá, Estados Unidos, la

U.R.S.S. y Bélgica. En vinos a granel, el primer lugar en volumen de compras lo ocupa Suiza.

 

< Volver