Los papeles secretos de ETA (3). 
 Comienza una nueva fase: Toma de pueblos y asaltos a los cuarteles     
 
 ABC.    28/05/1980.  Página: 8-9. Páginas: 2. Párrafos: 22. 

Fuente: ABC MADRID Fecha: 28-05-1980 Página 20

NACIONAL MIÉRCOLES 28-5-8º

Disensiones entre los comandos «legales» e «ilegales»

Comienza una nueva fase: Toma de pueblos y asaltos a cuarteles

ETA no piensa abandonar la lucha armada. Antes al contrario, según queda claro en un documento de un dirigente recogido en el «ZUTABE», «debe mantener ritmos crecientes, de forma que no se dé la tregua militar que tanto esperan los partidos e individuos "parlarnentaristas"». Este último es un concepto que utiliza no sólo la organización terrorista, sino su correa de transmisión, la coalición Herri Batasuna, que ni ha acudido al Parlamento dé Madrid ni acudirá al vasco. La alusión, por otra parte, es terminante y va dirigida sobre todo al PNV.

El PNV es parlamentarista y cree posible erradicar la violencia con sólo propiciar lo que ellos llaman «Interpretación dinámica y progresiva del Estatuto-de Guernica». Por eso el PNV abandonó el Congreso y e) Senado, y por eso, según nuestras noticias, los dirigentes nacionalistas se encuentran estos días negociando en Madrid.

Todas las informaciones coinciden a este respecto en que el parlamentario Mareos Vizcaya dirige el equipo que ha planteado las exigencias mínimas del PNV. Marcos Vizcaya trae del País Vasco un mandato claro, un mandato que se ase/neja mucho a los puntos contenidos en la famosa Alternativa KAS: Navarra, retirada de las FOP, amnistía, autodeterminación... De ellos, Marcos Vizcaya se ha fijado muy concretamente en dos: financiación urgente, por vía crediticia, del desarrollo económico vasco y posible entendimiento tripartito UCD-PNV-PSOE sobre un rápido referéndum en Navarra, No existe, según, creemos, la intención de plantear el tema de la amnistía, tema que ETA estaría dispuesta incluso a negociar.

AUMENTA LA OFENSIVA

Pero si ahora no ha habido negociación sobre la amnistía, sí estamos en condiciones de asegurar que existió en algún otro momento, como en 1978. En agosto de aquel año. y según recoge un «ZUTABE» de entonces (recordemos que se trata del órgano de comunicación interna de ETA militar): «Ha habido una especie de propuesta de conversaciones a KAS con Martín Villa que viene de Benegas.» Negociaciones hubo entonces y podrían existir ahora ó dentro de escaso tiempo.

Pero ETA no las respetará. Al revés, aumentará su ofensiva armaba. Estamos en condiciones de afirmar esto porque tal aseveración procede de las mismas fuentes etarras. ETA ha pasado muy recientemente a todos sus comandos, legales e ilegales —luego hablaremos de la diferencia y de las discusiones que existen en el seno de la propia organización sobre el papel de ambos— unas normas de obligado cumplimiento, filosofía elemental sobre la estrategia militar que va a seguir y sigue la organización.

Debemos transcribir un párrafo especialmente significativo, escrito por un comando a sus compañeros de militancia, quien parece ser el encargado de impartir las «leyes» sobre las que rige la actividad armada de ETA. Dice: «La crisis actual crea condiciones nuevas para la incorporación a la lucha de nuevos y más

amplios sectores populares; pero no debemos precipitarnos, debemos empezar un trabajo paciente y meticuloso encaminado a crear las condiciones a medio y largo plazo, así como la intensificación de la propaganda y agitación entre las masas, sobre la lucha armada, su necesidad y sus objetivos y parece claro que entraremos en una etapa larga y dura, y las condiciones debemos ir creándolas.»

LA TERCERA FASE

No cabe duda sobre las actitudes políticas etarras. El texto citado (del que se deduce una especial intensificación de los trabajos propagandísticos) hace mención expresa de las tres etapas —medio, corto y largo plazo— que seguirá la organización. Al referirse a la segunda —el documento data de febrero último— asegura: «Esta parece ser la fase en la que entramos ahora, en la que se trata de realizar acciones de mayor envergadura con mayor número de elementos, asi romo la coordinación de «ekintzas» (acciones) contra objetivos concretos. Por ejemplo: ejecución de chivatos en Euskadi en un espacio do tiempo concreto.»

La propia historia de los últimos días, con su larga cadena de asesinatos, confirman los propósitos etarras. En los cinco primeros meses de este año ETA ha asesinado a 19 personas: la primera de ellas el 6 de enero; la última, el día 16, en Navarra. Nuestras informaciones, por otra parte, coinciden en señalar que la campaña terrorista no ha terminado y que ETA puede poner en marcha la tercera etapa de su estrategia iniciada en febrero.

A esta tercera fase se refiere el «ZUTABE»: «Una consecuencia de los pasos anteriores sería el asalto a cuarteles y controles, toma de pueblos, etc.»

EL BATALLÓN VASCO ESPAÑOL

El «comando bat» del que hablarnos, apunta la posibilidad concreta de «una infraestructura fuerte, conocimiento de la zona, preparación político-militar, armamento adecuado, francotiradores, piquetes de autodefensa...» Puede creerse que esta fase está aún lejana en la dinámica de la estrategia militar terrorista, pero no es as!. ¿Cómo, si no, cabe interpretar la detención de dos policías municipales en Arrigorriaga, uno de los cuales era precisamente el responsable directo del funcionamiento de un comando? ¿Son posibles casos parecidos en otras localidades vascas? Las fuentes consultadas por ABC para esta serie de informes no descartan, ni mucho menos, tales supuestos.

La última violencia desencadenada por grupos ultra-derechistas, y prevista curiosamente por ETA en el «ZUTABE», está dando razones a la organización armada, que piensa que «se están creando las circunstancias para que nuestra acción sea aceptada y asimilada por el pueblo». Nuestras investigaciones sobre el denominado Batallón Vasco Español, respon- (continua)

NACIONAL

Los papeles secretos de ETA (3)

sable al menos de cuatro asesinatos en las tres provincias, nos han puesto en condiciones de afírmar que no existe cama tal grupa, que no tiene infraestructura propia y que puede consistir en una pequeña célula compuesta por miembros desconsoladas de las Fuerzas de Seguridad, que han decidido pasar a la acción y responder a la sangre derramada por ETA con más sangre.

¿QUIEN MANDA EN ETA?

Queda claro que asistimos a los prolegómenos de una mayor actividad terrorista. Se negocie o no se negocie. Se eleven o no los techos de las autonomías. Se ofrezcan primicias económicas a) Gobierno vasco o se escatimen los recursos financieros. Es igual: ETA seguirá matando. Estas son sus palabras: «Lo que nosotros debemos remarcar una vez más es que ETA hoy debe plantearse un programa de acción militar en base a un enfrentamiento más directo contra el aparato opresor español y contra sus defensores, para la consecución de nuestros objetivos tácticos y estratégicos.»

La mejor esperanza para que el anuncio etarra no sé cumpla es la propia desorganización en sus filas y las diferencias graves y cada día mayores que separan a las fuerzas que apoyaron a Herri Batasuna y, en conjunto, a los hombres que, en principio, compusieron la Alternativa KAS.

Es cierto que, por un lado, la «Kordinadora -Abertzale Sc-zialista» pasa actualmente (son palabras de ETA ) «por una situación interna desastrosa y el único partido revolucionario en su seno es HASI». Es cierto también que los independientes "batasunos» como Letamendía, Solabarria o Castells tienen hoy abierto en ETA un proceso de crítica, basado en la desconfianza y las vacilaciones tenidas por estos políticos. Y es cierto, finalmente, y es lo más importante, que nadie sabe a ciencia cierta «quién manda hoy en ETA».

ABC-ha detectado en las palabras de los responsables de la seguridad y en algunos medios próximos a los «abertzales» una cierta duda a la hora de responder seriamente a esta cuestión: ¿Quién manda? ¿Son los «beraziak» (los duros), es Iturbe Abasólo, Apala? ¿Son los responsables de los comandos legales? ¿Quién manda en ETA? Los propios testimonios de los militantes tampoco son demasiado escíarecedores y las disputas, algunas muy graves, entre los comandos legales e ilegales no contribuyen a conocer la verdad.

CURSILLOS DE FORMACIÓN

El día 6 de enero de 1980, el mismo en que cayó asesinado en Lemóniz don Angel Baños Espada, guarda de la Centra! Nuclear, un militante ilegal firmaba en e) «ZUTABE» un durísimo alegato contra los «legales», algunos de cuyos párrafos debemos transcribir. El comando legal actúa en el Pais Vasco y está formado por hombres y mujeres que llevan una vida aparentemente normal y que militan clandestinamente en ETA. Se les acusa de falta de preparación y de «ineficacia» («¿por qué los comandos legales no pegan regularmente?»). Hay incluso alguna alusión a una cierta cobardía. Pero lo más interesante de este texto es cuanto se refiere a la preparación de los multantes. Dice: «Básicamente, cuando un comando quería entrar en ¡a organización, uno de sus miembros tenía que pasar un cursillo que solía ser de unos quince días. Dentro de este cursillo se impartían unas clases para la formación de los que acudían a ellas, que más tarde transmitirían al resto del comando. Generalmente, lo más fuerte del cursillo era el tema de los explosivos, tema estaba bien preparado. Despues, en cuestión de armas pienso que era insuficiente. Creo que cuando salías del cursillo lo hacías -sin haber tomado confianza con las armas, y esto, para una organización armada, es un fallo imperdonable, pues esto condiciona a sus elementos a la hora de actuar.»

UN «GRAN PLAN»

El critico y aventajado militante —obvio es decir que su relato se refiere a un próximo pasado— habla luego de la preparación militar y describe con todo lujo de detalles el armamento que debe tener un comando legal «bien preparado»: «Pistola del 22, metralleta del 22, rifles del 52», y sigje: «Esto permitiría disponer fácilmente de estas armas y su correspondiente munición, ya que es fácil ia compra.»

El texto termina con una -generosa apostilla que no oculta, sin embargo, las pasadas diatribas. Dice el >>comando bat»: «De la misma forma que yo me meto con los legales, alguien podría hacerlo con los ilegales. Estos también merecen una crítica, pues siempre el hablar de tos problemas ayuda a encontrar las soluciones.»

ETA no oculta en los comunicados su Intención de continuar con la práctica terrorista. Pero, según propia confesión, «carece de un gran plan de acción». En el fondo, los militantes esperan que alguien en la organización haya hecho un programa de este estilo. Pero no existe: «Pensamos que ETA (en abstracto) tiene "un gran plan de acción" y no nos damos cuenta de que nosotros somos ETA.»

Muchos expertos en el tema afirman que ETA no podía abandonar la lucha arenada.

aunque quisiera.» Aluden a la creación en torno a la organización de un entorno sociológico, político y económico que hace prácticamente imposible volver atrás en la melodotogía escogida. ETA es hoy, en efecto, la «empresa», una empresa con gastos y beneficios a la que «hay que hacer funcionar». ETA, según estos expertos y según los propios gestores de la organización: «para sobrevivir deba seguir matando».

UNA ORGANIZACIÓN LENINISTA

ETA es, además, una organización leninista que cree que la guerrilla urbana es el método básico de la acción revolucionaria, que establece una prioridad ciara de la acción política sobre la acción militar, y que piensa que el foco guerrillero es ¡a vanguardia de la revolución. Su propia filosofía es antipacifista porque, según el documento básico de ETA político-militar Kemen-21: «La guerrilla necesita para continuar su labor contar con el apoyo de unas críticas populares, movimiento ciudadano para que los castigos se cumplan. Mediante esta acción de guerrilla y acción ciudadana, el aparato represivo: Ejército y Policía, comienza a desintegrarse, perciba que es impotente contra un enemigo que golpea desde muchos puntos y es invulnerable. Los explotados van aceptando las condiciones que se les impone, y cuando obedecen se íes ofrece una seguridad que no encuentran en las llamadas Fuerzas del Orden.»

Estas son las palabras de ETA, y éste es el proceso que quizá esté viviendo hoy el País Vasco. Dos millones de ciudadanos son los explotados. Una minoría armada acomete sin piedad contra las estructuras mismas de te sociedad. Las Fuerzas de Seguridad no pueden detener tanto horror. El impuesto revolucionario se acepta como mal manor. El Estado está indefenso. Este es el sombrío y escalofriante panorama que dibujó ETA y que, trágicamente, se ha comenzado a plasmar en una triste realidad.

 

< Volver