Autor: Conte, Rafael . 
   ENBATA, fuera de la ley en Francia por sus vinculaciones con la ETA     
 
 Informaciones.    31/01/1974.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

ENBATA, fuera de la ley en Francia por sus vinculaciones con la ETA

Por Rafael CONTÉ

PARÍS, 31. — El Gobierno francés ha decidido separar a Francia de sus separatismos. Una vez mas, la Francia jacobina prevalece sobre la Francia girondina. La disolución de cuatro movimientos —o asociaciones, o «agrupaciones de hecho»— autonomistas regionales, decidida en el Consejo de ministros de ayer, es comentada de manera diversa por la Prensa. Pero una diferencia significativa podrá dar la mejor idea de estas reacicones. El diario comunista "L´Humanité» publica la noticia escueta en unas pocas lineas en la parte inferior de la páffina sexta, mientras el gauchista «Liberation" la coloca a toda plana en su primera página.

Los movimientos disueltos son cuatro: un vasco, dos bretones y un corso. La asociación —hasta ahora legal— Enbata, y las tres agrupaciones de hecho, Frente de Liberación de Bretaña-Ejército Republicano Bretón, Frente de Liberación de Bretaña por la Liberación Nacional y el Socialismo y Frente Campesino Corso de Liberación. La causa invocada por el Gobierno para esta decisión es. por una parte, que estos movimientos preconizan el d esmembramiento del territorio nacional, y por otra, que efectúan campañas de terrorismo, sobre todo los movimientos bretones y corso.

El caso de Enbata es diferente. Es el unico de estos movimientos que poseía un Estatuto legal, mediante una asociación reconocida desde 1963, en torno al diario del mismo nombre que se publica en Bayona. En realidad, se trata del único movimiento no clandestino y que ha sido realmente disuelto, pues los otros tres carecían de todo aspecto legal y operan en la clandestinidad, por lo que no se ve con claridad cómo se puede declarar la inexistencia legal de algo que no existia legalmente.

ENBATA-E. T. A.

Por ello, algún , comentarista ha hablado de «estocada en él agua», aludiendo a la ineficacia de las medidas. Pero ello no es cierto en lo que se refiere a Enbata, que hasta ahora actuaba en la legalidad. Las acusaciones gubernamentales contra este movimiento vasco-francés son diferentes: le acusan de separatismo teórico, de justificación de la violencia de otros movimientos autonomistas y de sus relaciones con la organización separatista española E. T. A. Si bien la acción de Enbata no ha sido terrorista, el Gobierno la acusa de «mantener lazos estrechos con la agrupación revolucionaria española E.T.A., cuya nulidad en Francia fue constatada por un decreto en octubre de 1972. «Enbata —prosigue el Gobierno— constituye en Francia el portavoz de la E. T. A., de la que difunde sus comunicados y a la que aporta ayuda material, acogiendo a los separatistas vascos españoles obligados a refugiarse en Francia.»

Se recordará asimismo que bajo la etiqueta Enbata, algunos candidatos en las elecciones legislativas de 1967 recogieron el 5 por 100 de los votos, y el 3 por 100 en las cantonales siguientes. Por el contrario, la asociación de fines humanitarios Anai Artea no ha sido objeto de ninguna medida gubernamental.

LOS OTROS GRUPOS

El caso de las agrupaciones de Bretaña y Córcega es diferente. Los dos grupos bretones se han distinguido últimamente por una serie de acciones terroristas. Y bien que en 1969 una ley de amnistía vino a cancelar los procesos y condenas en curso contra autonomistas bretones terroristas, estas acciones habían vuelto a recrudecer en intensidad. Recientemente, la Policía ha practicado unas veinte detenciones en los medios separatistas bretones. Y lo mismo ha sucedido con relación a la isla de Córcega, donde diversos atentados cometidos entre octubre y enero concluyeron con diversas detenciones y el desmantelamiento de una vasta red de activistas.

El Gobierno y el Parlamento -—sigue el comunicado del Ministerio del Interior-, en lo que concierne a la amnistía, y el Tribunal de Seguridad del Estado, en lo que respecta a las condenas, han dado pruebas de mansedumbre en el tema, esperando que las advertencias dadas servirían de lección. Pero no ha servido para ´nada.

TERRORISMO CRECIENTE

La verdad es que la oleada creciente de violencia y terrorismo de todas clases —y no solamente político— preocupa al Gobierno francés. Hace dos noches precisamente, una carga de plástico arrasaba, un gran salón del Palacio de Congresos de Lyon: e] mismo salón en el que hoy hubiera debido pronunciar un importante discurso el primer ministro. Pierre Messmer, que se halla de viaje en la capital del Ródano. Se sospecha de algunos movimientos de campesinos «contestatarios». Como sí fueran pocos, el alcalde de la ciudad ha aprovechado la ocasión para atacar al prefecto de policía, al que ha tildado de «inútil», e invitado a «hacer las maletas».

DON PEDRO CORTINA

Por último, ha llegado a París, en viaje semiprivado, el actual ministro de Asuntos Exteriores español, don Pedro Cortina y Mauri. Su viaje, en principio, es como embajador. Don Pedro Cortina ha sido embajador en París durante siete años, y viene a despedirse oficialmente y ultimar los asuntos pendientes. Se dice en los medios informados que el ministro español se entrevistará con su colega francés, Michel Jobert, y con el Presidente Pompidou. Algunos medios informativos relacionan esta visita con estas recientes medidas del Gobierno francés. Pero ello es inexacto, pues se trata de un problema específicamente galo. Lo que es verosímil es que el señor Cortina aproveche estas entrevistas para tratar temas pendientes entre ambos países: entre otros, la normalización de relaciones, actualmente un poco afectadas por las actividades de la E. T. A. en Francia, y el problema de lo» refugiados políticos españoles en territorio francés.

 

< Volver