Autor: Barbero, David. 
 País Vasco. 
 Baracaldo: Guardia Civil electrocutado al retirar una bandera vasca     
 
 Informaciones.     Páginas: 1. Párrafos: 10. 

BARACALDO: Guardia Civil electrocutado al retirar una bandera vasca

BILBAO. 12. (INFORMACIONES, por David Barbero.)

A las ocho y cuarto de la mañana de hoy ha tenido lugar el funeral por don Miguel Gordo García, guardia civil que murió electrocutado en la mañana de ayer cuando intentaba retirar una bandera nacionalista vasca que había sido colocada en un cable de alta tensión en la localidad de Baracaldo, a pocos kilómetros del centro de la capital vizcaína.

El funeral se ha celebrado en el Cuartel de la Salve, de la Guardia Civil, en Bilbao, y al mismo han asistido, además de los familiares del finado y de los miembros de la Guardia Civil allí destinados, autoridades civiles y multares de Vizcaya y un reducido número de personas, ya que la ceremonia ha tenido un carácter privado.

Inmediatamente después de haber terminado la ceremonia religiosa, los, restos de don Miguel Gordo García han sido trasladados a León, de donde es natural su esposa y donde serán enterrados.

El guardia civil don Miguel Gordo García, recibid una fuerte descarga eléctrica cuando estaba manipulando con unos alicates la argolla que sostenía la «ikurriña», bandera nacionalista, que había sido colocada, al parecer, en la noche del sábado en un cable de la calle León, frente al edificio de la Compañía Telefónica, en Baracaldo.

La Guardia Civil había sido avisada previamente de la presencia de la bandera en la mañana del domingo, y un grupo de especialistas en explosivos se dirigió al lugar para proceder a su retirada. Don Miguel, que fue el designado para tal operación, subió a una plataforma levadiza de las utilizadas para arreglar los cables del teléfono, y al poco tiempo de comenzar la operación, mientras manipulaba en la argolla recibió una fuerte descarga eléctrica que le produjo la muerte.

Inmediatamente de recibirla descarga, don Miguel Gordo o fue conducido a la Ciudad Sanitaria de Cruces, situada a muy poca distancia de donde tuvo lugar el accidente, pero a su ingreso ya era cadáver.

Don Miguel Gordo García tenía en la actualidad cuarenta años, había nacido en la localidad palentina de Villabrán de Cea. Hacia dieciséis años que pertenecía a la Guardia Civil. Su primer destino fue Ochandiano, y posteriormente, fue destinado al Cuartel de la Salve, en Bilbao, donde actualmente figuraba como experto en explosivos.

Durante toda la tarde de ayer, domingo, estuvo instalada la capilla ardiente en la biblioteca del cuartel, y ante ella pasaron además de todos los miembros de la Guardia Civil, los familiares, las autoridades y numeroso público que tuvo conocimiento del accidente.

UN MUERTO AL PASARSE UN CONTROL

Por otra parte, una persona resultó muerta y otra herida a consecuencia de los disparos efectuados por los miembros de la Guardia Civil, al no detenerse el vehículo en que viajaban ante uno de los controles de vigilancia, establecidos cerca de la localidad guipuzcoana de Zarauz.

El incidente tuvo lugar poco después de las diez de la noche de ayer, domingo, cuando el coche «Seat 124», con matricula de San Sebastián, que iba conducido por el joven de veintiocho años, don Felipe Suárez Delgado, natural de León y vecino de Gijón, no se detuvo a las indicaciones de los miembros de la Guardia Civil del citado control.

Los guardias civiles dispararon contra el vehículo, y produjeron la muerte al conductor, mientras que su acompañante, don Federico Sileros Ocaña, de cuarenta y cinco años y natural de Ciudad Real, aunque con residencia en Cestona, solamente fue herido de carácter leve.

 

< Volver