Autor: González, Ángel Antonio. 
 Los grupos. 
 ¿Por la federación hacia el partido?     
 
 ABC.    09/05/1976.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Los grupos

¿POR LA FEDERACIÓN HACIA EL PARTIDO?

El tímido estatuto de asociación política de noviembre de 1974 posibilitó la creación de una serie de

asociaciones cuyo denominador común, apenas con algunas escepciones, era su fuerte carácter

movimientista. Las diferencias entre unas y otras eran mucho más de matiz que de fondo y desde luego,

suponían el lanzamiento legal al terreno político de un sector del espectro general. Otros, de dentro y

fuera del sistema, interpretaron la vía excesivamente angosta.

Esto, que ya es historia, tiene su reflejo en la actualidad de esta semana. Las circunstancias han cambiado

en todos los frentes. Martin Gamero aseguraba tras la reunión del Consejo del viernes que «cuando se

apruebe la ley de Asociaciones que está en las Cortes, y una vez sancionado también el proyecto de

reforma de las Cortes, las asociaciones o partidas entrarán en la composición del Parlamento».

PROYECTO.—Quizá por ello ha cobrado fuerza a lo largo de la semana el proyecto de federación de

cuatro asociaciones (ANEPA, U.D.P.E., Frente Nacional y U. N. E.) en un organismo conjunto que bien

pudiera denominarse Coordinación de Asociaciones. La intención, dicen sus principales dirigentes, es

configurar un frente común, de cara a las próximas elecciones. No me extrañaría que a partir de esa

intención primera se llegase más o menos rápidamente a la constitución de un partido franquista del que

fuese presidenta Rodríguez de Valcárcel. secretario Salvador Serrats y tuviese sus ideólogos en Fernández

de la Mora y, quizá, Raimundo Fernández Cuesta.

Que el proyecto federativo existe está plenamente confirmado. Que las conversaciones podrían cristalizar

muy en breve, también. Incluso hay quien dice que ya se ha conseguido y sólo se espera el momento

adecuado para hacerlo público (En este sentido habrá que estar atento al próximo día 20.)

Y no hay que olvidar que los grupos parlamentarios patrocinados por estas asociaciones suman ya

doscientos ochenta procuradores y una treintena más podría estar a punto de incorporarse a ellos.

De su actuación puede depender en gran medida el futuro de la reforma que ahora está en las Cortes.

Si por la federación se tiende al partido, la batalla parlamentaria, será —creo— menos áspera.—Ángel

Antonio GONZÁLEZ

 

< Volver