Autor: Velázquez, Roberto. 
   Pacto para la reforma: ¿Propuesta de Areilza o del Gobierno?     
 
 ABC.    16/05/1976.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

PACTO PARA LA REFORMA: ¿PROPUESTA DE AREILZA O DEL GOBIERNO?

Don José María de Areilza, uno de los ministros más abiertamente reformista del primer Gobierno del

Rey, ha invitado a la oposición no extremista a establecer un pació nacional para la reforma. Aunque ésta

no guste - dijo -, hay que aceptarla. Esta invitación, que fue bien recibida en el exterior, dentro del país

fue acogida con cierto escepticismo por sectores de la oposición.

Entre las tendencias actúales del presente momento político - continuismo, reformismo y ruptura

negociada - caben una amplia gama de pactos, pero, en cualquier caso, los acuerdas y los compromisos no

son válidos si no hay una igualdad de fuerzas y un reciproco toma y daca ceder algo a cambio de algo.

Cuando el pacto trata de establecerse con unas fuerzas políticas ilegales, en ocasiones perseguidas -

argumentan estos sectores -, es muy difícil lograr una aceptación. La oposición exigiría en primer lugar el

reconocimiento legal de su propia existencia y una libertad de actuación que no tiene actualmente. Sólo

cuando a nivel legal la oposición tenga la misma consideración que las fuerzas actualmente en el Poder

podrá negociarse en un plano de igualdad y concertar aquellos pactos que permitan una consolidación de

la convivencia nacional.

Por otro lado, a nadie se le oculta que la postura de los diversos miembros del Gabinete a nivel individual

es muy diversa, aunque en las actuaciones como tal Gobierno, como Consejo de Ministros, no salgan a la

superficie. Las posturas son múltiples y comprenden desde los abiertamente reformistas hasta aquellos

que intentan conservar un máximo del antiguo sistema.

En las condiciones actuales la propuesta del señor Areilza no pasa de ser la propuesta individual de uno

de los ministros más reformistas del Gabinete, añaden estos sectores de la oposición. Para que ese pacto

tuviera alguna valides práctica tendría que haber partido colegiadamente del Gobierno y haber sido

formulada por un portavoz cualificado de ese Gobierno.

En este mismo sentido se ha manifestado recientemente el propio ministro de la Presidencia, quien en una

entrevista en exclusiva para ABC manifestó que los contactos que estaban manteniendo algunos ministros

con la oposición eran a título estrictamente personal.

Sin embargo, el ofrecimiento del ministro de Asuntos Exteriores no deja de tener importancia. Demuestra,

en primer lugar, que dentro del Gobierno hay personalidades dispuestas a atraerse y buscar la

colaboración de la oposición moderada.

Tiene también especial valor, por la personalidad del propio proponente, uno de los políticos a los que se

les atribuyen máximas posibilidades en un próximo futuro. Sería en ese futuro cuando la invitación al

pacto dejaría de ser una postura individual y será realmente la propuesta de un Gobierno.

Roberto VELAZQUEZ.

 

< Volver