Se abrevian los trámites de las Cortes. 
 Intento de acelerar la reforma     
 
 Informaciones.    23/04/1976.  Página: 1,2. Páginas: 2. Párrafos: 24. 

ESPAÑA

SE ABREVIAN LOS TRAMITES DE LAS CORTES

INTENTO DE ACELERAR LA REFORMA

MADRID, 23. (INFORMACIONES.) Una disposición de la presidencia de las Cortes, que hoy aparece en

el «Boletín Oficial» de este organismo, acorta sensiblemente el procedimiento de aprobación de los

proyectos de ley que, de este modo, podrían quedar convertidos en ley en un plazo máximo de veinticinco

días. Este trámite, que centra fundamentalmente el debate sobre los proyectos en el Pleno y no en las

Comisiones, se aplicará sólo a los temas que reciben la calificación de «urgentes», calificación que

corresponde exclusivamente al Gobierno.

Esta disposición supone, pues, un intento de acelerar al máximo el estudio de las reformas. Una

disposición transitoria afirma que «el Gobierno podrá atribuir la calificación de proyecto de urgente

tramitación a los que actualmente se encuentran pendientes en las Cortes». Y todo hace prever que el

Gobierno aplicará este procedimiento a los proyectos de asociación, reunión y manifestación y reforma

del Código Penal (también posiblemente al de actuación económica), que actualmente se encuentran en

manos de las Cortes. En la reunión del Consejo de ministros de hoy podría tomarse esta decisión, con lo

que los proyectos reformistas podrían estar aprobados con anterioridad suficiente al referéndum, si, por

fin. se celebra antes del verano.

En síntesis, el trámite de aprobación de los proyectos urgentes será así:

- Una vez recibido el proyecto en las Cortes se abre un plazo para el envío de en miendas y

observaciones (peticiones de intervención sobre líneas generales del proyecto, tanto a favor como en

contra), que no podrá exceder de diez días. (En el procedimiento ordinario este plazo es de veinte días

prorrogables.)

- La ponencia, que deberá estudiar estas enmiendas, tendrá que emitir su informe en un plazo que

tampoco podrá ser superior a diez días. (En el trámite ordinario no hay limite de tiempo para el trabajo

de las ponencias.)

- Inmediatamente después se convoca el Pleno, que tendrá una duración previamente fijada por el

presidente También será determinado el tiempo máximo de duración de las intervenciones, que deberán

referirse sólo a las enmiendas a la totalidad y las observaciones.

- Terminado el debate en el tiempo prefijado, el proyecto será sometido a aprobación, bien en bloque o

bien por partes, siempre a decisión del Gobierno. En el primer caso, de ser aprobado, se convertirá

inmediatamente en ley con su promulgación en el «Boletín Oficial del Estado». En el segundo, será ley si

todos los puntos concretos son aprobados; en el caso de que algunos puntos del proyecto fueran

rechazados por el Pleno, se enviarían a la comisión correspondiente para su estudio y su posterior revisión

otra vez al Pleno.

Con este procedimiento, que elimina largos debates sobre enmiendas parciales, se fortalece sensiblemente

la autoridad y el peso del presidente de las Cortes, que será quien decida, en último caso, sobre cualquier

problema sobre este trámite que él moderará en cada Pleno. La disposición ha sido pactada por el

presidente de 1as Cortes con el Gobierno y contra ella según se puso de relieve en una conferencia de

Prensa celebrada ayer en las Cortes, no cabe recurso de los procuradores.

Esta disposición dice textualmente así:

«ARTICULO 1.° - El Gobierno podrá remitir a las Cortes proyectos de ley con la calificación de

proyectos de urgente tramitación.

ART. 2.º - Recibido en las Cortes un proyecto de ley calificado como de urgente tramitación, el

presidente ordenará su inmediata publicación en el "Boletín Oficial de las Cortes", indicando su

calificación y disponiendo su envió a la Comisión correspondiente; al mismo tiempo requerirá al

presidente de ésta para que proponga la ponencia que haya de informarlo.

ART. 3.º - En el plazo que se indique en el decreto de publicación, que no podrá exceder de diez días

hábiles, los procuradores podrán enviar, por escrito, las observaciones que estimen pertinentes sobre la

conveniencia, oportunidad o líneas generales del proyecto, así como las enmiendas que consideren

procedentes. Estas observaciones y las enmiendas a la totalidad deberán ser apoyadas por la firma de diez

procuradores. Ningún procurador podrá apoyar con su firma más de una observación o enmienda a la

totalidad.

ART. 4º - Designada la ponencia, ésta emitirá su informe en el plazo que, a la vista de las observaciones y

enmiendas presentadas, establezca el presidente de las Cortes, plazo que no podrá exceder de diez días

hábiles, contados a partir del siguiente al de expedición del plazo de formulación de aquellas

observaciones y enmiundas. El informe, junto con las observaciones y enmiendas presentadas, se

publicará como anexo del "Boletín Oficial de las Cortes" en que se publique la convocatoria de la sesión

plenaria en la que se haya de deliberar sobre el proyecto.

ART. 5.° - La convocatoria del Pleno indicará el tiempo máximo que podrá durar la deliberación sobre el

proyecto.

ART. 6.º - Reunido el Pleno, el presidente determinará el tiempo máximo de duración de las

intervenciones. El debate comenzará con la intervención de un miembro de la ponencia que informara

ante la Cámara sobre el proyecto de ley y las observaciones o enmiendas formuladas. A continuación

podrán intervenir, en defensa de sus observaciones o enmiendas a la totalidad, los primeros firmantes de

las mismas, pudiendo delegar esta facultad en otro de los firmantes que las hubiera apoyado.

La ponencia, por boca de uno de sus miembros, contestará al orador, y el presidente, a la vista del

desarrollo del debate, podrá conceder un turno de réplica estableciendo también su duración máxima,

finalmente, la ponencia expondrá su propuesta.

ART. 7.° - Los miembros del Gobierno, de conformidad con lo establecido en el artículo 55 del vigente

Reglamento, podrán intervenir en cualquier momento que lo soliciten y, en cualquier caso,

inmediatamente antes de la votación para determinar el alcance de la misma.

ART. 8.° - Finalizado el debate, el presidente de las Cortes someterá el proyecto a votación, la cual podrá

recaer, a petición del Gobierno, sobre la totalidad del proyecto o sobre puntos concretos del mismo.

Esta votación se celebrara conforme a lo dispuesto en el título VIII del vigente Reglamento de las Cortes.

ART 9º - Si el resultado de la votación fuera negativo, el proyecto será devuelto aL Gobierno Si dicho

resultado fuese positivo y hubiera versado sobre el proyecto en su integridad, éste se entenderá aprobado

sin más trámites.

En el mismo supuesto de que la votación fuera positiva y hubiera versado sobre puntos concretos que

establezcan las lineas fundamentales del proyecto, se entenderán éstos aprobados definitivamente y se

remitirá el proyecto a la comisión para que ésta delibere sobre su detalle.

Cuando el proyecto versara sobre materias de la competencia del Pleno, el dictamen de la Comisión sobre

el detalle se someterá a votación en aquél. Igualmente se someterán a votación en el Pleno los dictámenes

en cuya tramitación se den las circunstancias previstas en el artículo 91 del Reglamento.

ART. 10º - La deliberación en la Comisión tendrá lugar conforme a lo dispuesto en el Capítulo III del

Titulo IX del vigente Reglamento, si bien el presidente de las Cortes podrá determinar el tiempo máximo

de duración de los debates. Los presidentes de las comisiones distribuirán ese tiempo entre los distintos

artículos, capítulos o partes del proyecto de ley y, en consecuencia, determinarán, de acuerdo con lo

dispuesto en el párrafo 4.° del articulo 76, el tiempo máximo de duración de las intervenciones. Al expirar

el tiempo atribuido a cada una de las partes objeto de debate, declarará cerrado éste y su objeto será

puesto a votación.

ART. 11º - En ningún caso el resultado del debate en la Comisión podrá alterar las líneas generales del

proyecto aprobadas por el Pleno.

DISPOSICIÓN TRANSITORIA. - El Gobierno podrá atribuir la calificación de proyecto de urgente

tramitación a los que actualmente se encuentran pendientes en las Cortes.»

23 de abril de 1976

INFORMACIONES

 

< Volver