Detenidos ocho presuntos miembros de la liga comunista revolucionaria     
 
 Informaciones.    14/10/1974.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

DETENIDOS OCHO PRESUNTOS MIEMBROS DE LA LIGA COMUNISTA REVOLUCIONARIA

MADRID, 14. (INFORMACIONES.) — Ocho personas han sido detenidas en Madrid como presuntos miembros de un grupo de la Liga Comunista Revolucionaria-E.T.A. VI Asamblea, que tenia planeada una operación para liberar de la prisión de Segovia, donde cumplen condena, a diez componentes de dicho grupo de la organización subversiva, según una nota informativa facilitada en la noche del sábado por te Dirección General de seguridad.

Según la nota policial, la Brigada Regional de Investigación Social de la Jefatura Superior de Policía de Madrid venía sometiendo a vigilancia a diversas personas a las que se suponía vinculadas a organizaciones clandestinas. Con la detención de dos de estos sospechosos, Domingo Chamón Gutiérrez y Jorge Olalla Valera, se llegó a la desarticulación del grupo de la Liga Comunista Revolucionaria-E.T.A. VI Asamblea.

Las investigaciones se centraron en una mujer a quien se le llamaba Lila, de unos veinticinco años, pelo castaño, estatura normal y con una cicatriz en la mejilla derecha, responsable de una célula y miembro integrante del comité local de Madrid.

El pasado día 8 se procedió a detener a la llamada Lila, que resultó ser María Rosa Ríus Camps, de veintisiete años, casada, dibujante de profesión, natural de Barcelona y domiciliada en la calle Rafaela Ibarra, número 44, quien en el momento de su detención negó tener domicilio en Madrid, manifestando que acababa de llegar de Barcelona.

Pocas horas después fue detenido Martín Caussa Calvet, de veintinueve años, natural de Palau Sabardero (Gerona), estudiante de Ingeniería Naval en la Escuela de Barcelona, con el mismo domicilio, quien manifestó igualmente que acaba de llegar de la Ciudad Condal. En el momento de la detención, Martín Caussa se abalanzó sobre uno de los inspectores y le golpeó, y cuando era introducido en el coche policial, empezó a proferir insultos diciendo que era objeto de un secuestro, con el fin de llamar la atención del público y conseguir que llegara a su cercano domicilio la noticia de su detención.

Inmediatamente, la Policía entró en la mencionada casa, que habitaba María Rosa Martín, y allí detuvo a Juan Font Pérez, de veintiséis años, natural de Barcelona. Juan Font está casado con Montserrat Cervera Rodón, que actualmente se encuentra cumpliendo condena de tres años por pertenecer al comité técnico de la Liga Comunista Revolucionaria.

Poco después se localiza a Lucio José González de la Fuente, de veinticinco años, natural de Valladolid, estudiante de Económicas y con domicilio en la calle Olivar, número 42. También manifiesta a los agentes que acaba de llegar a Madrid. En el domicilio de José González se detiene a su esposa, Felisa Echegoyen Castañeda, de veintiséis años, perforista. En este piso los agentes notaron al entrar olor a papeles quemados. Rescatados algunos de estos papeles, observaron que eran de propaganda clandestina.

Prosiguen las detenciones con la, de Juan María López de Sa de Madariaga, de veintiséis años, natural de Barcelona, estudiante de Ciencias Exactas, casado y domiciliado en la calle Navarra, 35. Al ser detenido, dio otra dirección, indicando que vivía con su familia en una calle distinta. En el mismo piso habitaba Lucía Vicente Lapuente, natural de Zaragoza, de diecinueve años, soltera, estudiante de Filosofía y Letras, quien también fue detenida.

Por último, se detuvo a María Dolores Rivera Menéndez, de veinte años, natural de Madrid, soltera y estudiante de Psicología. María Dolores tenía contactos con Rosa Rius en pisos y cafeterías de la zona de Arguelles. Entre la documentación que le fue incautada se encontraba un plan de robo de una multicopista de un colegio del barrio de Chamberí.

Como consecuencia de las pesquisas, la Policía ha comprobado la conexión de este grupo con la Liga Comunista Revolucionaria-ETA VI Asamblea. También comprobaron los agentes que el matrimonio María Rosa Rius - Martín Caussa tenía un piso alquilado a nombre de él en la calle Méndez Alvaro, 47. En este piso se halló una habitación insonorizada con placas de corcho, en la que se encontraban máquinas de impresión que no eran oídas por los vecinos cuando funcionaban gracias al aislante. En este domicilio se intervino, entre otro material, propagan da subversiva relacionada con las actividades del grupo.

Otro de los documentos que la Policía encontró en este piso es el plan denominado "Altamira", que consistía en la liberación de diez detenidos de E. T. A.-VI Asamblea que cumplen condena en la cárcel de Segovia, Esta operación se componía de un comando de diez hombres que debían portar armas para proteger a los evadidos una vez realizada su misión. Estaba planeado acudir al lugar en una fecha determinada en cuatro automóviles con placas de matrícula de Segovia que previamente pensaban sustraer. El comando estaba dirigido por un «arquitecto» y en él había cuatro conductores y cinco «guitarristas», llamados así por ser portadores de metralletas. El plan se basaba en «andar por debajo» —dice el documento intervenido—, lo que indica que se construiría desde el exterior una galería subterránea para comunicarse con el subsuelo de la cárcel.

El croquis detallaba la situación de los pabellones destinados a presos políticos y comunes, señalaba las instalaciones de la prisión y sus vigilantes y las armas que deberían llevar, junto con las que entregarían a los liberados. El plano tenia delimitados los lugares en los que se colocarían los comandos, el trabajo a realizar y la situación de los vehículos.

 

< Volver