Pormenores del secuestro de Arrasate     
 
 ABC.    14/04/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

PORMENORES DEL SECUESTRO DE ARRÁSATE

Como consecuencia de la investigación efectuada tras la detención, el pasado día 10 de los elementos Integrantes de un comando de la organización terrorista E.T.A., se han podido determinar los pormenores del secuestro de José Luis Arrásate Gaztelurrutia, llevado a cabo el 13 de enero último.

El secuestro del señor Arrásate. Informa Cifra, fue en realidad proyectado en el mes de diciembre de 1975, a raíz de las observaciones hechas por José Agustín Achaga Aguirre, quien había trabajado en un bar de la localidad de Berriz, lugar de residencia del industrial, y que conocía perfectamente su conexión con la empresa Forjas de Berriz y que su capacidad económica era, por tanto muy elevada.

El citado Achaga Aguirre comunicó todos estos datos al «líder» de la organización, Miguel Apalategui, alias «Apala». cuse se encontraba en Francia, y dio el visto bueno al proyecto, concretando que éste se llevaría a cabo un mes después, ya que en esa fecha —diciembre de 1975— se preparaba el secuestro de otro industrial guipuzcoano

LOS MIEMBROS DEL COMANDO.—En la noche del 13 de enero, los cinco miembros del comando de E. T. A. —el mencionado Achaga Aguirre. José Ignacio Egaña Aristi, José María Andalur Agorcena, José Ángel Agarmendi Albizu e Ignacio María Gabilondo Agote, los tres primeros detenidos y los dos últimos huidos— penetraron a punta de pistola en el domicilio del señor Arrásate, decidiendo en último exbremo llevarse al lujo, dado el delicado estado de salud del padre.

Durante los primeros veinte días de su cautiverio, José Luis Arrásate fue escondido par sus secuestradores en una cueva. en pleno monte, próxima a, la localidad de Iciar, tras lo cual fue llevado basta el puerto de Veíate, en una de cuyas bordas cercanas permaneció otros dos días. Al tercero, los secuestradores trasladaron al señor Arrásate hasta Vera de Bidasoa, lugar desde donde, después de atravesado un tado de unos cien metros, fue llevado hasta la frontera francesa, trasladándole a continuación, en compañía de otros dos individuos, a un nuevo lugar de cautiverio.

Una vez que la familia pagó el rescate el comando de E. T. A. decidió poner en libertad al señor Arrásate en San Sebastián, con el fin de no levantar sospechas a la Policía francesa, aunque finalmente, y debido a que no llegaron los contactos que debían pasar a Arrásate » la capital guipuzcoana, lo dejaron en libertad en Vera de Bidasoa.

 

< Volver