Orden Público. Clara advertencia de A.T.E.. 
 Los franceses deben dejar ya de cubrir y proteger a los asesinos de ETA     
 
 ABC.    10/08/1975.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

ABC. DOMINGO. 10 DE AGOSTO DE 1915.

CLARA ADVERTENCIA DE A.T.E.

"LOS FRANCESES DEBEN DEJAR YA DE CUBRIR Y PROTEGER A LOS ASESINOS DE E.T.A."

"Si no, habrán de atenerse a las consecuencias»

Bilbao, 9. (Europa Press.) El periodista bilbaíno José María Portel ha publicado un artículo en «La Gaceta del Norte», bajo el título de «La A. T. E. anuncia nuevos ataques» en el que, entro otras cosas, dice:

«Esta organización clandestina opera tanto en España como en el sureste de Francia. En el norte de España se dedica a cometer atentados contra familiares de refugiados vascos militantes de E. T. A. y contra personas simpatizantes del nacionalismo vasco. En Francia (Hendaya, Biarritz, Bayona, etc.), los objetivos de la A. T. E. están en los propios militantes de E. T. A. o en entidades que consideran estrechamente vinculadas con ellos»

Hasta ahora, el último atentado terrorista de los «comandos armados» de A.T.E., llevado a cabo en territorio español, ha sido contra el hostal Echave Enea, propiedad de Ignacio Echave, hermano de Juan José, antiguo jefe de E. T. A. y ahora fuera de la organización, y Joaquín, ambos exiliados en el País Vasco-Francés.

«El 28 de julio la A. T. E., que se vale en Francia de «comandos» extranjeros, ha envido a. distintos medios de Bayona, Burdeos. Biarritz, San Juan de Luz, etcétera, una hoja donde explica su nuevo programa de cana al futuro. En primer lugar, la A.T. E. afirma, rotundamente, que habrá más atentados y lanza un aviso con estas palabras: «Alerta, alerta, Francia»

«Los atentados de las últimas semanas —explica el comunicado de A. T. E.— sólo pretendían reprimir la acción de E. T. A., y eso lo hemos logrado. Los asesinos de E. T. A., que antes paseaban sin ningún pudor en pleno centro de Bayona, Biarritz, San Juan de Luz y Hendaya. después de matar a policías españoles, comienzan ya a ser considerados aquí como huéspedes Indeseables por los actos que cometen. Antes, en cambio, se creían en terreno conquistado.»

A continuación, la A. T. E., alertando a loa franceses, precisa: «Los franceses no pueden pretender que esta lucha que hemos emprendido sea exclusivamente española. El descubrimiento de un campo de entrenamiento de terroristas en Bidache, a algunos kilómetros de Bayona, no permite ya negar a nadie la evidencia de que el territorio francés sirve de base de retaguardia para los asesinos de E. T. A. Los guardias republicanos han realizado (con este descubrimiento) un buen golpe, pero lo podían haber llevado a cabo hace tiempo.»

E. T. A. COMPROMETE A FRANCIA

«Tras estas consideraciones —continúa José María Portel— A. T. E. considera que, a la vista de la situación, «la lucha contra E. T. A. no puede ser exclusivamente española», ya que «compromete a la seguridad francesa, a partir del momento en que los asesinos han establecido sus refugios en territorio francés.»

El comunicado de A. T. E. prosigue diciendo que E. T. A. no tiene ningún objetivo político digno de este nombre, «Euzkadi y Libertad». Su objetivo —dice— es el terrorismo; un terrorismo que no sirve los intereses vascos, sino los de Moscú. .>

«Después de afirmar que probablemente E. T. A. seguirá refugiándose y preparándose en Francia, la A. T. E. hace ya amenazas directas. «Los franceses deben dejar ya de cubrir y proteger a los asesinos. Si no, habrán de atenerse a las consecuencias.» Asimismo. A. T. E. dice que. tras la primera etapa de atentados contra edificios, pasará a la acción personal. «Hemos perdido ya muchos hombres en España y queremos que cesen las matanzas. Por eso actuaremos en legítima defensa.»

El comunicado de Á. T. E. concluye con estas palabras: «Viva Francia v España, muerte a la E. T. A.»

Por su parte, el periodista de «La Gaceta del Norte» concluye su artículo: «¿Podrá llevar a cabo A. T. E. su programa en Francia contra E. T. A., tal y como anuncia? Es prematuro dar una respuesta, lógicamente. El hecho cierto es que se ha establecido un desafío que al pueblo francés y a la propia E. T. A. empieza a preocupar.»

 

< Volver