Persistencia en la indisciplina     
 
 ABC.    04/11/1960.  Página: 28. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

ABC. VIERNES 4 DE NOVIEMBRE DÉ 1960. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 88

PERSISTENCIA EN LA INDISCIPLINA

Reciente una pastoral del prelado de Bilbao, doctor Gúrpide, y no relegada al olvido la homilía del nuncio de Su Santidad en la catedral de Vitoria al ser consagrado el obispo auxiliar de Sevilla, nos llega la nueva homilía leída por el representante de la Santa Sede en España en la misa de pontifical celebrada en la iglesia del seminario diocesano de Bilbao, inaugurado el pasado domingo.

En las ocasiones enumeradas, el prelado y el nuncio de Su Santidad se han referido extensamente a la vasta conspiración urdida por elementos eclesiásticos, requiriendo a los perturbadores a que acaten a la jerarquía y cumplan los deberes a que están obligados por su altísimo ministerio.

El obispo de Bilbao, en su pastoral, describió con palabras que destilaban amargura las maquinaciones y excesos de algunos sacerdotes, que con evidente falta de respeto a sus superiores jerárquicos, a quienes deben obediencia, colaboración y acatamiento, desdeñan su autoridad, e incluso traían de suplantarla. Recordaba el nuncio de Su Santidad que un sacerdote, soldado de Cristo Rey, falta gravemente a su promesa cuando "conspira clandestinamente o con personas extrañas a su diócesis", realiza actos conducentes "a una patente ruptura de la comunidad sacerdotal diocesana", quiere arrogarse "la facultad de guiar" a sus compañeros o divulga y entrega al enemigo secretos y confidencias de los prelados para que aquél los utilice en detrimento y perjuicio de la religión. Igualmente condenaba la utilización de medios "ilícitos y cobardes", tales el anónimo, la delación y la calumnia, y calificaba de traidor a quien se servía de tan innobles armas.

Cuando se alude a los incursos en las graves faltas a que nos referimos suele decirse "clero vasco", denominación impropia y causa de confusiones, ya que con ella se implica en la reprobación a muchos dignísimos sacerdotes de las diócesis vascongadas, buenos patriotas y modelo de prudencia y de virtudes cristianas; Los discordes pertenecen al "clero nacionalista vasco", pues a ellos su apasionada actuación política les califica, y distingue más como tales políticos que como sacerdotes.

Por la insistencia de los avisos y amonestaciones, y la categoría de la autoridad que los profiere, cabe deducir la gravedad de la indisciplina y lo injusto de esa obstinación, que se funda en supuestos calumniosos y falsedades, de los cuales se sirven otras agitaciones harto conocidas en sus orígenes y en sus fines. Porque es claro que si las más altas jerarquías, aquellas llamadas a discriminar lo bueno de lo malo, lo conveniente de lo perjudicial, no son obedicidas cuando aconsejan, guían y mandan, los resistentes incurren a sabiendas en rebeldía manifiesta, dispuestos a llegar en su desobediencia al extravío y la escisión.

Tal protervia de los contumaces río ha surgido ahora: se ha manifestado con variada virulencia desde que el nacionalismo vasco adoptó la forma odiosa separatista y captó a cierta parte del clero, como si quisiera indicarle que lo esencial era el proselitismo político y lo accesorio la misión sacerdotal. Estaba la Cruzada en sus comienzos cuando el cardenal Goma, de imperecedera memoria, hubo de responder en luminosa carta a los sectarios del separatismo, descarriados y cegados por el error, que pretendían, presos de satánica soberbia, adoctrinar y dirigir a la Iglesia.

En los obcecados de hoy, como en los de ayer, es fácil descubrir a los valedores de los derrotados. Estos incapaces de dar la cara, utilizan a aquéllos, por las inmunidades y privilegios inherentes a su condición de sacerdotes, para confabularles en la maniobra contra España, en inteligencia y enlace con los despreciables roedores de nuestra paz y de nuestro orden. Triste y desgraciado cometido asignado a quienes tienen encomendada por ley divina una misión de paz, la más gloriosa y excelsa de las misiones a que puede consagrarsa el hombre en la Tierra.

 

< Volver