Autor: Berasategui, Blanca. 
   Doña María Teresa Aizpun, Cortes, pero inabordable a los periodistas  :   
 Los hijos del señor Huarte mantienen la inocente inconscencia de sus años. 
 ABC.    28/01/1973.  Página: 20. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

DOÑA MARÍA TERESA AIZPUN, CORTES, PERO INABORDABLE A LOS PERIODISTAS

Los hijos del señor Huarte mantienen la inocente inconsciencia de sus años

Pamplona 27. (De nuestra redactora, enviada especial, por teléfono.) Mientras don Felipe Huarte —recuperado, al menos aparentemente, de la impresión pasada—, acompañado de su hermano Juan y de Jesús Aizpún, su cuñado, celebraba la rueda de Prensa prometida, aproveché la oportunidad para intentar conseguir una entrevista que a lo largo de estos dias se había estrellado contra el carácter numantino que había adquirido "Villa Adriana". Me refiero a la que deseaba mantener con María Teresa Aizpún, los niños y los miembros femeninos de la familia Huarte.

Recuerdo una frase de la mujer de don Felipe en los momentos de emoción que rodearon su llegada a la casa:

—Espera un instante, Felipe, que los periodistas se lo merecen todo.

No obstante, esta mujer ha recobrado la serenidad tras la angustia de estos días, no sólo críticos, sino inmóviles, e insiste en mantener la inviolabilidad de su hogar frente a toda mirada o comentario exterior. A pesar de elío he conseguido, gracias a la amabilidad de don Jesús Aizpún, pasar unos momentos con los hijos del ya liberado don Felipe Huarte.

Los niños habían llegado a "Villa Adriana" a las once de la mañana. Hasta entonces no habían visto a su padre, y su ausencia la atribuían inocentemente a las muchas ausencias que con frecuencia don Felipe por sus actividades ha de realizar.

—Mira, éste es Felipín, el hombre de la casa—decía su tía Rosario.

El niño, acompañado de Tere y Félix, sus hermanos, salió al porche para verme, entre curiosos y avergonzados, especialmente Félix, que, escondido tras las faldas de su tía, mostraba su desconfianza ante la aparición de la intrusa.

La niña, a la que ya conocíamos por haberla visto a la salida del colegio, contestaba con monosílabos a mis preguntas.

—¿Habéis visto a papá? —Sí..., sí..., si...

—¿Estáis contentos?

—Sí... —todo con monosílabos.

En fin, éste ha sido nuestro último contacto con la familia Huarte. Al parecer, se iba a celebrar una comida a la que asistirían todos los familiares. Comida que será de alegría y de homenaje a don Felipe Huarte, el hombre que tras soportar con entereza su cautiverio comentó en la rueda de Prensa:

—Estos no son procedimientos...—Blanca BERASATEQUI.

 

< Volver