Salvador de Madariaga. 
 El Marxismo-Leninismo es hoy la enfermedad más grave del espíritu humano     
 
 ABC.    30/03/1976.  Página: 95. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

MARTES 30 DE MARZO DE 1976. PAG. 95.

ULTIMA HORA EN A B C

SALVADOR DE MADARIAGA

«EL MARXISMO-LENINISMO ES HOY LA ENFERMEDAD MAS GRAVE DEL ESPÍRITU HUMANO»

«Fidel Castro —afirma el escritor español— figura entre los enemigos de la

Humanidad»

Méjico, 29. (Efe.) «La izquierda hoy se comprende a sí misma como gente que es

comprensiva... y más o menos amistosa para con la Unión Soviética. Y yo pienso

desde hace mucho tiempo... que el bolchevismo, tal como lo comprenden los rusos,

es decir, el marxismo-leninismo..., es hoy la enfermedad más grave del espíritu

humano», ha declarado don Salvador de Madariaga en una entrevista publicada en

el periódico «El Sol de Méjico» y que fue realizada por una redactara de dicho

diarlo en Locarno (Suiza).

Abundando en esta idea, el polígrafo español dice que «Lenin es el primer

responsable, porque muchas de las barbaridades que se atribuyen a Stalin las

creó él. El primer enemigo del socialismo ha sido Lenin, no Stalin. El primer

hombre que empezó a destruir por la violencia a los socialistas... no fue

Stalin, fue Lenin. Stalin era un loco, un mesiánico; pero Lenin no estaba loco.

Era un hombre capaz... Y Lenin era mucho más responsable... y mucho más criminal

que Stalin, porque era más responsable».

A la pregunta de la periodista sobre cuándo va a ir a España, Salvador de

Madariaga responde que ya muy pronto; dentro de treinta, cuarenta o cincuenta

días.

El ilustre escritor español habla de sus noventa años de edad y se lamenta de

que no pueda hacer vida normal, puesto que hay que reposar macho, hay que

limitar las entrevistas y hay que tomar ana serie de precauciones que son muy

molestas. «Y luego —agrega—, además, el cuerpo no sirve. No cumple sus

funciones... De modo que está en contra.»

LA DERECHA Y LA IZQUIERDA

Al preguntarle qué es para él 1a izquierda y la derecha, don Salvador responde

que la derecha y la izquierda son palabras vacías 7 que hoy, por ejemplo, la

izquierda consiste en ser amigo de la Unión Soviética..., que es la extrema

derecha, porque no hay nada más reaccionario en el planeta —concluye— que la

extrema derecha. Y sobre su posición personal, declara, que él nunca ha logrado

«programarse» plenamente de derecha o plenamente de izquierda, parque hay cosas

de la derecha que no puede aceptar y hay cosas de la izquierda que tampoco

acepta.

Don Salvador de Madariaga habla extensamente, en la entrevista, sobre la

literatura hispanoamericana, y al referirse a ella, y respondiendo a la pregunta

de si dicha literatura es un producto latinoamericano o un producto de la

cultura hispánica, manifiesta: «Yo no creo en Latinoamérica... cuando los

americanos del Norte hablan de los hispanoamericanos, les llaman «latinos», y

les están tomando el pelo a ustedes y a nosotros. Yo digo siempre «latinos,

diminuto de «lata». Es una cosa puramente yanqui para mantener dividido

aquello..., porque lo latinoamericano, es decir, todo lo hispanoamericano

(incluso Bra-

sil) sólo se puede unir en la Península Ibérica, en España y Portugal»

A su juicio, mientras las naciones que España y Portugal han creado en América

sigan llamándose «Latinoamericanas», aquello no será nada. Y agrega: «Los

americanos —los yanquis— que quieren mantenerlos a ustedes divididos, les hablan

de que «son latinos... y no son españoles».

VOLVER A ESPAÑA

Refiriéndose concretamente a España. Salvador de Madariaga considera que lo que

le falta a España es sentido polítteot el español no tiene sentido político. AI

español, en primer lugar, le ínteres» mucho más el poder que la justicia..., y

éste e* el defecto capital.

Respondiendo a la pregunta de lo que piensa hacer en España ahora, cuando la

visite, el escritor dice que primero volver a mirarla y ver lo que es aquello.

«Yo voy, sobre todo, a instalarme allí... si encuentro un sitio que me convenga

físicamente. Porque yo padezco una enfermedad muy grave..., que es la vejez.

Pues me instalaría en España para vivir el último capítulo... de la novela.»

LA CIVILIZACIÓN, AMENAZADA

El juicio crítico de Madariaga sobre Fidel Castro es muy duro:

«Fidel Castro figura entre los enemigos de la Humanidad. Engañó a todos, se

apoderó de Cuba, engañando a toda la opinión liberal, y se condujo con sus

amigos de una manera infame. Los fusiló, los..., pero él tiene esa

convicción..., y de la misma manera que yo no pienso como Lutero, pues yo no

pienso como Fidel Castro.»

A la pregunta de qué consejo daría a la juventud hoy, Madariaga responde:

«Aprende todo, acepta todo, busca todo..., pero no envenenes nunca a Sócrates y

no crucifiques nanea a Cristo», añadiendo que >>toda nuestra civilización blanca

repoda sobre dos grandes ríos de espíritu: Sócrates, que purifica la

inteligencia, y Jesucristo, que purifica la voluntad».

Finalmente, a la pregunta de si la civilización está en completa y absoluta

decadencia, el escritor español responde que ahora está más amenazada que nunca,

y cifra esta amenaza en un conjunto de causas, entre ellas, la principal, el

hecho de que la ciencia moderna, de un modo completamente caprichoso, ha

prescindido de Dios; otra, como consecuencia de esta muerte sociológica de Dios,

la eliminación de la madre. «Hoy, la madre —dice— no tiene importancia; otra es

la eliminación de la mujer del hogar, cosa que ocurre en los Estados Unidos y en

todos los países escandinavos; el marxismo, que es una enfermedad mental; la

invención del automóvil, que ha perjudicado el concepto de hogar y ha operado en

favor de la disolución de las costumbres, y, finalmente, e! hundimiento de

antiguos valores, como, por ejemplo, la nación. Ya no cuenta el patriotismo

nacional; va contando cada vez menos, sin que haya habido tiempo para ser

sustituido por nuevos valores.»

 

< Volver