Autor: Cabellos, Carmelo . 
 Los suaristas se refugiarán en el "aparato" de UCD. 
 Habrá nuevo reparto de poder en el centrismo     
 
 Diario 16.    23/02/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 16. 

Los suaristas se refugiarán en el «aparato» de UCD

Habrá nuevo reparto de poder en el centrismo

Carmelo CABELLOS

Madrid - Leopoldo Calvo-Sotelo será investido, con toda probabilidad, esta tarde como nuevo presidente

del Gobierno en el Congreso de los Diputados, en la sesión que comienza a las 4,30 de la tarde.

Paralelamente, ya está trabajando en la formación de su Gabinete, cuyos hombres-clave son: Pérez-

Llorca, Pío Cabanillas, García Diez y Martin Villa, quienes forman la «nueva empresa» del poder.

Con la llegada de Leopoldo Calvo-Sotelo a la Moncloa se va a producir una inmediata redistribución del

poder dentro de las propias filas centristas y del Gobierno. Formalmente, estará en el Gobierno, partido o

«aparato», y grupo parlamentario.

Sin embargo, los ejes de actuación se concentrarán, sustancialmente, en el Gobierno y el grupo

parlamentario. El -«aparato» va a convertirse, en las próximas semanas, en el lugar de desembarco de las

huestes de fíeles suaristas. E) hombre-base de esta operación será Aurelio Delgado, quien une su doble

condición de ser cuñado de Adolfo Suárez y Agustín Rodríguez Sahagún, presidentes de honor y

ejecutivo, respectivamente, de UCD.

Leopoldo Calvo-Sotelo ha dejado bien sentado, en los debates de investidura de la pasada semana, que no

es su intención llevar a cabo el continuismo suarista.

Esto va a quedar plasmado en la configuración de su nuevo Gobierno, en cuyas lilas habrá una notable

ausencia de lo que fue la «guardia pretoriana» de Suárez.

La nueva «empresa» del peder va a contar con cinco hombres-clave: además del propio Calvo-Sotelo,

estarán José Pedro Pérez-Llorca, Pió Cabanillas, Juan Antonio García Diez y Rodolfo Martín Villa.

La intención de Calvo-Sotelo es formar Gobierno inmediatamente con el objeto de romper la sensación de

vacío de poder que ha proporcionado la postrera etapa de Adolfo Suárez. En cuanto a ¡a configuración de

su equipo, estará basada en criterios de austeridad, por lo que habrá una sensible reducción de carteras.

Calvo-Sotelo aún no tiene decidido si habrá vicepresidentes.

Respecto a los cinco de ia «nueva empresa», consagra da esta tarde la presidencia en Calvo-Sotelo, Pérez-

Llorca seguiré como titular de Asuntos Exteriores, si bien con una potenciación real de peso político en el

Gabinete. Algo parecido ocurrirá con Pío Cabanillas, casi seguro titular del Ministerio de La Presidencia.

García Diez, junto con el propio presidente, seré ei principal agente de la política económica, bien como

ministro de Economía o en cualquier otra cartera económica, sin descartarse del todo la vicepresidencia.

Martín Villa seguirá capitaneando ej área de las autonomías y es también aspirante a una de las

hipotéticas vicepresideneias.

Los que se van

Las ausencias seguras del nuevo Gabinete, con respecto al anterior, siguen dos vías distintas. Por una, es

el propio Suárez, con Gutiérrez Mellado y Rodríguez Sahagún, por las obvias razones ya conocidas. La

segunda vía es de la eliminación de las carteras que arrastrarán a sus actuales titulares en funciones:

Martín Retortillo (Administración Pública!, Punset (Relaciones con la CEE) y González Seara

(Universidades e Investigación).

También habrá otras salidas del Gobierno por motivos distintos: por acoplamientos del nuevo equipo,

deseos de abandono o razones de efícacia. En este bloque se encuentra Rafael Arias-Salgado, quien ya

parece que ha dicho que no quiere seguir. Pérez Miyares y García Añoveros tambien están en el alero del

cese.

Nombres nuevos

El presidente en ciernes aún no ha configurado una lista definitiva. Por ahora sólo se han barajado

posibles nombres para el nuevo equipo, pero sin llegarse a la definitiva asignación de carteras, excepto en

alguno de los casos arriba indicados, que vienen a coincidir con los que permanecerán en sus puestos.

En ese grupo de nuevos nombres están Luis Ortiz, Rodríguez Inciarte, Juan Antonio Sagardoy -apoyado

también por Calvo Ortega para la cartera de Trabajo- y Carlos Bustelo. También se están haciendo

esfuerzos para que Oscar Alzaga entre en el Ejecutivo.

La intención de Calvo-Sotelo es hacer una nueva configuración de los poderos de las familias centristas.

Si el tándem Pérez-Llorca-Pío Cabanillas significa la resurrección del Partido Popular -a Pío Cabanillas le

gusta decir que el invento del centro vuelve ahora a sus primitivos inventores—, el bloque democristiano

seguirá esta vía con hombres como Juan Antonio Ortega y José Luis Alvarez, ambos con posibilidades de

permanecer en el Gobierno, aunque podría ser en carteras distintas.

Otros hombres rescatahles del último equipo de Suárez son aquellos que tienen un halo de eficacia como

son los casos de Jaime Lamo de Espinosa, Alberto Oliart o Ignacio Bayón, si bien su presencia definitiva

está condicionada al juego final del reparto de carteras.

En cuanto a las otras familias centristas, Calvo-Sotelo pretende la presencia de algún liberal —se habla de

Pedro López Jiménez—, mientras los «martinvillistas» colocan bien a su jefe •de filas y están abiertas las

incógnitas sobre el destino final de Rosón y Sancho Rof. Dentro de los socialdemócratas, el hombre

fuerte es García Diez y persisten las dudas sobre la continuidad de Fernández Ordóñez.

Por último, un dato para la nueva «fontanería» de la Moncloa, que tendrá una concepción diferente a la

anterior. Dos hombres clave son Luis Sánchez Merlo y Eugenio Galdón.

 

< Volver