Autor: Gutiérrez, José Luis. 
   Los "adecos"     
 
 Diario 16.    19/01/1982.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Los «adecos»

AYER, lectores, Paco Ordóñez presentó a los medios de comunicación la sede madrileña de su partido,

Acción Democrática, en pleno barrio de Salamanca, semiesquina a la calle de Serrano, a un tiro de piedra

de su suntuoso despacho enclavado en esta misma calle, purita «zona nacional», espacio aéreo peligroso.

Paco ha tenido el detalle de invitarme con «un abrazo» telegráfico a la inauguración, lo "cual no es mal

gesto, considerando la leña que habitualmente le suministro en esta columna.

(De peor gusto, dicho entre paréntesis, ha sido el artículo publicado en DIARIO 16 contra mi persona,

firmado por un gris escritorcillo, oscuro, mediocre y fracasado, con menos sensibilidad que un adoquín y

con un atrevimiento sólo superado por su ignorancia, en el que además de demostrar que no se entera de

nada, para defender a Ordóñez sólo recurre a tres tópicos falsos y archisabidos y dos clichés de titular de

periódico.)

¿Qué va a hacer, adonde va a ir Paco con sus «adecos» socialdemócratas?

Primeramente, todo eso de la «modernidad» que acostumbra a decir Ordóñez es de una ingenuidad

deliciosa. Pero, hombre, Paco, si hoy día los adolescentes de este país son ya como aquel viejo personaje

de Conrad: conocen y cometen pecados que no vienen ni en la Biblia... Eso de la «modernidad» de Paco

Ordóñez es un bonito programa para jóvenes mayores de cuarenta y cinco años.

Y luego, lo del olmo machadiano herido por el rayo como logotipo es una horterada de paso del ecuador,

y ya no está Paco en edad de hacer estas cosas. Es como si yo viniera a la redacción con manguitos y

visera de hule.

Por otra parte, con su programa, Ordóñez se esfuerza, por todos los medios, en arrinconar en la derecha a

los que hasta anteayer eran sus compañeros de ideología, los socialdemócratas del interior, que es como

intentar la cuadratura del círculo. Y en la operación cuenta con el apoyo del Partido Socialista, que se

apunta, lógicamente, a todo lo que sea restarle votos por la izquierda a la UCD. Y hace bien.

E STA mañana se reunirá Ja Mesa del Congreso de los Diputados para un tema capital para el partido de

Ordóñez, como es la posible obtención de grupo parlamentario propio.

A pesar de las declaraciones del mismo Ordóñez, sugiriendo que Calvo-Sotelo está de acuerdo con la

concesión, no hay nada al respecto. Es más, los letra dos de la Cámara han elaborado un informe

claramente negativo a tal concesión, contemplando cualquiera de los dos reglamentos, el aún vigente o el

nuevo que entrará en vigor en fecha próxima. Si Ordóñez obtiene grupo parlamentario propio el

escándalo sería mayúsculo; sería tanto como decir que el reglamento sirve cuando interesa y cuando no,

se soslaya. De momento, Landelino Lavilla, que es en quien reposa la decisión última, está sumamente

irritado con Paco, por tal petición, que le ha puesto en una posición bastante incómoda. Es decir:

Landelino sabe que Ordóñez sabe que no tiene ningún derecho a grupo parlamentario. Pero lo pide. De

momento, la cuestión se decidirá hoy, en la Mesa d~el Congreso o, en última instancia, en la junta de

portavoces. Es de esperar que Landelino Lavilla, haciendo honor a esa seriedad que le caracteriza, no

rehuya el bulto y le pase la patata caliente al Gobierno.

LA liberación del doctor Iglesias provocó ayer una marea de entusiasmo en el Ministerio de Interior,

donde corría el optimismo y el champán.

Para esta mañana está prevista una singular reunión en la Moncloa: toda la plana mayor del Ministerio —

Iaína. Ballesteros, Martorell, Aramburu Topete, Alcalá Galiano, y un largo etcétera, hasta casi la

veintena— encabezados por el ministro Rosón, serán recibidos por el presidente del Gobierno, que se

sumará a las felicitaciones con un breve discurso de acción de gracias.

Corren buenos tiempos para la Policia español´a. Mientras en Europa, sus colegas se lamentan de que en

sus duras misiones no cuenta con suficiente apoyo popular y ciudadano y cunde la desmoralización, aquí

se les felicita. Y parece ser que los italianos, ocupados con las múltiples travesuras de las Brigadas Rojas

y con el secuestro del general americano Dozier, han recibido la noticia con cierto espíritu de «pique»

profesional.

 

< Volver