El diputado democristiano denuncia "corrupción en algunos prebostes" y "coacciones económicas y morales". 
 Con la salida de Díaz Pinés, UCD pierde la mayoría en las comisiones parlamentarias     
 
 El País.    31/10/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

El diputado democristiano denuncia "corrupción en algunos prebostes" y "coacciones económicas y

morales.

Con la salida de Díaz Finés, UCD pierde la mayoría en las comisiones parlamentarias

Con la salida de UCD del diputado por Ciudad Real, el democristiano Manuel Díaz Pinés, el partido del

Gobierno pierde la mayoría en las comisiones parlamentarias del Congreso de los Diputados. Díaz Pinés

pasará provisionalmente al Grupo Mixto, para integrarse el próximo mes de enero en Alianza Popular

(AP) y, consecuentemente, en el Grupo Parlamentario de Coalición Democrática. Horas antes de que el

diputado tomara esta decisión, el comité de disciplina de UCD había acordado su «inhabilitación total de

todos sus derechos como afiliado», por unas declaraciones públicas que éste hizo y se consideraron que

dañaban la imagen del partido.

Entre los motivos alegados por Díaz Pinés para abandonar UCD, está el «alejamiento progresivo de su

electorado, la toma del poder por un aparato oligárquico preocupado tan sólo por mantenerlo, y la

aceptación de los chantajes de un sector seudoprogresista, que no han dado consecuencias más que

negativas, aunque valore el papel de Calvo Sotelo, a quien, entre abrazos, han tratado de condicionar».

«Pasando por encima de cuestiones personales», dice el diputado en un escrito remitido a los medios

informativos, «como algunas coacciones económicas y morales para que retirase mis enmiendas a la ley

de Divorcio, o la última iniciativa, muestra de la corrupción ética de algunos prebostes al encargar un

dossier difamatorio contra mí, otras razones han sido el hacer un tratamiento global de la protección a la

familia como manda el programa de UCD, y se optó por hacer dos leyes nefastas, como la de filiación y

patria potestad y la del divorcio».

Añade Díaz Pinés que la reforma fiscal se está haciendo insoportable para las clases medias, «quizá

porque, como ha dicho directamente un director general socialista del Gobierno de UCD, en ella Ordóñez

construyó sobre las cinco raíces del árbol socialista».

Otro de los motivos aducidos por Díaz Pinés ha sido el de la política, seguida con la ley de Autonomía

Universitaria (LAU), que, siendo imprescindible, dijo, para el funcionamiento de una universidad sin

bases estatutarias, no puede hacerse en una continua actitud de entreguismo a la oposición. «Lo que no

acepto», afirma, «es que se trate de una operación a dos bandas de dos ex miembros de Izquierda

Democrática, en la que el socialista trataría de sacar de impasse al centrista, quien, de paso,asido a la

LAU, continuaría de ministro... Demasiado maquiavélico».

Esta alusión directa al ministro de Educación mereció respuesta del aludido, Juan Antonio Ortega, quien

destacó la «enorme contradicción» que supone el que Díaz Pinés se lamente de que no se cumple el

programa de UCD, y se pase a otro partido, como Alianza Popular, que tiene otro programa. «El que no

responde al programa de UCD es él», precisó el ministro. Juan Antonio Ortega señaló que no trataba de

polemizar sobre la política educativa, pero reiteró, entre otras cosas, la voluntad del Gobierno de ver

aprobada la ley de financiación de la enseñanza obligatoria lo antes posible, al menos antes de fin de año,

en el Congreso, y agregó que ya hace tiempo que se envió la documentación complementaria a la

ponencia.

Unión de Centro Democrático tenia 165 diputados, con diecisiete puestos en las comisiones. Con el voto

de CD sumaba dieciocho, la mitad de los 37 miembros de la comisión. Con la marcha de Díaz Pinés al

Grupo Mixto, UCD y AP pierden la mayoría, que recuperarán en cuanto Díaz Pinés se pase al grupo de

Coalición Democrática, en enero, al iniciarse el nuevo período de sesiones.

 

< Volver