Autor: Sampedro, Amalia S.. 
 El lunes, reunión clave para la unidad en el seno de UCD. 
 Las familias centristas afinan su estrategia ante el consejo     
 
 Diario 16.    27/09/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 20. 

Las familias centristas afinan su estrategia ante el consejo

Este un de semana los sectores más representativos el que se votará el documento integrador preparado

por de las familias centristas se reúnen para planificar su Agustín Rodríguez Sahagún. Los liberales no

coinciden estrategia en la reunión del consejo político de UCD, en con algunos de los planteamientos de

este texto

Se considera muy importante una posible actitud no beligerante del ex presidente Adolfo Suárez

Amalia S. SAMPEORO

Madrid — El sector moderado de UCD ha mostrado sus reticencias ante el documento de Rodríguez

Sahagún y ha expresado sus temores de que en el consejo político del lunes el aparato pretenda imponer

su voluntad y se desvirtúe su contenido.

A pesar de la unanimidad alcanzada en la aceptación del documento en el comité ejecutivo, hay sectores

recelosos de la validez del mismo en cuanto a las posibilidades de compromiso que puede establecer entre

los firmantes, muchos de los cuales —principalmente moderados y socialdemócratas— desconfían de que

el debate interno que tiene planteado el partido pueda resolverse con. un simple acuerdo.

La plataforma moderada llevará al consejo político su sospecha de que la dirección del partido intentará

imponer su criterio sobre el de las minorías, y continuará insistiendo en la necesidad de un congreso

extraordinario como única salida válida para resolver la crisis y proceder a la pacificación entre

tendencias.

Mientras que los socialdemócratas consideran insuficiente la firma del documento para resolver los

problemas, aunque están de acuerdo con el presidente del partido, Rodríguez Sahagún, quien se mostró

consciente de que el documento es sólo un primer paso para conseguirlo.

Ambos sectores han destacado la hábil maniobra del presidente Calvo-Sotelo para lograr que se aceptase

finalmente la posibilidad de que UCD se muestre abierta a nuevas incorporaciones siempre que puedan

aportar algún elemento válido al partido centrista, aunque quedó claro que UCD comparecerá como tal

partido a las próximas selecciones.

Suárez

Tampoco pasó inadvertida la inoperancia de los suaristas y en particular de Adolfo Suárez, que en las

últimas reuniones de los órganos directivos del partido se había mostrado crítico con las posiciones de

Calvo-Sotelo.

Una de las conclusiones más importantes de la reunión del ejecutivo y que se reflejará igualmente en el

consejo político, ha sido la abstinencia de Suárez como resultado de las últimas conversaciones

mantenidas con el presidente del Gobierno.

Los abrazos entre ambos dirigentes y las declaraciones que han hecho recientemente manifestando sus

deseos de colaboración conjunta, se han puesto de relieve en la nueva actitud adoptada por Suárez de no

ofrecerse como beligerante en las discusiones internas del partido hasta abrir por lo menos un compás de

espera. Sin embargo, el silencio de Suárez ha sido entendido por alguno como señal de un cierto

escepticismo sobre el alcance real del documento, cuyo principal valor sería el de reafirmar la necesidad

de establecer un sólido frente electoral detenido momentáneamente la inevitable inclinación de UCD

hacia la derecha.

Otros sectores han interpretado esta actitud de Suárez como una contribución a la tregua que podría

abrirse entre las tendencias para reforzar el partido como una verdadera opción de centro, aunque los

moderados no están dispuestos a mantenerse en silencio.

El respeto a las minorías seguirá siendo cuestionado, sin embargo, en la reunión del lunes, después de la

discusión estrictamente estatutaria protagonizada por Landelino Lavilla, quien insistió en que en el

documento Sahagún se recociesen literalmente la existencia de unas fuerzas de dentro del partido han

tenido que constituirse en plataformas para no sucumbir ante la fuerza arrasadora del aparato.

Esta lucha por las minorías significará un reforzamiento de las tendencias que, sin embargo, podría ser

neutralizado si el aparato suarista muestra una posición más conformista y comprensiva hacia el resto.

Los siete puntos

Los siete puntos que fueron aprobados por el comité ejecutivo y que serán la base de la discusión en el

consejo político del lunes, hacen referencia a que todos los miembros del partido apoyarán públicamente

a éste y al Gobierno, garantizando la estabilidad política y parlamentaria.

Se propiciará por todos la defensa de sus respectivas posiciones en el debate en el interno del partido.

Los conflictos internos deberán resolverse a través del debate interno, sin perjuicio de la libertad de

expresión, particularmente aquellos que puedan dañar la imagen externa de UCD.

Compromiso de respetar públicamente las decisiones colectivas e individuales con garantías de que no se

darán a conocer en el exterior las discrepancias.

Finalmente, los tres últimos puntos que se refieren ai tema electoral suponen que UCD comparecerá como

tal a las elecciones, el programa electoral será de síntesis y elaborado por una comisión representativa, y

que las candidaturas para la próxima confrontación uieelura! estarán formadas por afiliados al partido.

Comisión

Calvo-Sotelo, Landelino Lavilla y Adolfo Suárez son los candidatos más seguros para formar parte del

comité electoral de UCD, según se ha puesto de relieve en fuentes del partido centrista.

El comité electoral es el organismo decisorio para dar el visto bueno a Jas candidaturas que presente el

partido en las próximas elecciones generales. Los estatutos preceptúan que estará compuesto por cinco

miembros, de los cuales dos son el presidente del partido y el secretario general; que tres restantes serán

elegidos. En fuentes del sector suarista se ha indicado que los candidatos con más probabilidades son los

antes citados.

 

< Volver