Hace un año cayeron los "pesos pesados"     
 
 Diario 16.    22/04/1980.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Hace un año cayeron los «pesos pesados»

El 6 de abril de 1979 los 23 ministros del actual Gabinete que ahora se remodela juraban o prometían sus

cargos ante el Rey en el palacio de La Zarzuela.

Solamente cuatro ministros del anterior Gobierno quedaron en la cuneta, pero eran cuatro hombres que

hasta entonces habían tenido su correspondiente protagonismo: Rodolfo Martín Villa, Francisco

Fernández Ordóñez, Pío Cabanillas y Enrique Sánchez de León. Landelíno Lavilla, que al igual que

Martin Villa había permanecido en el Gobierno desde que en 1976 Suárez fue presidente, dejó la cartera

de Justicia para presidir el Congreso de los Diputados.

Los otros tres habian contribuido con sus grupos —el Partido Socialdemócrata, el Popular y el

Regionalista extremeño— a la formación del partido (UCD), que ganó las primeras elecciones

democráticas tras los cuarenta años de dictadura. En total, cinco bajas fueron cubiertas con diez caras

nuevas: Pérez-Llorca, Arias-Salgado, Ibáñez Freiré, García Añoveros, Bustelo, Sancho Rof, Fontán,

Rovira, Leal y González Seara. En este grupo las novedades más resaltadas fueron la encomendaron del

Ministerio del Interior a un teniente general, el ascenso del portavoz parlamentario al Ministerio de la

Presidencia, la incorporación del secretario general de] partido al Ministerio para las Relaciones con las

Cortes y la sustitución de Fernández Ordóñez por García Añoveros para poner en práctica ía reforma

fiscal que implantó el primero. Asimismo, la desaparición del líder socialdemocrata se quiso compensar

con tres nuevas incorporaciones de la misma tendencia, Bustelo y Leal, al equipo económico, y la de

González Séara, al educativo, además de Arias-Salgado.

Continuaron en sus puestos ocho ministros: Gutiérrez Mellado y Abril —reforzado como hombre de la

máxima confianza deí presidente—, Oreja, Calvo Ortega, Lamo, García Diez, Sánchez Terán y Calvo

Sotelo. Cinco ministros del anterior Gabinete cambiaron de cartera. Entre los cambios más significativos

destacaron el de Rodríguez Sahagun, que se convirtió en el primer ministro de Defensa, y el de Garrigues

Walker, único superviviente de peso entre los líderes centristas fundadores de UCD, que se le asignó la

adjuntía al presidente sin unas funciones específicas a realizar. La Justicia y la Educación fueron

encomendadas a dos hombres de tendencia política católica, Cavero y Otero, respectivamente.

A pesar de los distintos momentos críticos que a lo largo del año pasó el Gabinete, éste se mantuvo

intacto hasta enero de este año. La dimisión del ministro de Cultura. Clavero Arévalo, llevó a ese

Ministerio a Ricardo de la Cierva.

En vísperas de procesos electorales en el País Vasco y Cataluña, el presidente decidió no abrir una crisis

más profunda y se limitó al citado cambio y a responsabilizar a Pérez-Llorca de las Relaciones con las

Cortes, hombre de amplia experiencia negociadora con la oposición y fiel intérprete jurídico-

constitucional de los deseos políticos de Suárez. El secretario general del partido quedó reducido a

adjunto al presidente para las Relaciones Políticas.

 

< Volver