Autor: Suárez Alba, Alberto. 
 Obtuvo 65 votos frente a los 53 de su rival, Jesús María Viana. 
 Marcelino Oreja, nuevo presidente de la UCD vasca     
 
 ABC.    09/01/1982.  Página: 10. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

10/ABC

NACIONAL

Obtuvo 65 votos frente a ios 53 de su rival, Jesús María Viana

Marcelino Oreja, nuevo presidente de la UCD vasca

VITORIA (Alberto Suárez Alba, corresponsal).

Marcelino Oreja Aguirre ha sido elegido a primera hora de esta madrugada nuevo presidente de UCD del

País Vasco, en el transcurso del Congreso extraordinario, al que asistió el secretario general de dicho

partido, Iñigo Cavero. El señor Oreja, que seguirá ocupando también el cargo de delegado general del

Gobierno en Euskadi, venció a Jesús María Viana por 65 votos contra 53, registrándose tres papeletas

nulas y otras dos en blanco. Tal fue la decisión del centenar largo de compromisarios que se reunió en un

hotel de Vitoria en este Congreso, iniciado con más de hora y media de retraso sobre el horario previsto:

las siete y media de la tarde del viernes.

Con el triunfo del ex ministro Oreja Aguirre se confirman las impresiones y sondeos que se produjeron en

las últimas semanas, y que recogió ABC. Viana, aun contando con la mayor parte de los votos alaveses,

no pudo derrotar a quien era apoyado por la totalidad de los compromisarios de Guipúzcoa y buena

proporción de los de Vizcaya.

A las cero horas dieciocho minutos de hoy se ha conocido, entre aplausos, la noticia de la victoria de

Marcelino Oreja, quien ha sido efusivamente felicitado por la mayor parte de tos asistentes al Congreso.

En declaraciones exclusivas para ABC, el secretario general de UCD, señor Cavero, declaraba esta

madrugada que su partido ha demostrado tener capacidad de reacción para resolver las diferencias entre

sus miembros y militantes. «Los dos habrían sido buenos presidentes de UCD vasca. Me encuentro muy

satisfecho por la celebración de este Congreso, que pone de manifiesto que se respetan (as reglas del

juego democrático.»

A las cero horas veinticinco minutos los señores Cavero y Oreja Aguirre han telefoneado al presidente del

Gobierno, Leopoldo Calvo-Sotelo, comunicándole directamente la noticia y recibiendo e! delegado

general del Gobierno su felicitación.

El Congreso, que estuvo presidido por e! vizcaíno Iñigo de Landecho, se desarrolló a puerta cerrada y con

fuertes controles de identificación en sus accesos. Además de su presidente, los compromisarios centristas

eligieron a los miembros de los nuevos Comités Ejecutivo y Consejo Político, 45 en total.

Ambos "candidatos a la presidencia dispusieron de un plazo máximo de media hora, según nos explicó

Jesús María Viana minutos antes del comienzo, para exponer a los compromisarios los motivos de sus

correspondientes candidaturas. El hasta ayer presidente de UCD vasca no agotó más que la mitad de ese

tiempo, porque dijo que se trataba de «algunos pensamientos en voz alta, pero sin presentación específica

de candidatura, ya que estimo que soy sobradamente conocido por quienes van a escucharme».

Por su parte, el señor Oreja Aguirre expuso las razones de su candidatura, indicando que la presentó «por

una UCD más integrada, más coherente y más eficaz».

Señaló que no se trataba de sustituir a una persona por otra, sino de cambiar un estilo por otro, siendo éste

el inicio de una etapa paralela al cambio del partido centrista a nivel nacional. «Es —dije— el tránsito de

una fase eminentemente testimonial y personalista a otra más institucional y más participativa.»

Tras analizar la situación presente en Euskadi, con referencia a la indefensión ideológica de un modelo de

sociedad, a la crisis económica y social y a la exacerbación nacionalista, Marcelino Oreja, nuevo

presidente de UCD vasca, expuso sus objetivos, referidos a la normalización de las Vascongadas y la

alternativa del cambio.

«Es preciso —afirmó— que podamos presentar una oferta para poder gobernar en el País Vasco, para

poder dirigirlo, y esto podremos hacerlo por razones históricas, sociológicas y culturales. Entendemos que

el País Vasco debe cambiar de. rumbo, debe salir del empobrecimiento cultural y económico en el que

vive, debe salir de la pérdida de bienestar y superar algo que no había existido en estas tierras y que hoy,

sin embargo, abunda: la mediocridad.»

Añadió Oreja Aguirre que la estabilidad no es posible «con los profetas mesiánicos de la organización

terrorista ETA, que no entienden más que la sangre y el odio; no es posible la estabilidad con unos

planteamientos político-revolucionarios o con unos movimientos nacionalistas que son ambiguos e

inseguros».

«Sólo el Centro, el gran Centro del que ha hablado varias veces nuestro secretario general, sigue siendo

—concluyó Marcelino Oreja— la respuesta válida a los problemas reales que tiene España. Desde esa

perspectiva hay que plantear la acción de UCD en el País Vasco: un partido que habrá de ser aquí, en el

futuro, la alternativa de cambio que saque a este pueblo de su angustia, de su postración y de su

empobrecimiento. Un partido que gobierne en el País Vasco en solidaridad con los demás pueblos de

España.»´

 

< Volver