Autor: Unceta, Augusto. 
   El bombardeo de Guernica     
 
 ABC.    17/03/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

17 DE MARZO DE 1975.

EL BOMBARDEO DE GUERNICA

Señor director de A B C:

He leído en un ABC del pasado mes de febrero la crónica de Roma, encabezada por

«Guernica no fue destruida por la aviación>>.

A titulo de presentación he de decirle que fui alcalde de Guernica y diputado

provincial, entre los años 1961 a Í967, y que estuve en Guernica, antes y

después del bombardeo.

Lo que es inconcebible es que, a estas alturas, y tras los estudios publicados

por don Ricardo de la Cierva, el coronel Martínez Bande, don Vicente Talón y

algunos más, vuelvan a airear el tema, publicando semejante disparate.

Disparate a nuestros ojos, pero como una gran mentira más, a los de quienes

politicamente no coinciden con nosotros. Y como consecuencia: «Sí esto es

mentira, mentira es todo lo demás».

Yo espero, deseo y le ruego, con todo respeto, que no vuelvan a publicar una

cosa semejante.

Sí, señor director, yo estuve en Guernica el día 26 de abril de 1937, cuando

sobre las tres y media, de la tarde, primeramente un sólo avión y después en

escuadrillas de tres aviones, se recrearon bombardeando, principalmente con

bombas incendiarias, todo nuestro pueblo. Y digo todo, puesto que quedó

destruido del orden del 80 por 100 de los edificios. Hubo algunas bombas

explosivas e incluso YO vi cómo ametrallaban los aviones, y desde luego está

fuera de toda duda, que hubo bastantes víctimas causadas por ametralladoras de

aviones. Una bomba, explosiva cayó en el Asilo Cateada, destruyendo una de las

alas, causando 32 muertos.

Decir que Giiernica no fue bombardeada por la aviación es tan disparate como los

que dicen que en Guernica hubo 2, 3 ó 5.000 víctimas. Las víctimas en Guernica

fueron del orden de 200, posiblemente no llegó a esta, cifra. Desde luego, menos

que las del bombardeo de Durango por la aviación nacional y los asesinados en

las cárceles y barcos de Bilbao, pero que Id propaganda política ha hecho

silenciar unos y mantener vivo el recuerdo del bombardeo de Guernica.

En mi período de permanencia en Ja Alcaldía me ha tocado atender a varios

periodistas extranjeros, que traian preconcebido el artículo sensacionalista,

puesto que de no ser asi carecería de interés. Pero es mucho más disparatado

decir que no existió el bombardeo, porque, entre otras rosones, existen varios

miles de testigos aquí, en Guernica, que cómo yo estamos a disposición de don

Eugenio Montes o de quien lo desee para decir la verdad en su justa medida..—

Augusto UNCETA.

 

< Volver