Autor: Serrano Recalde, Pedro. 
 Mientras los socialdemócratas fundan asociaciones. 
 El sector conservador de UCD pide un congreso extraordinario     
 
 Diario 16.    28/10/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 30. 

Diario 16/28-octubre-81

NACIONAL

Mientras los socialdemócratas fundan asociaciones

El sector conservador de UCD pide un congreso extraordinario

El sector más conservador de UCD pretende solicitar la convocatoria de un congreso extraordinario del

partido en el que se renueve la cúpula dirigente y, posteriormente, Calvo-Sotelo forme un nuevo

Gobierno. Pretenden crear un «frente de firmeza» con el que marginar «las veleidades izquierdistas» de

los partidarios del ex presidente Adolfo Suárez y del ex ministro Francisco Fernández Ordóñez. Los

seguidores de este último, mientras tanto, han iniciado la creación de asociaciones con algunos socialistas,

en orden a preparar su eventual salida de UCD y convertirse en un partido bisagra de cara a las próximas

elecciones generales.

Pedro SERRANO RECALDE

Madrid

Más de sesenta diputados y senadores integrados en la Plataforma Moderada de UCD solicita la

celebración de un congreso extraordinario del partido.

En una cena celebrada en la noche del pasado lunes, los moderados y conservadores plataformitas

ucedeos analizaron la situación política, tras el fracaso electoral de su partido en Galicia.

La mayoría de las intervenciones destacaron su preocupación ante el retroceso centrista que atribuyeron

fundamentalmente a la mala gestión del partido y a la mala suerte del Gobierno, según expresión de uno

de los asistentes.

Esta discriminación en el reparto de responsabilidades implica por parte de los integrantes de la

Plataforma Moderada un rechazo de la cúpula del partido en el poder, mientras que exculpan al Gobierno

y, en especial, a su presidente, del fracaso gallego.

Crisis

Ante esta situación, los críticos centristas consideran necesario cambiar la política del Gobierno, al propio

Gabinete, la política del partido y el equipo dirigente del mismo.

Desde hace meses, los integrantes de la Plataforma Moderada y aún otros destacados políticos centristas

que no suscribieron el documento plataformista tenían prevista toda una estrategia conducente a la

convocatoria de un congreso extraordinario de la UCD.

Rodolfo Martín Villa ha sido siempre el arbitro de la situación en el partido centrista y allí hacia donde

éste se inclinase pintaban triunfos, como ocurrió en el último congreso de UCD.

Firmeza

De ahí que los movimientos críticos hayan tratado por todos los medios de acercarse al máximo hacia el

sector martinvillista, conjugando sus propios postulados con el apoyo hacia el presidente del Gobierno,

creando una especie de «frente de firmeza» centrista frente a las «veleidades izquierdistoides» del ex

presidente Adolfo Suárez y del ex ministro Francisco Fernández Ordóñez con sus respectivos seguidores.

Para los promotores de ese «frente de la firmeza», lo sustancial es que UCD triunfe en las próximas

elecciones generales que están a poco más de un año vistas.

Para ello cuentan con el talante serio y el capital político acumulado durante su gestión por el actual

presidente del Gobierno.

En segundo lugar, y conectando con algo que es muy propio de Calvo-Sotelo, elaborar y presentar al

electorado un programa político concreto con el que pretender resolver los problemas más acuciantes de

la sociedad española en general y de los ciudadanos en particular.

Por último, abrir el partido a hombres independientes de acreditado prestigio profesional y personal, y

conectar con aquellos ámbitos marginados de la gestión política, como la empresa y la Banca, o con

políticos afines, que supusiera una coalición «natural».

Para ello, según el pensar de los integrantes de la Plataforma Moderada, es imprescindible proceder a una

renovación en los cuadros dirigentes del partido, lo que únicamente podría conseguirse mediante la

convocatoria de un congreso extraordinario, que aclarase de una vez la verdadera línea de conducta del

partido como tal.

Una comisión de «plataformitas» integrada por los diputados Osear Alzaga, Miguel Herrero y Emilio

Attard pretenden entrevistarse con el presidente del Gobierno para abordar estos temas.

Socialdemócratas

Mientras tanto, en el seno de la UCD continúan naciendo plataformas, que es la versión de moda de

disfrazar las corrientes o tendencias en que se divide el partido.

A la Plataforma Moderada de los democristianos surgida a finales de julio, sucedió la de los liberales y

ahora la de los socialdemócratas.

Los hombres de Francisco Fernández Ordóñez han dado ya su primer paso registrando en Zaragoza la

asociación Acción Democrática, cuyos promotores son socialdemócratas procedentes de la UCD y del

PSOE, lo que se interpreta como una vía de escape en la reserva para los centristas.

Algo parecido intentan en Navarra, el País Vasco, Cantabria y La Rioja, donde los socialdemócratas

comienzan a organizarse en contra del neofranquismo y de la gran derecha.

Si a estos intentos organizativos se unen los enfrentamientos internos que el propio partido del Gobierno

está registrando por uno u otros motivos en las provincias de Asturias, Segovia, Castellón, Barcelona,

Lérida y Tarragona, la desintegración de UCD parece galopante.

Para la reunión del comité ejecutivo nacional del próximo día 2, UCD habrá de adoptar una decisión

sobre la participación o no del partido en el Gobierno gallego con Alianza Popular, mantenerse al margen

del mismo o coaligarse con el PSOE.

Cualquiera de esas posturas divide al partido gubernamental y será motivo para que los críticos insistan

en la solicitud del congreso extraordinario.

Aparato

El aparato del partido centrista, por boca de su secretario de organización, José Ramón Caso, señaló ayer

que no estaba por el congreso extraordinario.

«Todas las opiniones —dijo Caso— son razonables, pero mientras no se produzcan los supuestos

previstos en los estatutos toda solicitud será puramente personal.»

 

< Volver