Autor: Lafora, Victoria. 
 Calvo-Sotelo propuso un mes de reflexión para analizar el futuro del partido. 
 Los dirigentes de UCD se preguntan si todavía les queda electorado     
 
 Diario 16.    26/05/1982.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

Diario 16/26-mayo-82

NACIONAL

Calvo-Sotelo propuso un mes de reflexión para analizar el futuro del partido

Los dirigentes de UCD se preguntan si todavía les queda electorado

El partido del Gobierno ha entrado en un periodo de reflexión, o lo que es lo mismo de reuniones

urgentes y a todos los niveles, tras el fracaso andaluz. Los dirigentes centristas se preguntan desde el

pasado domingo si todavía existe el electorado de UCD y qué cambios necesita el partido para recuperar

los votos perdidos desde las últimas elecciones generales, y se han entregado a la reflexión por espacio de

un mes.

Victoria LAFORA

Madrid –

Tras la reunión convocada hoy para las diez de la mañana del comité ejecutivo de UCD, podrían empezar

a definirse las líneas que adoptará el partido del Gobierno después de su estrepitosa derrota electoral en

Andalucía.

Para la citada reunión se ha realizado un informe en el que, según fuentes del partido, se reconoce la

gravedad de la derrota y se expone el convencimiento de que los males venían de antes y que la frase

pronunciada ayer por el presidente Calvo-Sotelo, en su cita en la Moncloa con los dirigentes del partido,

es la primera pregunta que debe hacerse la UCD.

«¿ Vale la pena seguir con el partido que tenemos o realizamos cambios sustanciales y abandonamos el

proyecto político que significa UCD?»

En el citado informe que se presentará hoy se plantea la duda de si existe todavía el electorado de UCD y,

en caso de resultar afirmativa la respuesta, analizar en qué sector se encuentra.

Según manifestaron fuentes del partido resulta mucho más preocupante la ascensión de Alianza Popular

en Andalucía que el propio triunfo socialista, y se ha analizado la subida en porcentajes del partido de

Fraga, que ha batido todos los récords del 5 por 100, que es el cambio máximo previsto en las

inclinaciones de voto entre elecciones.

¿Merece la pena?

Ante este tema, la UCD busca soluciones y se plantea si merece la pena intentarlo, ya que en lo que sí.

hay coincidencia es en la necesidad de renovar desde las personas hasta los programas, aunque éstos en

menor medida.

Parece ser que una de las cosas que ya tienen clara los dirigentes centristas es la desaparición del «voto

útil» y la posibilidad de convertirse en un simple partido bisagra en las próximas elecciones generales.

En estos momentos en que se prodigan las cenas, comidas y demás reuniones de las distintas «familias»

de UCD, se perfilan tres opciones concretas: La primera, que es bastante minoritaria, apoya un futuro

pacto con Manuel Fraga y un giro a la derecha del partido; la segunda apoya la línea Suárez y la opción

socialdemócrata, convencidos de que hay que mantener un centro-izquierda y, por último, los que se

aferran a la idea de centro por encima de todo y que son los menos.

Nuevo candidato

Para otras fuentes del partido, lo prioritario a partir de este momento y dado que el tiempo apremia, con

las elecciones generales en el otoño, es la búsqueda de un líder, cargo para el que no sirve ninguno de los

actuales «santones» del partido.

Sería como construir un candidato al estilo de las elecciones americanas, con capacidad de gancho para

atraer votantes y fuerza para cohesionar el partido.

Mientras tanto, el presidente Calvo-Sotelo prosigue sus reuniones con los cargos de UCD y ayer se reunió

por la mañana en las Cortes con sus parlamentarios, a los que leyó por espacio de veinte minutos un

informe sobre las causas profundas de la pérdida del electorado. A la citada reunión en el Congreso no

asistió Adolfo Suárez, quien desde el domingo permanece encerrado en su despacho de Antonio Maura.

Otro aspecto que destacaron fuentes centristas fue el de las posibles dimisiones que se producirán en los

próximos días. Como primera declaración hay que citar al secretario general de UCD, Iñigo Cavero,

quien manifestó a primeras horas de la tarde de ayer que no tiene intención de dimitir, pero tampoco

apego a los cargos

 

< Volver