Autor: F. J. . 
 Repercusiones de las elecciones andaluzas.. 
 Un comité con claro peso suarista     
 
 El País.    27/05/1982.  Página: 13. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Un comité con claro peso suarista

F.J.

En sus casi cinco años de funcionamiento el comité ejecutivo de UCD se ha reunido en pocas ocasiones

como organismo deliberante y decisorio. También ha adoptado muy diversas formas y sus "hombres

fuertes" han tenido distintos grados de poder, aunque siempre delegado por el presidente del Gobierno y

estrictamente supeditado a esta figura unipersonal.

Así, los hombres que antes del congreso de Palma de Mallorca (febrero 1981) controlaron la organización

del partido —Salvador Sánchez Terán, Arturo Moya, Rafael Arias Salgado, etc— jamás tuvieron un peso

real independiente de La Moncloa. La sede ejecutiva de UCD, primero en la calle Cedaceros, luego en la

calle Arlaban, fue siempre considerada una especie de subdelegación de la presidencia del Gobierno, al

estar centradas en la misma persona las presidencias del Gobierno y el partido.

Todo indica que tras los vaivenes sufridos en el forcejeo para que Agustín Rodríguez Sahagún cediese la

presidencia, el pasado mes de octubre, a Leopoldo Calvo Sotelo, y tras la profunda revisión a que obliga

la derrota andaluza, el comité ejecutivo se verá dotado de un nuevo poder. De ahí las presiones suaristas

para separar las presidencias de Gobierno y partido.

Y, sin embargo, la composición del comité ejecutivo de UCD no parece ideada para satisfacer plenamente

a las distintas familias políticas: Suárez cuenta con al menos trece seguidores en este comité, desde

Agustín Rodríguez Sahagún y Rafael Calvo Ortega, hasta el nuevo secretario general de las Juventudes

centristas, Dionisio Ramos.

Calvo Sotelo contaría, de acuerdo con diversas fuentes ucedistas, con apenas unos ocho incondicionales,

entre ellos José Pedro Pérez Llorca, Juan Antonio García Diez, Jaime García Añoveros, Iñigo Cavero,

Emilio Attard, Jerónimo Albertí o Álvarez Pedreira. Ello indicaría que el presidente del Gobierno se

encuentra en este organismo en cierta minoría con respecto a Suárez.

Tercero en importancia sería el grupo "martinvillista" de lealtades fluctuantes: el propio Rodolfo Martín

Villa, Juan José Rosón, Gabriel Cisneros, Sancho Rof, Pérez Miyares, Olarte, Martínez Meseguer o el

ministro de Sanidad, Manuel Núñez, se encuentran en este apartado.

Finalmente, es de considerar el grupo liberal, en el que se encuadran la ministra de Cultura, Soledad

Becerril, Joaquín Satrústegui o Luis Miguel Enciso. El presidente del Consejo de Estado, Antonio

Jiménez Blanco, que también se califica como liberal, está hoy considerado como más próximo al

presidente.

Los democristianos están débilmente representados, con Landelino Lavilla, Iñigo Cavero y Javier

Rupérez. Estos dos últimos no están considerados, sin embargo, plenamente dentro de la corriente

organizada de los cristianos.

Como socialdemócratas, se encuentran García Diez (leopoldista más que socialdemócrata y el ministro de

Transportes, Luis Gámir, actualmente considerado bastante próximo a Suárez.

A la reunión de ayer, además de los 38 miembros del comité ejecutivo, fueron invitados cuatro miembros

del secretariado: Pedro López Jiménez (responsable de organización y de la campaña andaluza), Juan

Antonio Ortega Díaz Ambrona (programas y estudios), Eugenio Nasarre (responsable de formación y

asesor presidencial en La Moncloa) y Rafael García Falencia (responsable de temas económicos).

 

< Volver