Autor: Gil, Francisco Javier . 
 En caso de que prosperara la moción de la izquierda contra Robles Piquer. 
 Calvo-Sotelo amenazó a Alfonso Guerra con disolver las Cortes     
 
 Diario 16.    17/06/1982.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 23. 

NACIONAL

En caso de que prosperara la moción de la izquierda contra Robles Piquer

Calvo-Sotelo amenazó a Alfonso Guerra con disolver las Corles

En septiembre posiblemente se disuelvan las Cortes y se convoquen elecciones generales para el mes de

noviembre

La nueva UCD, sin sus actuales críticos - democristianos, conservadores y los liberales -, comparecerá

liderada por Adolfo Suárez

El presidente Calvo-Sotelo amenazó el martes al vicesecretario general del PSOE, Alfonso Guerra, con

disolver las Cortes si prosperaba la reprobación del director general de RTVE, Carlos Robles Piquer, ya

que ello equivaldría a una moción de censura indirecta al propio jefe del Ejecutivo. Calvo-Sotelo parece

dispuesto a acortar la actual legislatura y convocar en septiembre elecciones generales, tras la renovación

del aparato de la UCD, cuya presidencia recaería en Adolfo Suárez, mientras que Landelino Lavilla

accedería a la secretaría general del partido, según el plan esbozado por los tres líderes centristas.

Francisco Javier GIL

Madrid –

El presidente del Gobierno y de la UCD, Leopoldo Calvo-Sotelo, durante su conversación con el

vicesecretario general del PSOE, Alfonso Guerra, el pasado martes en el Congreso amenazó con

disolver las Cortes si prosperaba la reprobación del director general de RTVE, Carlos Robles Piquer,

propuesta por la izquierda parlamentaria. En ausencia del secretario general del PSOE, Felipe González,

que guarda cama como consecuencia de un esguince de tobillo, el presidente Calvo-Sotelo abordó a

Guerra en los pasillos del Congreso y le hizo ver que la proposición no de ley presentada por los

socialistas sobre la gestión de Robles Piquer era interpretada como una moción de censura encubierta al

propio jefe del Ejecutivo y, en caso de que ésta prosperase, se vería obligado a disolver las Cortes y a

convocar elecciones generales anticipadas.

Suárez vuelve

Aunque en medios parlamentarios socialistas se niega que hubiera existido una consigna expresa para

abandonar el hemiciclo antes de la votación, se reconoce que existió una voluntad de soslayar la

responsabilidad atribuida por el presidente al partido de la oposición en la hipotética disolución del

Parlamento.

De cualquier forma, la amenaza del presidente, confirmada ayer a Diario 16 por fuentes centristas de

máxima solvencia, parece que se llevará a efecto a la vuelta del verano con o sin censura previa al actual

director general de RTVE, quien tiene ya segura su salida del ente público.

Lo que se pretende es una salida airosa para Robles Piquer por vía de dimisión a petición propia para

después de concluido el Campeonato Mundial de Fútbol y un destino que podría concretarse en una

Embajada de postín, como la de Estados Unidos o la de México, cuyo titular, Peña Abizanda, quien

curiosamente ya fue tentado hace un año por Calvo-Sotelo para la Dirección General de RTVE.

En fuentes centristas se da por seguro que la sustitución de Robles Piquer será sometida a debate en la

próxima reunión del comité ejecutivo de UCD en la que se analizará la posible salida a la crisis del

partido.

En este sentido, las mismas fuentes descartaron que el comité ejecutivo vaya a ser convocado dentro del

presente mes y se aventuraba como más verosímil la celebración de esa reunión para mediados de julio,

posiblemente para el día siguiente de la conclusión del Mundial-82, y dos días después sería convocada la

reunión del consejo político centrista.

El programa de cambios en el partido parece ya perfilado, tras los últimos encuentros entre Calvo-Sotelo,

Suárez y Landelino Lavilla. El gran ausente de estos encuentros, Rodolfo Martín Villa, parece estar

profundamente molesto por el hermetismo con que los otros tres líderes centristas han llevado las

deliberaciones.

Fuera críticos

Lo más concreto que hasta ahora ha trascendido de las mismas es lo que ayer publicaba en sus primeras

páginas un boletín confidencial y que en medios centristas se atribuía a una filtración interesada de

medios próximos al ex presidente Suárez.

Según el mencionado boletín, la previsión para el partido centrista es la inmediata retirada de Calvo-

Sotelo de la cúpula del partido, y que cedería a Adolfo Suárez, mientras que el actual presidente de las

Cortes, Landelino Lavilla, asumiría )a secretaría general de la UCD, que ahora ostenta el también

democris-tiano Iñigo Cavero.

Calvo-Sotelo, conforme a la misma fuente, habría aceptado realistamiento la situación de hecho creada en

UCD y pondría el partido en manos de Suárez al tiempo que renunciaría a encabezar la lista electoral de

su partido o, lo que es lo mismo, a pretender continuar en la Presidencia del Gobierno.

Suárez, por su parte, intentaría el retorno de todos sus hombres, lo que afectará a una buena parte del

aparato centrista, y hacer de UCD un partido populista y de centro-izquierda.

A este fin, el propio Suárez mantendrá conversaciones con socialdemócratas y martinvillistas para

exponerles su plan que excluye a los democristianos de Oscar Alzaga y a los liberales, es decir, al sector

crítico que con más virulencia se opuso a su liderazgo.

Modesto Fraile

Por otro lado, el acceso de Landelino a la secretaría general de UCD supondría un intento de rebajar el

poder suarista, al tiempo que el partido conservaba sector más progresista de los democristianos

representado por el propio presidente actual de las Cortes, su hombre de confianza, Juan Antonio Ortega

y Díaz-Ambrona, y los procedentes de Izquierda Democrática, como Rupérez, Nasarre, etcétera.

Por todo ello, la impresión más generalizada es que con el fin del actual periodo de sesiones terminaría

prácticamente la actual legislatura, ya que únicamente se volvería a reunir el Pleno del Congreso en el

mes de septiembre y en él Calvo-Sotelo anunciaría la disolución de las Cortes y convocaría elecciones

generales.

Ruiz-Giménez

Fuentes centristas conectaban con estas previsiones y, especialmente, con la filtración hecha ayer al

boletín confidencial, la fulminante decisión del hasta ahora vicepresidente primero de las Cortes, Modesto

Fraile, de abandonar el grupo parlamentario centrista y pasarse al heterogéneo grupo mixto del Congreso.

Por otro lado, el grupo centrista del Congreso, reunido ayer, debatió la propuesta de consenso con los

socialistas sobre el profesor Ruiz-Giménez corno candidato a defensor del pueblo.

En medios de toda solvencia se aseguró que no existía un pacto previo entre UCD y el PSOE sobre este

punto sino solamente un principio de acuerdo que debería ser ratificado por el grupo parlamentario

centrista en su reunión de ayer.

Pero tal reunión, a decir de fuentes centristas, fue muy polémica, ya que mientras los democristianos

procedentes del grupo que en su día encabezó fíuiz-Giménez eran firmes partidarios de la propuesta,

diversos diputados próximos a Martín Villa, y, en especial, el presidente de CAMPSA, Enrique Sánchez

de León, se mostró abiertamente en contra.

Al parecer, la oposición no fue hacia el candidato sino al Gobierno y la dirección del partido, por su falta

de autoridad e incapacidad de proponer una candidatura alternativa.

Tras la turbulenta sesión, los parlamentarios centristas delegaron la decisión final sobre la candidatura de

Ruiz-Giménez —candidato inicialmente propuesto por e! PSOE- en los presidentes de los grupos

parlamentarios del Congreso y del Senado y en los consejos de dirección de los mismos, así como en el

secretario general del partido.

En consecuencia, se da por hecho que el profesor Joaquín Ruiz-Giménez será elegido próximamente el

primer defensor del pueblo.

 

< Volver