Autor: González Quirós, José Luis. 
 Tomas de posición. Proyectos de centro. 
 El porqué de un nuevo partido     
 
 ABC.    02/12/1982.  Página: 25. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

El porqué de un nuevo partido

Por José Luis GONZÁLEZ QU1ROS

Muchos votantes de Suárez en el 77 y el 79- se han preguntado por qué el presidente efe Gobierno que

fue elegido gracias a sus votos dimitió y por qué ahora ha vuelto, a la escena política desde un partido

nuevo. Las líneas que siguen constituyen un intento de aportar alguna luz sobre estas dificultades.

Suárez dimitió porque le era imposible gobernar en democracia. Ante el ataque feroz a que se vio

sometido desde la izquierda —que te acusaba de realizar una política contraria a la Constitución— y

desde la derecha —que fe presentaba como un hombre entregado al revanchismo de la Izquierda—,

Suárez quedó solo con la ayuda de unos pocos de los suyos. El partido que tanto "te debía —su misma

unidad, los triunfos electorales, etc.— no solo no supo apiñarse en defensa de su presidente, sino que se

sumó en buena medida al desconcierto general.; Suárez pudo haberse defendido, pero esa defensa hubiera

supuesto la guerra política total y la descalificación personal de gentes que eran necesarias para la

estabilización democrática. Suárez pensó que si él era ,él obstáculo, su obligación de hombre de Estado

era dar lugar al que otros miembros de su. partido tomaran él relevo, y actuó en .consecuencia.

Dimitiendo.

La historia posterior ha demostrado bien a las claras que e) partido no supo recuperarse y caminaba de

modo acelerado hacia e) suicidio. Los notables se enzarzaron en una discusión sobre galgos y podencos y

sobre el modo de repartir la herencia común. El ejemplo de insolidaridad, de personalismo, de olvido del

propio espíritu ha desbaratado la poca credibilidad que te quedaba a un partido capaz de inmolar

insensatamente a quien te había conducido a la victoria.

El campo podía quedar libre para quienes, desde la izquierda y derecha y desde et, propio .piulido que se

continúa llamando de centro, y olvidándolos problemas reales del país, aspiran únicamente a apoderarse

de esos votos populares para fortalecidos con ellos.

imponer una determinada política, aun con el riesgo evidente de reproducir la radicalización política de

España y atender, por ello, a la estabilidad decía democracia.

Suárez ha pensado que el centro progresista y reformista que este país necesita exige la existencia de un

partido a su servicio y a su medida: un partido joven, fuerte, idealista, capaz de unir alrededor de su líder

a quienes atesoran ya una larga experiencia en otros partidos y a quienes aportan fundamentalmente un

nuevo caudal de ilusión y de esperanza a la política. "El CDS aparece en la vida española cómo

testimonio de que somos capaces de aportar soluciones nuevas ante nuevas situaciones. La democracia en

España necesita progresar, convertirse en el sistema que, además de garantizar las libertades individuales,

sea el instrumento para construir un -país próspero y Justo.

Nosotros hemos, aportado un programa electoral pensado, coherente, posible/cuya principal contenido

político reside en la oferta da un pacto de Estado que permita la colaboración de todas las fuerzas

políticas en la consolidación de la democracia y en la búsqueda da tas, soluciones qué la crisis económica

requiere.

Los avances logrados en la transición han sido posibles porque prevaleció el diálogo, la moderación, la

sensatez y la tolerancia. El CDS es un partido dispuesto, con unidad interna y coherencia, a que ese

espíritu se implante cada vez más entre nosotros y a que las soluciones progresistas y reformistas de

centro tengan defensor político válido. Nosotros profesamos un profundo respeto hacia todas Is

posiciones políticas, pero tenemos una personalidad propia bien definida, ideológica y políticamente.

Nuestra única preocupación, como partido joven, es que tos españoles de centro, que votaron a Suárez en

las dos últimas elecciones, no se confundan, que renazca su esperanza, que sepan que podran arrepentirse

de no habernos votado, pero nunca da haber con confiado en nosotros porque somos un partido cargado

dé futuro.

 

< Volver