Destacados "barones" (Cabanillas, Calvo-Sotelo, Rosón…) podrían estar ausentes de la reunión. 
 UCD abre hoy su Congreso extraordinario sin unanimidad de criterios     
 
 ABC.    11/12/1982.  Página: 27. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

SÁBADO 11-12-82

NACIONAL

Destacados «barones» (Cabanillas, Calvo-Sotelo, Rosón...) podrían estar ausentes de la reunión

UCD abre hoy su Congreso extraordinario sin unanimidad de criterios

MADRID.

Nadie se atrevía ayer, en la sede de Unión de Centro Democrático, a hacer un pronóstico de lo que puede

deparar et Congreso extraordinario que este partido celebra a partir de hoy en Madrid. Mientras se

desconoce aún el contenido de la ponencia Ideológica que perfile en alguna medida la orientación que

tomará el partido, tampoco se sabe si alguno de los más destacados «barones» o fundadores de UCD

(como Pío Cabanillas, Rosón o el propio Calvo-Sotelo) asistirán al Congreso.

Los dirigentes de UCD mantuvieron ayer una intensa actividad en )a víspera del Congreso, que reunirá en

Madrid a cerca de 450 compromisarios de toda España. Se ha decidido ya que sea Iñigo Cavero quien

presente la ponencia ideológica, y que Rafael Arias Salgado y Juan Antonio Ortega hagan lo propio con

los estatutos y la estrategia, respectivamente. Seguidamente se debatirán las ponencias y sus enmiendas,

y, finalmente, se procederá a la elección del nuevo Comité Ejecutivo y del presidente de UCD.

En el plano meramente organizativo, todo controlado. Sin embargo, continúan sin despejarse las

principales incógnitas que plantea una reunión de estas características tras el descalabro sufrido por UCD

en las pasadas elecciones. Por el momento se desconoce e) contenido de la ponencia ideológica que

presentará a los compromisarios la configuración de UCD como un partido de marcado carácter

democristiano, además de la solicitud de adscripción de éste al Partido Popular Europeo.

Esta tendencia, que puede estar encabezada por Landelino Lavilla, encuentra una tenaz oposición en el

sector martinvillista, hecho que podría concretarse en la presentación de dos candidaturas para la

presidencia del partido. Sin embargo, ni Lavilla ni Martín Villa han presentado en firme sus candidaturas,

en espera del desarrollo que puedan tomar los debates.

SILENCIO DE LAVILLA

El silencio de Landelino Lavilla. a pocas horas de- comenzar el Congreso, es uno de los principales

motivos de preocupación en medios cercanos al ex presidente de UCD, que podría desear, una vez más,

que su candidatura fuera mayoritariamente aclamada en una solución de compromiso entre ambas

tendencias. También está sin determinar si el sector populista o «azul» presentará una alternativa a la

candidatura de Lavilla. Y el rumor de que Gabriel Cisneros encabezaría el sector martinvillista es

considerado por los democristianos como una avanzadilla del dirigente de ese sector.

Tampoco se conocían ayer qué posiciones políticas sostendrán algunos de los «barones» o fundadores de

UCD y ni si acudirán al Congreso. En esta duda permanecían Pío Cabanillas, Leopoldo Calvo-Sotelo y

Juan José Rosón, quien ha manifestado que estaba considerando !a posibilidad de no asistir en caso de

que no haya una alternativa a Lavilla». Otros dirigentes del sector liberal (Justino Azcárate y Joaquín

Satrústegui) ya han anunciado que no estarán presentes. Pa, recida opinión podrían tomar bastantes

miembros del debilitado sector socialdemócrata, que tampoco encuentran satisfactorias las opciones

políticas que se barajan en estos momentos.

En el único punto que parece existir acuerdo entre democristianos y martinvillistas, recogido por la

ponencia de estrategia, se refiere a establecer una coalición con AP para las elecciones municipales,

aunque estos acuerdos puedan revestir diferentes grados de compromiso, desde pactos coyunturales a

otros más generales, e incluso una integración en el PDP.

COMPROMISOS CON EL PDP

Esta última postura es defendida en bastantes sectores, e inicialmente ya se apuntan algunos dirigentes

que se podrían trasvasar. Entre ellos figuran Jaime Ignacio del Burgo, presidente de la UCD de Navarra

—que hoy no estará en el Congreso como compromisario—, que aparece como el futuro impulsor de la

formación de Alzaga en tas tierras navarras. Sin embargo, los centristas de esa provincia defenderán la

tesis de mantener el partido en la línea programática que ha defendido a lo largo de su historia, así como

las siglas.

En una posición contraria se ha manifestado Fernando Álvarez de Miranda, al declarar ayer que está

dispuesto a pensar en una coalición con el PSOE antes que con Alianza Popular, lo que, «probablemente

—dijo— no es el caso de Martín Villa, que prefiere a Fraga». El caracterizado dirigente democristiano de

UCD se mostró rotundamente partidario de las tesis de Lavilla de configurar UCD como un partido

alineado en el mundo democristiano, en la línea del humanismo cristiano, no confesional, y de respeto de

los derechos humanos.

La interpretación que se da al modelo de partido que surja después del Congreso es muy diversa, según

sea hecha por uno u otro • sector de UCD. Los más próximos a Rafael Arias (por tanto, al CDS) entienden

que una victoria de los martínviliistas obligan a al pacto con AP, mientras que si el vencedor es Lavilla

quedaría un puente tendido para un hipotético pacto con el CDS o los liberales de Garrigues. Los liberales

consideran, sin embargo, que ninguna de las dos ramas tiene puntos en común con el liberalismo. Y los

socialdemócratas entienden que el Congreso carece del menor interés al haber dejado UCD de ser un

partido de centro izquierda.

De otra parte, destacados miembros del partido pronosticaban que la desaparición de UCD no es

probable, «al menos a corto plazo». Sí se contempla la posibilidad de que al término del Congreso se

produzcan nuevas fugas, probablemente por parte de los perdedores, lo que ha llevado a algunos a

aconsejar a Lavilla el plantear una Ejecutiva de concentración, en lugar de hacerla democristiana pura.

Para determinados medios democristianos, si Lavilla logra hacer prevalecer sus tesis se le marcharán los

azules y los liberales que le quedan. Para otros, por el contrario, se hace necesaria la solución Lavilla,

pues mantener la actual correlación de fuerzas sería la mejor manera de prolongar la agonía y las

divisiones internas en el seno de! partido.

 

< Volver