Autor: Fernández Ordóñez, Francisco José. 
   El final de cierta UCD     
 
 Cambio 16.    26/01/1981.  Página: 25. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

El final de una cierta UCD

Francisco Fernández Ordóñez

EL próximo Congreso Nacional de UCD ha provocado en las últimas semanas unos grados de

expectación inesperados. Quizá la explicación se encuentre en los últimos congresos de otros partidos.

Tanto el PSOE como el PSUC y el PSA han producido congresos en los que los respectivos partidos se

han visto sacudidos fuertemente, forzando en ocasiones a la convocatoria de congresos extraordinarios.

En UCD concurren, además, algunos datos específicos. En primer lugar, se trata de una organización

política que ostenta en solitario el Gobierno del país desde junio de 1977. En segundo lugar, es un partido

que no ha sustituido la dirección política desde su momento constituyente. En tercer lugar, la argamasa

ideológica del partido se ha formado como síntesis de diversos proyectos políticos y no como extensión o

profundización de su propio proyecto.

Aparecen, como consecuencia, imbricadas varias series de problemas: la organización del propio partido,

lo que incluye su dirección y su democracia interna: la estrategia política del partido, lo que incluye su

espacio político y e! debate sobre el evidente giro hacia la derecha que se ha producido desde el último

congreso; finalmente, y como consecuencia, la propia política del Gobierno, porque lo que cuentan no son

las declaraciones generales, sino ia realidad concreta de cada día.

¡Demasiados problemas al mismo tiempo! Está claro que los problemas a que me refiero existen y

periódicamente se discuten. UCD, como el mar de Mallarmé, siempre recomienza.

A mi juicio, el Congreso no puede desconocer ninguno de estos problemas, si no se quiere dejar

desarticulada una estructura fundamental de nuestro mapa político.

Desde mi punto de vista, lo importante es llamar a las cosas por su nombre. A partir del acto de

conclusión del Congreso se inicia un período en el que van a plantearse teínas fundamentales de opción

política, [fagamos en los estatutos todos los cambios que sean precisos, pero no engañemos a la opinión

pública diciendo que vamos a discutir, angélicamente, nuevas y felices formas de democracia interna. Si

se trata de discutir el poder dentro del partido; sí se trata, a) final, de la dirección política del partido, es

bueno que cada uno explique -algunos lo hemos hecho repetidas veces- cuál es su verdadera posición

sobre los temas importantes.

Si esto se hace así, seremos conscientes de nuestras muchas diferencias no ocultas, pero seremos

conscientes también de que podemos estar juntos lúcidamente, sin la ilusión de unanimidades imposibles,

con la certeza de las coincidencias fundamentales en un proyectó político donde se encuentran millones

de españoles. Entonces habrá nacido verdaderamente UCD.

Francisco Fernández Ordóñez es ministro de justicia.

 

< Volver