Discurso del Almirante Carrero Blanco. 
 Pluralidad y asociaciones de acción política     
 
 Madrid.    23/12/1970.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 32. 

Discurso del almirante Carrero Blanco

Pluralidad y asociaciones de acción política

algo vivo, animado desde dentro, conquistado con el esfuerzo de todos. La unidad se robustece con la política de participación.

La plena realización de todos estos conceptos, que Integran la esencia de lo que es nuestro Movimiento Nacional, constituye la meta a alcanzar por nuestra acción política. Hablo después el vicepresidente del Gobierno del desarrollo político, y manifesto: "Evidentemente, en el desarrollo de nuestras Leyes

Fundamentales, haciendo que se cumplan sus preceptos con la mayor eficacia práctica cotidiana, porque tan importante es el precepto como su aplicación, porque las Constataciones se consolidan con los usos sociales. Este camino venimos siguiendo y por este camino hemos de seguir, pero cuidando muy mucho de que el desarrollo no cambie la naturaleza del sistema.

Para algunos, que paradójicamente nos tachan de inmovilistas, el desarrollo politico deseable sería volver a las andadas de los partidos políticos, porque, aunque se crean muy progresistas, en el fondo no son sino unos nostálgicos del rancio "Contrato social" de Rousseau o del trasnochado "´Manifiesto" de Marx y Engels. Siguen, aunque ellos lo disimulen, aferrados a la mentalidad de nuestros tatarabuelos de las Cortes de Cádiz o de nuestros bisabuelos de la "gloriosa", y su progresismo no deja de ser pintoresco, porque se trata de un progresismo retrógrado.

Con tal memitalidad echan de menos en estas Cortes, por ejemplo, la existencia de una oposición sistemática.

Afortunadamente, en estas Cortes no hay un grupo gubernamental que tenga que decir que sí, por disciplina de partido, a todo lo que el Gobierno proponga aunque sea equivocado, y un grupo de oposición que tenga que decir que no, también por disciplina de partido, a todo lo que el Gobierno haga, aunque sea beneficioso para el país.

En nuestras Cortes, la oposición a un proyecto de ley está siempre latente, en estado potenciad, pero no prefabricada, ciega, constituida por autómatas que abdican de la noble función de pensar por cuenta propia. En estas Cortes los procuradores adoptan posturas y posiciones con plena libertad, sin estar ligados por mandato imperativo alguno.

No hay inmovilismo en nuestro sistema—siguió más adelante el señor Carrero Blanco—. Nuestra trayectoria ni es la del moscardón que se mueve en todas direcciones, chocando constantemente con los cristales, ni puede ser jamás retrógrada. Vamos hacia adelante conscientemente, serenamente, sabiendo donde ponemos los pies y a la mayor velocidad compatible con estas elementales cautelas.

El Gobierno está decidido a proseguir con paso firme y seguro el desarrollo político. En esta empresa viene laborando sin tregua. Cumpleme anunciar a los señores procuradores que en breve plazo será remitida a estas Cortes el proyecto dé Ley Orgánica de la Justicia, y posteriormente, el proyecto de Ley Electoral y el de Régimen Local. Están igualmente en estudio por parte del Gobierno las Leyes Orgánicas del Consejo de Economía Nacional y del Tribunal de Cuentas del Reino.

En cuanto a la reforma del Reglamento de las Cortes, de todos es bien sabido que en estos momentos está también en estudio en esta Cámara y que se aprobará en su día, de acuerdo con el Gobierno, según establece la disposición adicional de la ley constitutiva de las Cortes.

Desarrollo económico

La evolución de la economía en 1970 ha sido ¡muy satisfactoria en sus principales aspectos. Hay tres hechos fundamentales: el cambio radical de nuestra balanza de pagos, que en ónice meses aumentó en más de 700 millones de dólares, hasta llegar a 1.690 millones de dólares (el doble de su valor a comienzos del presante año).

El segundo, el satisfactorio desarrollo, de la produción, que hará que nuestro producto nacional bruto crezca a un ritmo entre el 6 y el 7 por 100. y por último, el crécimiento del poder adquisitivo de los hogares españoles, al mejorar los salarios en este año, contrarrestado sólo en parte por las alzas de precios.

La economía nacional se encuentra ante un panorama esperanzador.

Dentro del Gobierno se mantendrá una política de efectiva coordinación, pero es necesaria también la cooperación del país para poder realizar inversiones que aseguren la creación de nuestro puesto de trabajo y la puesta en explotación de nuevas fuentes de riqueza.

La velocidad en el crecimiento de la renta nacional es función de la proporción entre consumo y ahorro. Cuanto mayor sea éste, mayores serán las posibilidades de inversión y por tanto, mayor será la velocidad de crecímiento de la renta nacional.

Se precisan también estabilidad de precios y mantenimiento de una prudente reserva de divisas. La velocidad en el desarrollo dependerá de cuanto más se ahorre y más se trabaje."

En este orden de ideas se refirió a la necesidad del desarrollo de la técnica y de la formación profesional. Recordó que la ley General de Educación persigue resolver este problema

sobre la base de qué todos los españoles tengan igualdad de oportunidades para llegar a ocupar en la sociedad los puestas para los que Dios les dio facultades.

Respecto a la equitativa distribución de la renta, declaró que debe ser prudentemente cerrado el abanico de los distintos niveles de ingresos, porque uno demasiado abierto entraña injusticia social. En este mismo sentido está la equitativa distribución de las cargas fiscales.

Es Justo que quienes perciben mayores ingrésos contribuyan en mayor proporción también a sostener las cargas fiscales con las que se atiende a las necesidades de toda sociedad. Esto exige una política fiscal en la que pesen menos los impuestos indirectos y se ponga un mayor acento en los impuestos directos, especialmente en el impuesto sobre la renta, y se persiga con el mayor rigor el fraudé fiscal, que entre nosotros adquiere en ocasiones situaciones de verdadero escándalo

El incremento en 1970 de la negociación sindical colectiva y la elevación del salario mínimo; la acción protectora del empleo femenino, de trabajadores de más de cuarenta años y minusválidos, y la extensión y perfeccionamiento de la Seguridad Social a sectores tan amplios como los trabajadores del mar, los autónomos y los agrarios, vieja aspiración de las Hermandades de Labradores, asi como el proyecto de ley de protección a las familias numerosas que próximamente se remitirá a las Cortes no son sino manifestaciones claras de cómo la política social sigue su marcha.

Mantenimiento de la paz

Pasemos por último a examinar el aspecto de la acción política que afecta al mantenimiento de la paz, por la que España pagó tan alto precio —siguió el vicepresidente del Gobierno.

El mundo vive una trágica realidad que no debemos desconocer: que el comunismo, soviético o chino, que esto a fin de cuentas es lo de menos, ni en su doctrina ni en su objetivo imperialista de proselitismo ha cambiado lo más mínimo después de medio siglo. Su meta sigue siendo convertir, en comunistas a todos los Estados que no lo son, entre los que naturalmente estamos nosotros."

Se refirió después al riesgo que puede correr España de verse un día envuelta en una guerra limitada, y señaló que parece probable, pero seria peligrosa ligereza el asegurar terminantemente que no.

Lo prudente es aceptar serenamente la posibilidad del riesgo, confiar en que Dios no lo permita, pero prepararse adecuadamente fortaleciendo nuestra potencia militar en la medida necesaria para que su poder disuasorio neutralice tal riesgo o para que, en todo caso, pueda ser afrontado con éxito.

"Cúmpleme manifestar a las Cortes — dijo el señor Carrero Blanco—que, sobre la base de estos conceptos generales y de consideraciones estratégicas, qué por su naturaleza son logicamente reservas, el Alto Estado Mayor y los Estados Mayores de los tres Ejércitos tienen en estadio un plan general de reestructuración de nuestras Fuerzas Armadas a fin de que las unidades operativas de los tres Ejércitos puedan mantener un alto grado de eficacia.

La situación de nuestra economía no ha consentido hasta ahora, pero consiente ya, que España dedique a la defensa una proporción del producto nacional bruto similar al de la mayoría de los países europeos.

Debo anunciar también a las Cortes el envío en breve plazo, para su estudio y aprobación, de la Ley. Orgánica de las Fuerzas Armadas, en desarrollo del Título VI de la Ley Orgánica del Estado.

El mundo occidental está siendo víctima de una progresiva escalada de la acción subversiva del comunismo, que a nosotros nos afecta con tanta mayor razón cuanto nos olvida su derrota de 1939 en nuestro suelo.

El frecuente pretexto de todas estas acciones criminales suele ser, trágica paradoja, la demanda de libertad. El comunismo pide libertad contra toda ley, en nombre de un desorbitado liberalismo, para después anular toda clase de libertades en nombre de sus propios principios,

Jurisdicción militar

Con arreglo a nuestras leyes, la jurisdicción militar es la competente para entender en la sanción de los actos de terrorismo. Pues bien, al solo anuncio de la constitución del Consejo de guerra para juzgar los hechos señalados y mucho antes de que se dictara sentencia, el comunismo, al objeto de coaccionar a la justicia, ha orquestado en él exterior una campaña contra nuestra Patria plagada de calumnias y de Injurias, presentándonos como si fuéramos un país bárbaro donde la justicia no ofrece las básicas garantías procesales.

Habló más adelante el señor Carrero Blanco de que, simultáneamente con el fomento de la campaña antiespañola que se realiza en el exterior, agentes de la subversión dentro de España han provocado incidentes universitarios y alteraciones del orden laboral, así como alteraciones del orden en la calle.

Finalmente, al objeto de crear mayores dificultades a España y con la pretensión de alentar presiones exteriores con las que coaccionar a la administración de justicia, la E. T. A ha perpetrado un nuevo crimen: el secuestro, él pasado dia 3, del cónsul honorario en San Sebastián de la República Federal Alemana.

España condena con toda energía este acto terrorista, que se suma a los, por desgracia numerosos, acaecidos en otros países, y el Gobierno ha hecho y está haciendo cuanto está en su mano para rescatar al cónsul alemán. Al objeto de facilitar lo más posible esta misión se declaró el estado de excepción en la provinciade Guipúzcoa por el plazo de tres meses. Nadie desea más que el Gobierno español que el cónsul señor Beihl sea encontrado y lamenta vivamente la natural angustia de su familia por un acto cuya única culpabilidad recae sobre la E. T. A.

"El pueblo español tiene sus leyes y por ellas se rige—dijo después—, y por lo mismo que es respetuoso con los asuntos internos de todos los países, exi-ge para sí igual respeto.

España rechaza igualmente, con la misma energía e indignación, las insinuaciones de la posible falta de garantías de loa procesados ante un Tribunal militar. Un Consejo de guerra está constituido por oficiales españoles que son hombres de honor y que han hecho un culto del cumplimiento de su deber al servicio de la Patria. Una ofensa al Ejército es una ofensa a todo el pueblo español y no es digno de llamarse español el que no se sienta ofendido."

Tranquilidad para los españoles

El señor Carrero Blanco habló más adelante de la reciente medida adoptada por el Gobierno de suspender el articulo 18 del Fuero de los Españoles por un período de seis meses en todo el territorio- nacional.

A este respecto dijo: "El Gobierno, que quiere ejercer su autoridad serenamente y con firmeza, considera que esta decisión va a ser suficiente para desarticular la acción subversiva. Si fuera necesario ampliar las medidas, lo haría sin titubeos. Que todos estén seguros de que cualquier foco de subversión será totalmente desarticulado. Nada que atente contra la paz pública quedará impune. El que dude de esta realidad y la desafíe, no espere otra cosa que el peso de la autoridad y de la ley.

Quisiera también, dentro de la más absoluto sinceridad, llevar la tranquilidad a los españoles que se hayan inquietado excesivamente. Los perturbadores no son más que pequeños grupos que serán dominados, que están dominados. Sobran recursos legales para ello. Que nadie se inquiete, pues, y que cada, cual conoce en la medida de sus fuerzas y rechacen virilmente las insinuaciones de quienes, al servicio de un enemigo de su Patria, tratan de producirles un daño.

Que los trabajadores hagan lo mismo con quienes traten de inducirles a paros laborales que dañan directamente sus propios intereses."

 

< Volver