Autor: Sopena Daganzo, Enrique. 
 Peticiones de clemencia y pastorales ante el día de la paz. 
 "Promover y desarrollar la paz pública y privada"  :   
 (Monseñor Marcelo González). 
 Madrid.    30/12/1970.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

PETICIONES DE CLEMENCIA Y PASTORALES ANTE EL DÍA DE LA PAZ

«Promover y desorrollar lo paz pública y privada»

(MONSEÑOR MARCELO GONZÁLEZ)

BARCELONA. (De nuestro corresponsal.)- El arzobispo de Barcelona, don Marcelo González, ha cursado al Jefe del Estado el siguiente telegrama: "Respetuosamente suplico Vuestra Excelencia generoso y cristiano perdón condenados pena capital proceso Burgos, invoco sentimientos de paz y concordia para el pueblo español y altas razones de clemencia siempre inspiradas santo Evangelio de Cristo, transmitiendo también unánimes peticiones y esperanzas Iglesia diocesana."

El contexto de este mensaje quizá sea el documento que el propio prelado barcelonés ha hecho público sobre el próximo Día de la Paz, y en el que don Marcelo González examina, entre otros temas, la situación española.

Con respeto a la ley y al orden constituido, con libertad suficiente para poder ayudar a corregir los aspectos defectuosos de ese mismo ordenamiento legal, que ha de tener al menos una doble función: la de ser norma y cauce.

Norma para que el cumplimiento de los deberes que todos tenemos—la autoridad y los subditos—quede garantizado, cauce también para que puedan encontrar justa expresión los derechos de todos: los del Estado, para hacer cumplir las obligaciones de la paz y el bien común, y los de los subditos, para hablar, juzgar, asociarse, intervenir y participar en la vida pública del país en cuanto afecta al bien de todos y puesta siempre la consideración, a la vez que en los legítimos intereses propios, en los que en igual justicia asisten a los demás.

Esto es lo difícil y arduo de la convivencia. Pero esto es también lo que hacen dignos y respetables a los hombres de una nación en un momento determinado y siempre. Y sólo así se hace paz, la paz de cada día, la de las acciones continuadas y perseverantes, encaminadas a construir y unir. Esta labor es quizá más lenta, pero es más segura y eficaz.

Es también la única viable en un pueblo cuyo ordenamiento público va configurándose bajo la influencia de una guerra durísima que padecimos todos, de la cual surgió un nuevo Estado, y con él una conciencia de dolor y de esperanza. Dolor por las heridas recibidas, que aún no están cicatrizadas: nadie tiene el derecho de volver a abrirlas. Esperanza de lograr una mayor justicia y bienestar que los que existían: nadie debe defraudarla."

"El pueblo español quiere paz, orden, progresiva evolución tan rápida como la prudencia polí-

tica 10 permita, tan segura como para no dar saltos en el vacio, tan esforzada como para hacer avanzar la Justicia social mucho más que hasta aquí, tan firme y concertada como para que se garantice la libertad de los que quieran construir en paz y con amor y a la vez se defienda y se proteja el orden, sin el cual la libertad es una palabra vacía y un sarcasmo.

Es necesario a la vez crear más riqueza y distribuirla más equitativamente; avanzar en la reforma social y económica de la empresa; lograr el acceso de todos a la enseñanza y a la cultura; facilitar a todas las familias viviendas, trabajo, salario suficiente, seguridad social, también para los ancianos; abrir los cauces de una Justa y sana participación política; respetar las peculiaridades regionales en el conjunto de la unidad nacional; ofrecer a las generaciones Jóvenes posibilidades de integración, capaces de aprovechar toda la riqueza que ellos pueden aportar."

Petición de clemencia

"Igualmente lo es oponerse a toda subversión violenta, a la calumnia, la mentira, el odio, la versión deformada de los hechos, la amenaza y la coacción, vengan de donde vengan. Seguramente no puede pedirse a los jóvenes que comprendan las exigencias de una guerra que no conocieron ni vivieron; pero si se les puede y se les debe pedir, si se quiere ser Justos más que complacientes, que se esfuercen por comprender a las generaciones adultas, que las sufrieron y están ahí viviendo y trabajando.

En la mutua comprensión radica la posibilidad de que se mantenga la paz y se asegure la progresiva evolución. Mas no sólo mutua comprensión. En este momento en que escribo, pensando en la paz y la concordia de todos los españoles, mi voz humilde y pobre quiere ser también una súplica de perdón y clemencia para los que acaban de ser juzgados y sentenciados a pena capital en la ciudad de Burgos.

Que la gracia del indulto llegue hasta ellos en una demostración de magnanimidad, nunca incompatible con la acción de la Justicia,"

Postura del Colegio de Abogados

Ayer, a las nueve de la mañana, se reunió en Junta extraordinaria, solicitada por un grupo de letrados que permanecieron en asamblea permanente en el Colegio de Abogados de Barcelona

Pocas horas después de conocerse la sentencia, la Junta de gobierno envió un telegrama dirigido al Jefe del Estado en solicitud de la aplicación del indulto caso de que resulte confirmada cualquiera de las condenas a pena de muerte dictadas por el Consejo de guerra

Petición del Colegio de Doctores y Licenciados

La Junta de gobierno del Colegio Oficial de Doctores y Licenciados del Distrito Universitario de Cataluña y Baleares ha enviado un telegrama al Jefe del Estado en el que solicitan la conmutación de las nueve penas de muerte impuestas, caso de ser confirmadas.

Enrique Sopeña

 

< Volver