Autor: Cortés-Cavanillas, Julián (ARGOS). 
   A los treinta y cinco años     
 
 ABC.    02/04/1974.  Página: 33. Páginas: 1. Párrafos: 1. 

LA MAÑANA. PAG. 39.

EN POCAS LINEAS A LOS TREINTA Y CINCO AÑOS

Al recordar que han pasado treinta y cinco años del término de nuestra guerra

interior y la iniciación de una Era nueva y fecunda en la Historia de España,

quiero evocar unas palabras, que pueden ser ejemplares para todos, escritas de

su puño y letra por don Julián Besteiro, que tan decisivo papel jugó, desde el

campo republicano, en los últimos momentos de la contienda para la confirmación

de la victoria nacional. Dijo así: La verdad real: Estamos derrotados por

nuestras culpas (cío ro que hacer mías estas culpas es pura retórica). Estamos

derrotados nacionalmente por habernos dejado arrastrar a la linea bolchevique,

que es la aberración política más grande que han conocida, quizá, los siglos. La

política internacional rusa, en manos de Stalin, y tal vez como reacción contra

un estado de fracaso interior, se ha convertido en un crimen monstruoso que

supera en mucho a las macabras concepciones de Dostoievski y de Tolstoi. La

reacción a este error de la República de dejarse arrastrar a la línea

bolchevique la representaban germinóme/líe, sean cuales sean sus defectos, los

nacionalistas que se han batido en la gran cruzada anti-Komirtern. Pero la

grande o pequeña cantidad de personas que hemos sufrido las consecuencias del

contagio bolchevique de la República no solamente tenemos un derecho, que no es

cosa de reclamar, sino que poseemos un caudal de experiencia triste y trágica,

si se quiere, pero que por eso es muy valiosa. Y esta experiencia no se puede

desperdiciar, sin grave daño para la construcción de la España del porvenir.*

Así habló don Julián Besteiro, un caballero español y un socialista puro, que

también dijo: ¿Pitra construir la personalidad española de mañana, la España

nacional vencedora habrá de contar con la experiencia de los que han sufrido los

errores de la República bolchevizada, o se expone a perderse por caminos

extraviados que no conducen más que al fracaso. La masa republicana útil no

puede pedir sin indig-nijicarse una partición en el botín. Pero sí puede y debe

pedir un puesto en el frente de trabajo constructivo.* Palabras de oro de un

hombre que merece ser recordado y que sean recordó-das— ARGOS

 

< Volver