Señor Melia: La generación de la guerra se niega inútilmente a envejecer     
 
 Informaciones.    25/05/1973.  Páginas: 2. Párrafos: 5. 

SEÑOR MELIA: «LA GENERACIÓN DE LA GUERRA SE NIEGA INÚTILMENTE A ENVEJECER»

MADRID, 25. (LOGOS.) — «La angustia de nuestra generación nace de 1» enorme

dificultad para plantear unas opciones de transmisión entre la España de

nuestros padres y la España de nuestros hijos», dijo don José Mella en su

conferencia que, sobre el tema ((Perfiles políticos de una generación sin

nombre», tuvo lugar en el salón de conferencias del Club Pueblo.

«La generación de la guerra —dijo— se empeña inútilmente en negarse a envejecer

y los que vienen detrás de nosotros no advierten la necesidad de una solución de

tránsito.

Nos hemos formado en el silencio —explicó— y hemos de ser, por lógica, et sostén

esencial del tránsito.

Sería exagerado hablar de este tiempo como escenario de una tragedia nacional,

pero lo cierto ts que el desencanto de muchos hombres, e] egoísmo hermético en

el que se han sumido muchos cama-radas que parecían dispuestos a trabajar codo a

cedo con sus compañeros de generación en la búsqueda de una España más justa y

más libre, se debe fundamentalmente a, esa gran hipoteca moral que impide que

las instituciones se adapten de manera flexible a las mutaciones de la

estructura social,

Mi generación —y en este punto convendría aclarar que el señor Mella se refería

a la generación actual comprendida entre los veinticinco y los cuarenta años—

vive en la conciencia de que existen muchos problemas urgentes con la necesidad

de buscarles una solución constructiva y viable dentro del propio terreno de

juego acotado por la legalidad constitucional. Hemos llegado a un punto en el

que el desarrollo económico difícilmente se podrá mantener si no existen

decisiones politica correlativas.

Tras declararse absolutamente convencido de que podemos caminar hacia Europa con

el sistema actual de representación orgánica, el conferenciante afirmó que

«nuestra generación tendrá que ser consciente con la necesidad de efectuar una

amplia serie de reformas políticas sobre el principio de tomar tu legitimidad 7

su punto de partida en el desarrollo constitucional de la legalidad del régimen

y en la nueva realidad sociológica de la España de nuestros días».

Finalmente el señor Mella dijo estas palabras: «Somos mochos Jos que hemos

nacido después de la guerra civil y nos negamos a que el país r produzca o

mantenga los í... files de un cisma insondable que divida a la nación en dos

mitades inconciliables. Precisamente por ello queremos partir de la realidad que

la España de hoy nos ofrece, pero nos negamos también a que el precio de nuestra

participación sea nuestro conforme.

 

< Volver