Autor: Oneto Revuelta, José. 
 A última hora d ela mañana. 
 El capitán general firmó la sentencia  :   
 Sigue el interés mundial en torno al proceso de Burgos. 
 Madrid.    30/12/1970.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

A última hora de la mañana

El capitán general firmó la sentencia

Sigue el interés mundial en torno al proceso de Burgos

Según nos informa nuestro enviado especial en Burgos, José Oneto, la ciudad castellana continúa impresionada por la sentencia. El intenso frio reinante contribuye a que el púbiico transite con prisa por las calles. Algunos periodistas y varios abogados han abandonado ya la ciudad, y el punto hacia donde en las últimas veinticuatro horas convergían todas las miradas: la residencia del teniente general García Rebull. En este mismo palacete barroco residió Franco durante la guerra y aquí formó el primer Gobierno del nuevo Estado.

Anoche, a primera hora, el capitán general recibía visitas de militares algunos de alta graduación, mientras sus coches oficiales permanecían estacionados a la puerta de la sede de Capitanía.

Visita a la prisión

Mientras, en el hotel Almirante Bonifaz las horas transcurren lentamente. De vez en cuando, alguien trae noticias sobre la repercusión de las sentencias en España o en el extranjero. Sólo han quedado los abogados de los condenados a muerte: Ivon de Navascués, defensor de Francisco Javier Larena; José Antonio de Echevarrieta, defensor de Izco de la Iglesia; Miguel de Castell, defensor de Mario Onaindia; Ruiz Ceberio, defensor de Uñarte Romero; Ruiz Balerdi, defensor de José María Dorronsoro, y Juan María Bandrés, defensor de Joaquín Gorostidi, que son acompañados por otros cuatro letrados. A lo largo del día de ayer, los abogados han podido visitar en la Prisión Central de Burgos a sus clientes. Según ha trascendido, el estado de ánimo de los condenados es bueno, la mayoría de ellos han pasado la noche bien y sólo se nota más nerviosismo entre los condenados a penas de reclusión.

Hoy, como día de visita, se espera la llegada de casi todos los familiares. En Burgos sólo estuvo ayer el padre de Larena. Al parecer, la madre de Izco de la Iglesia se ha ido estos días a Bilbao con uno de sus hijos y ha recibido la noticia telefónicamente.

Telegramas

A primeras horas de la madrugada, los 16 defensores han dirigido al Jefe del Estado, residencia de El Pardo, un telegrama urgiendo la no ejecución de las penas del sumarísimo 31/69. Por otra parte, trece de los abogados cuyos patrocinados están en la prisión de Burgos, han solicitado del director generaí de Instituciones Penitenciarias por telegrama que dada la situación se habilite por la Dirección de la prisión la posibilidad de la comunicación simultánea de varios letrados con sus respectivos clientes.

J. Oneto

 

< Volver