Autor: Contreras, Lorenzo. 
 CORTES. Comisión de Presupuestos. 
 Los mutilados republicanos y la consignación para el Consejo Nacional, temas a debate     
 
   12/12/1972.  Páginas: 1. Párrafos: 20. 

CORTES

COMISIÓN DE PRESUPUESTOS

Los mutilados republicanos y la consignación para el Consejo Nacional, temas a

debate

Por Lorenzo CONTRERAS

La asistencia a los mutilados de guerra del Ejército republicano y las

consignaciones prevista? en los presupuestos para el Consejo Nacional

(comparativamente superiores a las reservadas a las Cortes) fueron ayer temas de

debate en las Cortes. En ambas discusiones llevaron el peso de la critica los

procuradores familiares señores Escudero y Esperaba.

El asunto de las atenciones a los mutilados de guerra republicanos en paridad

con los mutilados dé la zona nacional fue suscitado al hilo de una enmienda del

procurador don Afrodisio Ferrero, que postulaba «un a solución al problema de

ayuda individualizada a los inválidos necesitados para sufragar los gastos

personales de formación profesional o adaptación social». Fue entonces cuando el

señor Escudero, apoyado por el señor Esperaba, evocó la situación de aquellos

mutilados, calificando de «injusto» su actual «status».

El general García Rebull, capitán general de Madrid, tomó la palabra para

replicar al representante guipuzcoano. Negó que Se hayan cometido injusticias.

Proclamó que todos los españoles forman una misma familia en virtud de la paz

nacida el 1 de abril de 1939. La patria —dijo— no comete injusticias.

«NO ME REBELE CONTRA EL EJERCITO REPUBLICANO))

El señor Escudero preguntó: «¿Qué acción colectiva ha ejercitado la sociedad

española, y en la sociedad, naturalmente, englobo al Gobierno, para dispensar

asistencia a esos españoles?»

«Respondo —continuó—, porque soy protagonista en gestiones personales y en ruego

dirigido al Gobierno, que ninguna.»

Señaló luego que los mutilados de la División Azul están recibiendo asistencia

del Gobierno federal alemán.

Otro militar, el general Galera Paniagua, se sumó al debate. Suscribió

enteramente lo dicho por García Rebull. «Yo no me rebelé —dijo— contra el

Ejército republicano, sino contra el comunismo.»

«FUE U NA CRUZADA»

El general Galera reivindicó para la guerra española el nombre de «cruzada».

Expresó su contrariedad por el hecho de que treinta y nueve años después de la

contienda, algunos españoles todavía tengan que recibir estos recordatorios.

El general García Rebull, en un nuevo turno insistió en este aspecto. «La guerra

—agregó— se produjo entre el catolicismo y el ateísmo, y desde ese punto de

vista fue una cruzada.»

El capitán general de Madrid negó que el Ejército republicano mereciera esta

calificación, pues en su mayoría estaba integrado por extranjeros.

Los señores Escudero y Esperabé reiteraron sus puntos de vista. El segundo dijo

que, a la luz del Derecho Internacional Público, la contienda española fue una

guerra civil.

Intervino el ponente de la ley de Presupuestos, señor Pinilla, quien recordó su

trayectoria falangista anterior a 1936 y su condición de antiguo militante de la

División Azul. Apoyó las palabras de los generales antes citados. Dijo que la

guerra fue necesaria, pues la República era un «títere» de Moscú.

Manifestó que los españoles ya no están desunidos, y las únicas diferencias son

las que se dan entre españoles honrados y españoles «sin honor y sin vergüenza»,

q u e continúan amenazando al Régimen.

Durante la polémica, don Adolfo Muñoz Alonso recordó que hubo dos hermanos

llamados Caín y Abel. El señor Escudero pidió entonces que, a efectos políticos,

se borren ciertas páginas de la Historia Sagrada,

CONSIGNACIONES DISCUTIDAS

Durante el otro debate —el relativo a las consignaciones al Consejo Nacional—,

el señor Esperabé declaró eme los 99 millones que recibirá, no guardan

proporción con los poco más de 220 millones reservados a las Cortes, pues éstas

tienen cerca de 600 miembros, mientras el Consejo apenas rebasa los cien.

Impuenó las cifras también el señor Escudero. La señorita Mónica Plaza,

consejero nacional, recordó que el Movimiento es también «organización».

¡(TORPEDOS BAJO LA LINEA DE FLOTACIÓN»

El presidente de la Comisión de Presupuestos, señor García Hernández, también

consejero nacional, calificó a Esperabe de «submarinista parlamentario» porque

dispara —dijo— «torpedos bajo la línea de flotación».

Escudero puso las cifras en relación con la escasa actividad política del

organismo colegiado del Movimiento. El general Galera protestó v dijo que en la

Academia cuando alguien quería darse de baja, no tenía más que gastar una póliza

de 1,50 pesetas. Clara invitación a los procuradores que antes hablan formulado

las críticas.

El presidente de la Comisión, contrariado, puso término a la discusión.

NADA PRACTICO

En ambos debates, loa señores Esperaba v Escudero no lograron nada práctico. El

asunto de los mutilados no prosperará porque la expresión «mutilados del

Ejército Republicano» no es materia de la Comisión de Presupuestos, sino en todo

caso de la Comisión de Defensa.

En lo relativo a las consignaciones para Cortes v Consejo Nacional, ambos

capítulos tuvieron los votos en contra de los procuradores v» citados, a los que

se unió, en el segundo el señor Aparicio Bernal.

El total de lo presupuestado para Cortes asciende a pesetas 222.289.000 (para el

año 1973). Al Consejo Nacional y al Instituto de Estudios Políticos

corresponderán en esta anualidad 99.159.000 pesetas.

12 de diciembre de 1372

 

< Volver