Autor: Baró Quesada, José. 
   Semana de alta tensión     
 
 ABC.    06/12/1970.  Página: 24. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 24.

LA SEMANA POLÍTICA

Semana de alta tensión, cargada de acontecimientos políticos a nivel de la calle y de enorme expectación dentro y fuera del territorio nacional. Todo en torno al Consejo de Guerra iniciado en Burgos para juzgar a dieciséis terroristas acusados de gravísimos delitos contra la vida, la propiedad, la integridad de la patria y el orden público.

Paralelamente al proceso, fue secuestrado en San Sebastián, por correligionarios de los procesados, el cónsul de la República Federal Alemana en la capital de Guipúscoa, señor Beihl Schaeffer. Los secuestradores hicieron saber que la suerte de su víctima, totalmente ajena a los problemas españoles, depende de la que corran esos dieciséis acusados. Nuestro ministro de Asuntos Exteriores visitaba oficialmente en esos momentos Alemania.

Ante semejante situación y una serie de desórdenes que alcanzaron su grado máximo en Guipúzcoa, el Gobierno, reunido en Consejo de Ministros presidido por el Caudillo, acordó declarar el estado de excepción en esa provincia. Al mismo tiempo manifestó que el terrorismo no torcerá la marcha de la justicia, y que ésta, la Lev y el orden es lo que a todos nos corresponde defender.

Elementos extremistas vinculados al anarquismo y al comunismo y dirigidos en gran parte desde el exterior organizaron manifestaciones y huelgas y promovieron incidentes y algaradas en algunas ciudades. Fueron jornadas de claro matiz político y subversivo, sin ninguna reacción favorable de la opinión pública, indignada y conmovida por el vandálico episodio de San Sebastián.

La Conferencia Episcopal Española expresó su comprensión y confianza hacia los prelados donostiarra y bilbaíno, autores de una pastoral solicitando clemencia, tn caso de penas de muerte, para los procesados de Burgos, y apeló a la conciencia de los secuestradores del cónsul alemán, de quien recibió una carta su colega en Bilbao. Según esa carta, no ha sido causado daño material alguno al señor Beihl.

El Jefe del Estado, que cagó el pasado lunes con el Príncipe, recibió el martes a varios generales, jefes y oficiales de las Fuerzas Armadas; A miércoles concedió diversas audiencias civiles; el jueves atendió y despachó distintos asuntos; el viernes presidió la reunión plenaria del Gobierno y celebró en la intimidad familiar su setenta y ocho cumpleaños. Y ahora, cuando redacto estas líneas, Su Excelencia- está casando fuera de Madrid. José BARO QUESADA.

 

< Volver