De la Victoria a la Paz     
 
 Informaciones.    01/04/1972.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

INFORMACIONES

DE LA VICTORIA A LA PAZ

HOY hace treinta y tres años del fin de la guerra civil española. Es un

aniversario en el que al tiempo Que puede constatarse la solidez del Estado

erigido tras aquel trauma nacional, se observa que las motivaciones que dieron

pie a la guerra se encuentran archivadas en la Historia y empolvadas por el

tiempo. Nada de lo que llevó a los españoles a enfrentarse con las armas

permanece hoy. Lo que hace treinta y seis años escindió sangrientamente al país

se ha trocado en una voluntad común de paz, progreso y libertad.

El hecho que queremos constatar es tanto político como biológico La inmensa

mayoría de quienes puedan leer estas líneas, o no vivieron o no participaron en

aquella guerra entre hermanos. «Los que no hicieron la guerra» conforman ahora

la mayoría activa del país, desde las aulas universitarias hasta muchos

despachos ministeriales. En el Consejo Nacional del Movimiento —órgano que vpja

por el espíritu de fechas como el 18 de julio y el 1 de abril— se sienta ya un

hombre que aún no había nacido el día que Franco firmó el último parte de

guerra. Estimamos que es esta la auténtica significación de ¡a efemérides de

hoy: la total superación de aquel trauma civil en lo político y en lo

generacional.

El 1 de abril, por tanto, sin dejar de remitirnos a la Historia, nog recuerda el

presente y nos invita a proyectar el futuro. A treinta y tres años del final de

la guerra civil, lo que requiere exaltación es la legitimidad de ejercicio del

Estado en este prolongado período. El progreso económico, social y político

logrado, ei crecimiento vegetativo del país en todos los órdenes, constituyen

una acumulación de bienes, un patrimonio nacional que el país no quiere

inmovilizar sino invertir confiada y esperanzadamente.

Desde este 1 de abril contemplarnos una nación unida —gracias al esfuerzo común

y a la adhesión perenne de los españoles al Jefe del Estado y a su obra

pacificadora— en el afán de continuar sin retrocesos ni estancamientos el camino

que sus mayores emprendieron. Si alguna vez hubo «dos Españas», hoy silo existe

un pueblo que, con una saludable diferencia de criterios tácticos, persigue una

estrategia de prosperidad económica, desarrollo social y progreso político.

Para nosotros, el 1 de abril es festividad de convivencia y concordia nacional,

en la que todos nos congratulamos con la vista puesta en el futuro.

 

< Volver