En cartas entregadas personalmente al prelado. 
 Varios sacerdotes bilbaínos piden la dimisión del obispo     
 
   28/09/1968.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

EN CARTAS ENTREGADAS PERSONALMENTE AL PRELADO

VARIOS SACERDOTES BILBAÍNOS PIDEN LA DIMISIÓN DEL OBISPO

BILBAO. (EUROPA PRESS.)—El jueves llegó a conocimiento del obispado de Bilbao que para las diez de la mañana de ayer se proyectaba una reunión de sacerdotes en el barrio de Ariz, perteneciente al Municipio de Basauri, cercano a Bilbao. Las fuentes informantes indicaban que los organizadores esperaban acudiesen a ella de 120 a 130 sacerdotes, de los 800 con que, aproximadamente, cuenta la diócesis de Vizcaya.

Desde nace varios días habían sido distribuidos tres modelos de cartas dirigidas al prelado, doctor Gúrpide Beope, en las que, tras formular contra él algunas acusaciones, le pedían que renunciase a su sede.

En la proyectada reunión —siempre según las fuentes que informaron al obispado— se trataría de decidir cuál de los tres modelos de carta —el contenido es sensiblemente parecido en las tres, aunque el tono va, según nuestras noticias, desde el moderado al extremista— debía serle enviado al obispo. 12 27 (74).—A. Carmona.

AUDIENCIA

La reunión, en efecto, se celebró ayer a la hora citada. No es posible indicar con certeza el número de sacerdotes que han acudido a ella, ya que, según fuentes autorizadas, no han pasado de 15, mientras en otros medios se asegura que los asistentes han sido bastantes más.

Lo cierto es que, hacia mediodía, unos 15 sacerdotes llegaron al obispado en diversos vehículos, con la pretensión de visitar al prelado. Se les indicó que, siguiendo las normas establecidas, serían recibidos de uno en uno, pero esperando su turno, puesto que otras oersonas ge encontraban anteriormente en el lugar con el mismo deseo, hasta que llegase la hora del cierre normal de las audiencias.

Cuatro o cinco de estos sacerdotes fueron recibidos por el obispo, y, a título personal, le hicieron entrega de la carta. Al parecer, monseñor Gúrpide ha recibido por este conducto al menos dos de los tres modelos existentes.

Tenemos entendido que, a la vista de la disparidad de criterios existentes en este sentido, antes de la reunión de la mañana ya se había decidido que los sacerdotes que estuviesen de acuerdo en pedir al obispo la renuncia a su sede le hicieran llegar, por el medio que creyesen más oportuno y a titulo personal, el modelo de carta que prefirieran o bien otro distinto.

 

< Volver