Nota de la Capitanía general de Burgos. 
 Condenas a tres miembros de la ETA     
 
   17/07/1969.  Páginas: 1. Párrafos: 19. 

NOTA DE LA CAPITANÍA GENERAL DE BURGOS

Condenos o tres miembros de la E.T.A.

BURGOS.—La Oficina de Prensa de la Capitanía General de la sexta región militar ha facilitado la siguiente nota:

"El 15 de julio, en la sala de justicia de esta región militar se celebró un Consejo de guerra sumarísimo para ver y fallar causa instruida contra los paisanos José Ramón Garaicorta Ugarriza y José Ángel Aramendi Bilbao por actividades de tipo subversivo separatista desarrolladas en la provincia de Vizcaya y Guipúzcoa.

El Consejo de guerra estimó en síntesis como probados los hechos siguientes:

Existe la Organización separatista E. T. A., que es de carácter clandestino e ilegal, y que sus finalidades son trastornar el orden interior, desprestigiar la nación española y sus Instituciones fundamentales, destruir la organización del Estado y desmembrar una parte del territorio nacional, todo ello a través de la propaganda, de la acción subversiva, del terrorismo o de la subversión social.

Los procesados

El procesado José Ramón Garaicorta Ugarriza pertenecía a la E. T. A., formando parte del grupo de la localidad de Orozco, al que había sido adscrito por otros responsables de la Organización y era consciente de que en la Organización estaban formados grupos armados con finalidad subversiva. Mantuvo contacto con diversos dirigentes y miembros destacados de la E. T. A., asistiendo a reuniones con periodicidad quincenal de los componentes de la "zona" a la que pertencía.

Por otra parte, con independencia de lo anterior, se distinguió por actos ostensiblemente separatistas desde la época en que era seminarista en Derio, enviando escritos anónimos al entonces alcalde de Orozco. En 1968 se traslada a Vitoria y enlaza con dirigentes de la E. T. A., procesados en otros sumarios, que formaban grupo armado de la Organización.

Este procesado, además de actuar en la zona de Vitoria, continuaba asistiendo a las reuniones de Orozco. En Vitoria distribuyó propaganda de la E. T. A. y llegó a ceder su documento nacional de identidad al "liberado" de la Organización Onaindía Nachiondo, que éste utilizó como propio hasta el punto de que cuando fue detenido se le identificó en los primeros momentos como Garaicorta.

El procesado José Ángel Aramendi Bilbao, que usaba a efectos de la Organización el apodo de "Teodosio", pertenecía a la E. T. A., para la que venía formándose años atrás por influencia del párroco de Orozco. Desde su incorporación a la E. T. A. asistió a reuniones con el primer procesado y demás componentes del grupo de "zona" a que pertenecía, participó en actividades tan significadas como la información, elaboración y examen de listas de personas del pueblo caracterizadas por su españolismo, para vigilarlas y controlarlas como posibles objetivos de la E. T. A.; estudio de represalias contra el sargento de la Guardia Civil de Orozco y otras personas caracterizadas, algunas de las cuales fueron Objeto de amenazas por individuos no identificados; preparación de un plano urbano de Orozco, señalando puntos Importante, establecimientos comerciales, domicilios de las personas más destacadas; preparación, por encargo expreso de la Organización, de un plano de la casa-cuartel de la Guardia Civil de Orozco, con todos los detalles de la misma, con el fin de preparar una acción tendente al asalto del cuartel y utilización de su armamento.

Con independencia de la actuación en su grupo, en septiembre de 1968, y a requerimiento del párroco de Orozco, ayudó al mismo a guardar en las escuelas de Urigoti un paquete que contenía cinco bombas pertenecientes a la E. T. A.; bombas que unos días después sacaron de las escuelas y ocultaron en una alcantarilla, donde fueron encontradas en enero del año en curso.

Ambos procesados utilizaban una casa cural para guardar la propaganda que les era entregada por elementos de la Organización, procesados en otros sumarios, y que luego repartían.

Los hechos que sintéticamente se relatan con anterioridad han sido estimados por el Consejo de guerra como constitutivos del delito de rebelión militar, a tenor del artículo segundo del decreto-ley de 21 de septiembre de 1960, y de otro delito de auxilio a bandidaje, según el párrafo segundo del artículo sexto del mismo decreto-ley.

En consecuencia, el Consejo de guerra ha dictado sentencia por la que se condena a José Ramón Garaicorta Ugarriza a cinco años de prisión, por el delito de rebelión militar, y a dos años de prisión menor por auxilio a bandidaje, y a José Ángel Aramendi Bilbao, a la pena de cinco años de prisión.

La defensa de los procesados interpuso escritos de alegaciones ante la autoridad judicial, alegando la inaplicabilidad del decreto-ley de 21 de septiembre de 1960, solicitando que las actuaciones fueran elevadas al Consejo Supremo de Justicia Militar, por estimar que los hechos perseguidos debieran encuadrarse en el Código Penal común, como asociación ilícita y propaganda ilegal o, en último extremo, como simple complicidad en rebelión militar.

El excelentísimo señor capitán general, de acuerdo con el informé de su auditor, ha desestimado las alegaciones de las defensas de los procesados y ha aprobado las sentencias, que son firmes y ejecutivas.

Otro proceso

En la misma fecha se celebró Consejo de guerra, seguido por procedimiento sumarísimo, contra el procesado paisano Antonio Pérez Ayala. El Consejo de guerra estimó como hechos probados que el procesado es miembro activo de la Organización subversiva separatista E. T. A., que con carácter clandestino e ilegal pretende transtornar el orden pliblico interior, despreciando la nación española y sus Instituciones fundamentales, destruir la organización del Estado y desmembrar una parte del territorio español a través de la propaganda, el terrorismo y la subversión social.

Antonio Pérez Ayala es miembro destacado del llamado "frente cultural" de la Organización, el cual había sufrido prisión por actividades de carácter separatista. En la cárcel entró en contacto con elementos políticos contrarios a las Instituciones de la nación, y una vez en libertad, y aprovechando dichos contactos, entró en relación con un elemento destacado de la E. T. A. huido, llamado Escubi Larraz; con otro dirigente, Uriarte Romero; con miembros de las ilegales Comisiones Obreras, de las que adquiere una preparación doctrinal, dedicándose posteriormente, a su vez, a dar charlas de carácter ideológico de matiz claramente subversivo. Redacta personalmente distintos artículos de carácter separatista y subversivo, dirigidos a las agrupaciones de la E. T. A. con la finalidad de desprestigiar la labor del Estado y sus Instituciones, tergiversando con fines ideológicos y subversivos las constantes ideológicas españolas para ocasionar y producir en el ánimo de los activistas de la Organización, a los que iban dirigidos sus artículos, el desprestigio y descrédito del Estado, de las Instituciones políticas y básicas que lo estructuran, del Gobierno que rige los destinos de la Patria, del Ejército y del conjunto de los órganos de la autoridad.

Con los trabajos del procesado se nutrieron gran parte de las páginas de "Zutik", órgano clandestino de la E. T. A., de contenido total antiespañol y que era portavoz de la Organización.

El Consejo estimó la conducta del procesado como constitutiva de un delito de rebelión militar, a tenor de los párrafos 1 y 2 del artículo segundo del decreto-ley de 21 de septiembre de 1960, por lo que impuso al procesado Antonio Pérez Ayala la pena de siete años de prisión.

El defensor del procesado presentó escrito de alegaciones solicitando, alternativamente, que no fuera considerada delictiva la conducta de su patrocinado o que fuese simplemente estimada como de cómplice en rebelión.

El excelentísimo señor capitán general, de acuerda con el informe de su auditor, ha desestimado las alegaciones de la defensa del procesado y ha aprobado la sentencia, que es firme y ejecutiva.

Las dos vistas se celebraron en audiencia pública y ante el Consejo de guerra se practicaron todas las pruebas solicitadas por el ministerio fiscal y la defensa.

Burgos, 16 de julio de 1969."

(Europa Press.)

 

< Volver