Bilbao: Las oficinas, desalojadas por la policía. 
 Los sacerdotes recluídos en el Obispado, detenidos     
 
   03/06/1969.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

BILBAO: LAS OFICINAS, DESALOJADAS POR LA POLICÍA

Los sacerdotes recluidos en el Obispado, detenidos

BILBAO.—Los cinco sacerdotes que se encontraban recluidos voluntariamente en las oficinas del Obispado de Bilbao han abandonado éstas a las once menos cuarto, anoche, acompañados por miembros de la Brigada de Investigación Social y de la Jefatura Superior de Policía. Posteriormente pasaran a la Jefatura de Policía y allí se encuentran detenidos en los momentos de redactar esta noticia.

Después de casi ochenta y una horas de encierro fueron desalojadas las oficinas que ocupaban estos cinco sacerdotes y conducidos éstos a la Jefatura Superior de Policía, en virtud de un mandamiento dado en este sentido por el juez instructor del Juzgado militar eventual número dos, de Bilbao.

El citado juez instructor, teniente coronel don Nicolás Horta, manifestó a los representantes de la Prensa que se dirigieron a él, que no podía facilitar información alguna en virtud de lo dispuesto en el Concordato entre España y la Santa Sede.

En la Jefatura Superior de Policía tampoco se pudieron conseguir más detalles que el de que los miembros de la citada Brigada habían cumplido órdenes de la Jurisdicción militar.

Asimismo tampoco ha sido posible, por otra parte, obtener información alguna de la Oficina de Información del Obispado.

Aunque no ha sido confirmado oficialmente, parece que en el día de ayer han sido abiertas al público las oficinas del Obispado, que fueron cerradas por orden del prelado durante la mañana del pasado sábado.

HUELGA DE HAMBRE

Se sabe también que durante el encierro se había sentido indispuesto, con fiebre alta, uno de los sacerdotes—concretamente don Alberto Gabicogogeascoa Menchaca—y fue precisa la intervención de un médico, que penetró en el lugar donde los sacerdotes se encontraban encerrados. Parece que éstos llevaron a cabo con rigurosidad su anunciada huelga del hambre, hasta el punto de tomar solamente agua con azúcar.

Hacia las siete de la tarde se habían dirigido a las oficinas del Obispado miembros de la Brigada de Investigación Social. Parece ser que los sacerdotes cerraron por dentro la puerta de acceso al lugar en que se encontraban, negándose a atender la indicación que la Policía les hacía que lo abandonasen, aunque se les dijo que tenían el mandato judicial correspondiente.

Aunque no ha sido posible confirmar este extremo, parece deducirse que el administrador apostólico de la diócesis, monseñor Cirarda, quien se encontraba en el palacio episcopal, en la calle de Henao, no ha autorizado el que la detención se llevase a cabo, si bien, como es sabido, había comunicado a los sacerdotes, con mandato formal a que abandonasen el lugar de su encierro.

Como se sabe estos cinco sacerdotes se encerraron x´olun-tariamente en !as oficinas del

Obispado de Bilbao, situadas en la calle de Alamedas de Mazarredo, número 12, el pasado viernes, a las dos de la tarde, con el fin de iniciar una huelga de hambre.

Estos sacerdotes habían enviado escritos al ministerio de Justicia, a la Cruz Roja, a la Onu y al administrador apostólico de la diócesis, manifestando sus puntos de vista en relación con la ley de Bandidaje y Terrorismo los derechos humanos, los Juzgados militares especiales, los detenidos políticos y aspectos pastorales relacionados con la violencia.—Europa Press.

 

< Volver