Autor: Echevarría, Francisco. 
 Nuevo atentado terrorista. 
 Secuestro de un directivo de la empresa precicontrol, en Abadiano (Vizcaya)     
 
 ABC.    20/01/1972.  Página: 13. Páginas: 1. Párrafos: 15. 

MADRID, JUEVES 20 DE ENERO

DE 1972 - NUM. 20.537 CINCO PESETAS

DIRECTOR; TORCUA-TO LUCA DE TENA DEPOSITO LEGAL M -13 -1958 -104 PAGS.

NUEVO ATENTADO TERRORISTA

SECUESTRO DE UN DIRECTIVO DE LA EMPRESA PRECICONTROL, EN ABADIANO (VIZCAYA)

La E. T. A., que se hace responsable del hecho, amenaza con darle muerte si el lunes no se hubiesen cumplido determinadas condiciones

CUATRO JÓVENES ARMADOS OBLIGARON AL SEÑOR ZABALA A SUBIR A UN AUTOMÓVIL QUE HABÍAN ROBADO Y QUE POSTERIORMENTE KA SIDO LOCALIZADO

Efectuaron varios disparos para intimidar al encargado de la empresa, que acudió a impedir el secuestro

Bilbao 19. (Crónica telefónica de nuestro corresponsal.) A primeras horas de la mañana de hoy, miércoles, fue secuestrado en la barriada de Matiena, de la localidad vizcaína de Abadiano, el industrial don Lorenzo Zabala Suinaga, director-gerente de Motobic.

«Eran las ocho en punto de la mañana. Justo estaba sonando la sirena de entrada...», ha declarado el encargado de Motobic, que ha sido quien más cerca ha vivido este nuevo secuestro realizado en el País Vasco.

El claxon de un coche sonaba con insistencia a la puerta de la fábrica y el encargado bajó corriendo las escaleras, convencido que de había sido un accidente, pues hace unos meses que, en esa misma hora, un coche dio la vuelta de campana cerca de la fábrica.

CUATRO SECUESTRADORES

La puerta de entrada a Motobic no estaba iluminada, pues habían apagado la luz a esa hora en que aún era de noche. Don Lorenzo Zabala había llegado en su coche, un Seat 124, de color crema, matrícula BI-122687. cuando a su Vado aparcó otro Seat 124. de color hueso, matrícula BI-148753, de donde salieron cuatro personas. Se dirigieron al coche del señor Zabala, con quien forcejearon antes de lograr sacarle del interior. Se agarró al volante y no dejó de sonar el claxon. Con tanta fuerza que llegó a arrancarlo. Parece que para sacarlo del coche tuvieron que aplicarle un narcótico.

Los secuestradores, que según las primeras informaciones forman parte de la E. T. A., ya que esta organización se ha hecho responsable del secuestro, eran cuatro. 1? en la versión del encargado, que les vio, todos ellos, jóvenes, eran bastante altos y fuertes y dos llevaban barba: una especie de perilla.

Hubo disparos para intimidar a este encargado, que, imprevistamente, hizo acto de presencia. Y, según las primeras apreciaciones de la Guardia Civil, llevaban pistolas con silenciador y las cápsulas encontradas son del 7,65,

Tras el secuestro, el coche con los cuatro secuestradores y el secuestrado se marchó por la misma dirección en que había llegado: hacia el hostal San Blas, donde la carretera se encuentra con la general de Bilbao a San Sebastián.

Don Lorenzo Zabala, que es director-gerente de Motobic, secretario general de Precicontrol y director de Agria, vivía en el número 3 de la calle Bidebarrieta, en Eibar (Guipúzcoa). Tiene cuarenta y cuatro años y su esposa, doña Lorea Lasa Aramburu, cuarenta y uno. El matrimonio Zabala tiene cuatro hijos: Patricio, de dieciséis años; Isabel, de catorce; Ricardo, de diez, y Elena, de nueve.

En la visita a la casa de la familia Zabala, en medio de la tragedia no ha habido un solo; esto desabrido. Doña Lorea Lasa contó a los informadores que su marido salió para la fábrica, como todos los días, muy temprano. No había recibido ninguna amenaza y no aciertan a explicarse el secuestro.

—Nunca fue un hombre metido en asuntos políticos—ha dicho doña Lorea.

Al conocer la petición formulada por los secuestradores, en forma de carta a varios medios informativos, recibió un ligero alivio.

—Aquí estamos esperando. No creo que le hagan nada malo. No lo creo. Que me lo devuelvan sin ningún daño. El no se merece esto...

Asi, con estas palabras de súplica a los secuestradores, la esposa del señor Zabala se enfrenta con tos hechos con entereza impresionante.

La organización E. T. A., que sé ha hecho responsable de los hechos en escrito enviado a algunos medios informativos bilbaínos, centra la razón del secuestro en los hechos sucedidos en Preeicontrol, empresa eibarresa que radica en Ermúa (Vizcaya).

La situación del conflicto laboral registrado recientemente y el despido de algunos obreros, así como el nuevo planteamiento de cierre de la empresa, de la que algunos obreros ya son accionistas, y la venta a los mismos o el traslado de la fábrica a Estella (Navarra), son los pretextos que esgrime la E. T. A. en esa carta, con amenazas para que se resuelva en la forma que solicitan, antes del lunes, a las ocho de la mañana, día y hora señalados como fecha tope.—Francisco ECHEVERRÍA.

LOS SECUESTRADORES HICIERON VARIOS DISPAROS

Bilbao 19. Don Pedro Jáuregui, jefe de Personal de Motobic, bajó rápidamente las escaleras, pero no pudo continuar su marcha porque le hicieron dos disparos; uno de ellos rompió la puerta de entrada a la fabrica y los cristales de ésta le alcanzaron en una pierna; el otro disparo parece ser que se perdió en el aire.

Una empleada, la señorita Fernández, ha manifestado también que le pareció oír que uno de los secuestradores dijo: «¡Vamonos!», e inmediatamente emprendieron la fuga en dirección , la carretera de Bilbao a San Sebastián.

Maite Fernández, a instancias del señor Jáuregui, tuvo que lanzarse al suelo por miedo a que los secuestradores continuasen disparando cuando trataba de llamar por teléfono a la Policía.

Esta tarde ha sido encontrado por la Guardia Civil el coche que utilizaron los secuestradores.

Se ha comprobado que el coche—un Seat «124», matrícula BI-146570—fue robado ayer en Munguía.

 

< Volver