La respuesta     
 
   11/02/1973.  Páginas: 1. Párrafos: 1. 

La respuesta

De Cándido, en "Pueblo":

"La nota con la que monseñor Oses Fadrique, obispo auxiliar y administrador apostólico de Huerca, responde a la carta abierta de don Juan Huarte es un modelo de sabiduría polémica y un ejemplo de serena humildad. Quizá un posible desconocimiento de! terrible lenguaje evangélico, de la gran meteorología bíblica, impulsase a don Juan Huarte a confundir, sin intención malévola, cierta elocuencia socioeconómica de Marx con las profecías cristianas. No voy a decir que esa confusión sea freudianamente significativa, sino que monseñor Oses no las confunde en su nota, como tampoco las confundió en su conferencia de Tudela.

El derecho al- buen nombre, cuando se extiende hasta el límite de la suspicacia gratuita, y cuando tal suspicacia requiere, ademas, una interpretación, aprisiona y aplasta otros derechos. El principio, de razón nos dice que Si hay algo probable , es que un obispo nunca puede ser marxista, ni que sus palabras puedan inspirarse en la doctrina final del marxismo. Me parece que éste es el hecho del que es necesario partir.

Si la acción pastoral de un obispo católico sugiere a alguien la didáctica marxista, supongo que Va responsabilidad no es del obispo. Hubiera hecho falta una explicación tari rigurosamente matizada como la que ha dado monseñor Oses para que pensáramos lo contrario. Si hay "reminiscencias" marxistas en el obispo de Huesca, ¿qué hay entonces en los padres de la Iglesia? ¿Qué hay en San Buenaventura, en San Atanasio, en San Ambrosio, en San Agustín? ¿Qué decir de las comunidades paulinas, de las estructuras solidarias del Evangelio? Por el camino voluntarista de las exégesis coincidentes, no sabríamos a quién acusar de heterodoxia."

 

< Volver