Don Felipe Huarte testificó ante el Consejo de Guerra, en Santander     
 
 ABC.    04/07/1973.  Página: 51. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

ABC. MIÉRCOLES 4 DE JULIO DE 1973.

DON FELIPE HUARTE TESTIFICO

ANTE EL CONSEJO DE GUERRA,

EN SANTANDER

Santander 3. Las pruebas testificales ocuparon las cuatro horas que ha durado la jornada de la mañana del Consejo de Guerra que se sigue en la Sala de Justicia del Regimiento Valencia, de Defensa A. B. Q., de Santander, contra ocho acusados de haber participado y estar complicados en el secuestro del Industrial pamplonés Felipe Huarte.

Fue llamado el primer testigo, que es quien acapara la atención de cuantos siguen el procesamiento.

El fiscal, Carlos Granados, quiso que precisase la forma en que fue introducido en el coche de los secuestradores, que permanecían esperándole, en número de cuatro, en su domicilio.

Relató a continuación su permanencia en la cueva donde le mantuvieron, así como el detalle de la pérdida de un zapato y el abrigo, piezas sumamente necesarias en aquellas fechas, con mucho frió, que le hicieron pasar una noche muy desagradable. Describe, dentro de los detalles que puede precisar —puesto que señala que permaneció encapuchado todo el tiempo— cómo cree que fue la cueva, en la que estuvo hasta dos o tres días antes de su liberación. Relata el testigo que escribió dos cartas.

Terminado el turno del fiscal interrogaron al testigo los abogados.

El defensor de Fernando Izaguirre preguntó a Felipe Huarte si le trataron bien durante su cautiverio, a lo que respondió afirmativamente.

Al defensor de Lascuráin le dijo que nunca fue amenazado de muerte. Y en cuanto a identificar a los que le custodiaban con alguno de los acusados, dijo que le era imposible.

A propuesta del defensor de Eguía sobre renuncia a la posible indemnización de 50 millones de pesetas, contestó que no podía tomar decisión alguna sin consultar con sus hermanos.

Juan Huarte explicó que los obreros de Torfinasa entraron a trabajar sin aceptar las condiciones de E. T. A.; y a la pregunta de qué son para él 50 millones, efectuada por el fiscal, él respondió concisamente: «Cincuenta millones son cincuenta millones.»

 

< Volver