Enfrentamientos entre policías y manifestantes en San Sebastián     
 
 El País.    29/10/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Enfrentamientos entre policías y manifestantes en San Sebastián

Fuerzas de la Policía Armada y grupos reducidos de manifestantes se enfrentaron violentamente durante toda la tarde de ayer en las calles donostiarras, unos disparando pelotas de goma y botes de humo y otros respondiendo con piedras y cócteles molotov. Los choques, que no revistieron en ningún momento un cariz extremo, repercutieron en el normal funcionamiento de la vida ciudadana. Autobuses y coches cruzados, material de obra aglomerado en las calzadas y algunas barricadas ardiendo bloquearon las calles de forma que se produjeron numerosos atascos.

Una hora antes de la señalada para la concentración, cinco y media de la tarde, fuertes contingentes de la Policía Armada ocupaban sitios estratégicos en el centro de la ciudad, lugar elegido por la asamblea de Rentería para celebrar una manifestación «contra el terrorismo de Estado».

Grupos no muy numerosos de personas esperaban en las esquinas de las calles que dan al bulevar en la hora señalada. Sin embargo, no habían dado las cinco y media cuando se produjeron los primeros enfrentamientos. Fue en este momento cuando, según fuentes policiales, varios jóvenes arrojaron cuatro o cinco cócteles molotov.

Es difícil calcular el número de manifestantes que intervinieron en San Sebastián, ya que actuaban en grupos aislados y de forma simultánea en distintos barrios de la ciudad. Sin embargo, la suma de

las personas integrantes de estos grupos no llegaba al millar y probablemente el número sea inferior a esta cifra.

La abrumadora presencia de policías impidió de hecho el normal comienzo de la manifestación, y cuando se produjeron algunos gritos aislados las fuerzas antidisturbios avanzaron disparando pelotas de goma hacia los grupos de personas que todavía no habían conseguido formar un bloque compacto ni siquiera de empezar a caminar en el recorrido establecido para la manifestación.

Los grupos de manifestantes, en los descansos de las carreras, proferían gritos en contra del PNV, al que calificaban de traidor y en apoyo a la lucha armada de ETA y. sobre todo, contra la policía.

A últimas horas de la noche continuaban en varios puntos de la ciudad los enfrentamientos aislados. La policía, apostada en las esquinas de las calles, sobre todo las que dan a la parte vieja, seguían disparando intermitentemente pelotas de goma y botes de humo, mientras que los manifestantes, en el interior del casco viejo, habían conseguido suministros de piedras levantando con palas y picos el pavimento.

A última hora de la tarde, un grupo de veinte personas dirigidas por un «encapuchado» saquearon el local del PNV sito en la parte vieja de la ciudad y prendieron fuego a varios libros y un retrato de Leizaola.

 

< Volver