Autor: Janeiro, Juan Francisco. 
 Regiones. Trescientos agentes de la fuerza pública controlaron los accesos a la capital castellana. 
 Fracasó la marcha vasca a Burgos     
 
 El País.    24/10/1978.  Página: 16. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Trescientos agentes de la fuerza pública controlaron los accesos a la capital castellana

Fracasó la "marcha vasca" a Burgos

JUAN FRANCISCO JANEIRO, ENVIADO ESPECIAL, Burgos

El dispositivo policial establecido desde primeras horas de la tarde del sábado en las carreteras de acceso a Burgos impidió que se celebrase el pasado domingo ante la cárcel de la capital castellana la concentración promovida por las gestoras pro amnistía de Euskadi para solicitar el traslado de cuatro reclusos a centros penitenciarios del Pais Vasco.

Los incidentes que se registraron a lo largo de la jornada fueron mínimos. Únicamente se tiene noticia de que a los ocupantes de tres vehículos se les sugirió que regresasen a su punto de partida cuando se encontraban en Burgos. En uno de estos automóviles viajaba un grupo de personas que declararon en un control su intención de visitar a un preso recluido en el penal de Burgos; los agentes de la fuerza pública les anunciaron que no era día de visitas, ante lo cual los expedicionarios optaron por retornar al País Vasco. Ocho jóvenes que ocupaban dos automóviles no pudieron justificar las razones que les habían desplazado desde Álava a la capital castellana y decidieron, igualmente, regresar a su punto de partida.

Una llamada anónima a una emisora de radio local anunció a las doce de la mañana del domingo que habían sido colocadas dos bombas en el estadio El Plantío, donde pocas horas después iban a disputar un encuentro de fútbol el Burgos y el Real Madrid. El comunicante anunció que si se impedía la marcha a Burgos, los burgaleses lo iban a lamentar. Especialistas de la Policía Armada efectuaron un reconocimiento del recinto deportivo y pudieron comprobar

que se trataba de una falsa alarma.

Por otra parte, un vecino de Burgos denunció en comisaría que había sido objeto de insultos e injurias por parte de cuatro cazadores que viajaban en un coche con matrícula de San Sebastián cuando se disponía a atravesar una calle por un paso de cebra en el barrio de Gamonal, lo que originó que numerosos transeúntes se solidarizasen con él e increpasen a los ocupantes del vehículo. Fue precisamente en este barrio donde hace dos años se produjeron violentos enfrentamientos entre seguidores del Athlétic de Bilbao que regresaban a la capital vizcaína, después de haber asistido en Madrid a la final de Copa en la que su equipo se había enfrentado al Betis.

Policías lesionados en Vitoria

L,a pretendida marcha, la cual se admitía que seguramente no pasaría más allá de Vitoria, debía comenzar a las diez de la mañana del domingo. Efectivamente, las escasas personas que lograron concentrarse en Vitoria —quizá no más de doscientas— no pudieron salir de la ciudad.,Sin embargo, con una táctica de provocar y huir, mantuvieron en jaque a la policía y a los transeúntes domingueros hasta primeras horas de la tarde, informa José A. Abasólo.

El balance de los disturbios, que se produjeron el sábado a la noche y el domingo a mediodía y a la tarde, es de diez policías lesionados y siete personas detenidas, que fueron puestas en libertad ayer tras abonar las fianzas por cantidades que oscilan entre 10.000 y 25.000 pesetas.

El sábado los enfrentamientos duraron hasta las once de la noche, y en ellos un policía recibió el golpe de un trozo de hormigón en el casco. El impacto fueran fuerte que la rotura de la visera de protección le produjo una herida en la ceja.

Incidentes en Pamplona y San Sebastián

Diversos enfrentamientos entre electivos de la Policía Armada, dotados de abundante material antidisturbios, y grupos de manifestantes se produjeron a últimas horas de la tarde del domingo en diversas calles de la parte vieja de Pamplona —según informa Fermín Goñí—, como consecuencia de una manifestación, expresamente prohibida por el Gobierno Civil, que había sido convocada por la gestora pro amnistía de Navarra.

Sobre las ocho de la tarde, varios cientos de jóvenes, encabezados por una ikurriña con crespón negro, comenzaron a recorrer las calles más céntricas de la parte vieja de Pamplona. Cruzaron coches y profirieron gritos como Amnistía denonzat; ETA, ETA, ETA, más metralletas; PNV fascista, eres terrorista y otros eslóganes en favor de la organización armada ETA militar.

 

< Volver