Autor: Carnicero, Jesús. 
 Para lograr una rehabilitación social y económica. 
 Los mutilados del ejército republicano quieren constituir una asociación     
 
   28/11/1969.  Páginas: 1. Párrafos: 25. 

Para lograr una rehabilitación social y económica

LOS MUTILADOS DEL EJERCITO REPUBLICANO QUIEREN CONSTITUIR UNA ASOCIACIÓN

No es suficiente, en su opinión, la Asociación de Inválidos Civiles porque no

cubre sus necesidades

Entrevista con los promotores de esta pretendida Liga de Mutilados e Inválidos

de la Guerra de España

En Alemania hay mutilados de guerra constituidos en una Agrupación, en la cual

existen miembros de todas las ideologías, de todos ios colores y de todas las

tendencias. En Francia y en Alemania, sin distinciones, se están pagando

indistintamente pensiones a españoles que combatieron con la División Azul y a

otros que combatieron con los Ejércitos aliados. Para el ingreso en estas

Asociaciones el único requisito que se exige es haber sido mutilado en la

guerra, sin distinción del bando en que se combatió. En Italia cobran pensiones

los mutilados de la guerra de Abisinia, los fascistas y los que combatieron

contra Mussolini...

Contaba estas cosas, durante una breve conversación, él señor Martínez Duran,

con domicilio en Madrid, en la avenida de la Albufera, 145. El señor Martínez

Duran combatió durante la guerra civil de España en el Ejército republicano, en

donde perdió una pierna. En la actualidad, por toda la geografía española, hay

unos miles de hombres que se hallan en condiciones similares, hombres que

quedaron total o parcialmente incapacitados para el trabajo sin haber encontrado

una oportunidad de ayuda económica ni jurídica, en orden a la integración en una

Agrupación que les protegiera debidamente.

"...Le doy a conocer—dice el párrafo de una carta, entre otras muchas, dirigida

al señor Martínez Duran—que soy inválido de una pierna, cortada; estoy casado,

con dos hijos. Mi situación actual es bastante precaria, por lo que me llenaría

de satisfacción al ver si podría llegar el momento de una general Igualdad entre

todos los españoles..."

Una aspiración universal

En todo el mundo se tiende a que cicatricen cuanto antes las heridas de las

guerras, heridas feas que todos quieren olvidar en bien de la convivencia

nacional. Con esta conciencia y estado de ánimo, un grupo de hombres que

sirvieron en el Ejército de la República están intentando desde hace tiempo

conseguir un "status" Jurídico, social y económico ante las autoridades. No

quieren hacer renacer viejas rencillas, sino que éstas se olviden

definitivamente mediante un trato de igualdad para todos. Pero dejemos que sean

ellos mismos quienes nos lo expliquen.

Para responder a nuestras preguntas se hallan presentes don Florencio Martínez

Duran, antes citado, y tres personas más, todos ellos mutilados de la guerra

española.

—Nosotros queremos constituir esta Asociación, denominada liga de Mutilados e

Inválidos de la Guerra de España, debido ´ al desamparo en que nos encontramos.

Cuando en España, al término de la guerra civil, se creó el Cuerpo de Caballeros

Mutilados, los que sirvieron en el Ejército republicano quedaron marginados.

Justo es que nosotros intentemos conseguir una Asociación, sin finalidad

política alguna, en la que estemos protegidos,

—Pero ustedes podrían entrar en la Asociación de Inválidos Civiles...

—No podemos aceptar este ´ ofrecimiento porque los fines de la Asociación"

citada y los fines de la Asociación de Caballeros Mutilados son totalmente

distintos. Y ello por varios motivos.

La Asociación de Inválidos no cubre sus necesidades

—Porque fuimos mutilados por acción de guerra perteneciendo al Ejército español,

y al hacer la inscripción en dicha Asociación no se nos reconoce esta condición.

—Porque la Asociación Nacional de Inválidos, por sus estatutos y su

organización, no nos sirve para promocionar nuestros derechos.

—Porque estamos convencidos de que el reconocimiento a nuestro derecho y la

inscripción de nuestra Liga en el Registro de Asociaciones es una necesidad que

nos pondría a cubierto de las vicisitudes que hemos padecido en estos años.

—Porque, a nuestro ju i c i o, hay otras organizaciones paralelas a la que

nosotros pretendemos, como la de Caballeros Mutilados de Guerra, lo cual

supondría una discriminación si no autorizaran la nuestra.

Nos cuentan después que a la Asociación Nacional de Inválidos Civiles han

pertenecido muchos de sus compañeros, mutilados de la guerra, que combatieron

con el Ejército republicano. Buscaban apoyo y ayuda para sus problemas

económicos y sociales, pero no consiguieron demasiado: alguno logró una

colocación de abre-coches o como vendedor ambulante .(sin. puesto) de lotería.

En algunos casos extremos se les concedieron pensiones de 300 pesetas mensuales,

como el de un compaftercra quien le faltan los dos brazos... Pero estas medidas

de emergencia no solucionan sus problemas.

No existen motivaciones políticas

—¿Qué ventajas les reportaría la Liga que pretenden crear?

—Entre otras, el pasar a ser ciudadanos como los demás; el derecho a percibir

una pensión digna, con la que podamos atender las necesidades de nuestras

familias, ya que los puestos de trabajo es lógico que sean ocupados por gente

joven y con mejores posibilidades físicas; el poder ocuparnos de nuestros

compañeros que están en situación económica difícil, y el poderles proporcionar

de esta forma los mejores cuidados médicos, muy necesarios para muchos.

—¿Y qué ventajas políticas tendrían ustedes?—preguntamos.

La contestación es tajante:

—No queremos, ni pensamos, ni nos interesan las ventajas políticas. Nos

interesan, única y exclusivamente, los problemas económicos y sociales que se

resolverían. Estos problemas son de dignidad humana, de derechos individuales y

sociales, y nada más. Sin discriminaciones de ningún tipo.

Deseos de rehabilitación

En estos años pasados, don Florencio Martínez Duran, ayudado por unos

compañeros, ha dirigido escritos a diversas autoridades del país en petición de

que se autorice la Liga de Mutilados que pretende formar.

Hay un denominador común en todas estas peticiones: el deseo de que los

mutilados del Ejército republicano puedan rehabilitarse a la vida activa de la

sociedad española. Unos para la vida laboral; otros, los imposibilitados

totalmente, para que puedan percibir una pensión capaz de satisfacer sus

necesidades vitales.

Este tono llevan los escritos dirigidos a diversas autoridades oficiales y

eclesiásticas del país, sin que hasta el momento hayan recibido contestación a

sus inquietudes, aunque algunas respuestas se han producido en casos aislados.

Gestiones

Desde el punto de vista legal, los mutilados de la guerra civil, en pretensión

cié que se reconozca su Asociación, han realizado las gestiones oportunas, de

acuerdo con la mas estricta legalidad.

A su primera solicitud se les respondió negativamente, ya que en los estatutos

enviados no se regulaban los órganos directivos, el procedimiento cíe admisión

de socios, patrimonio fundacional, ni la aplicación que habría de darse al

patrimonio social en caso de disolución.

Los mutilados remitieron a los organismos competente unos nuevos estatutos

recogiendo los requisitos anteriores y, finalmente, se les contestó, en agosto

pasado, que fe podrían acoger a la Asociación

Nacional de Inválicíos_ Civiles, cuyas funciones—según la contestación citada—

son las que pretenden los mutilados, por lo que tendrían que fusionarse en dicha

Asociación.

La Prensa se ha hecho eco en diferentes ocasiones de la pretensión de estos

hombres d« crear la Lisa de Mutilados e Inválidos de la Guerra de España. En una

carta abierta, el señor Martínez Duran señalaba los beneficios que para la

nación produciría la creación de esta Liga, que sería el síntoma más evidente de

que "la guerra española se habría terminado en todos sus efectos". Todavía

conservan la esperanza de que su gestión terminará felizmente

JESÚS CARNICERO

 

< Volver