Autor: Alcalá, Manolo. 
   La ciudad de San Sebastián, conmocionada     
 
 Arriba.    05/10/1976.  Página: 1,?. Páginas: 2. Párrafos: 4. 

La ciudad de San Sebastián, conmocionada

SAN SEBASTIAN, 5 (INFORMACIONES, por Manolo Alcalá, enviado especial).— Nunca la repulsa del pueblo donostiarra ha sido tan unánime como lo es hoy ante el luctuoso hecho sucedido ayer en la capital de Guipúzcoa: «Esto es una salvajada sin limites.» «Son enemigos de todo.» «El pueblo vasco no puede vivir constantemente entro sangre.» «Es un crimen incalificable.» «Ya está bien de muertes.» Asi se expresan desde el taxista que me condujo de la estación de San Sebastián hasta el hotel, y que fue la primera persona con la que entré en contacto al llegar a ésta ciudad, hasta los conserjes del hotel, y las gentes de la calle, jóvenes y mayores, todos coinciden. La ciudad entera está conmocionada: sus rostros están tristes y apenas circula gente por la calle. «No le extrañe, tenemos miedo. Los tiros son una amenaza constante en esta ciudad.»

Al pasar por la avenida de España, número 9, domicilio de la familia Araluce, se habla montado ya ante la puerta del edificio, bajo la marquesina de la parada del autobús donde ocurrió el asesinato, una bandera nacional enlutada, varios ramos de flo- (sigue)

(Pasa a la última página.)

San Sebastián, conmocionada

(Viene de la pág. primera.)

res, unas velas encendidas j una corona con una cinta, que dice: «Caídos por una libertad justa». Muchas personas rodean este lugar, donde cayeron muertos los cinco hombres: unos, rezan; otros, que imprevistamente fueron testigos del suceso, lo narran con tristeza; otros, continúan su camino lentamente. Los impactos de las balas han dejado huella en los árboles, aceras y fachadas. La gente, ya enterada de que E. T. A. ha reivindicado el asesinato, muestra su indignación hacia los terroristas.

Las medidas de vigilancia los controles instalados no solo en las afueras de la ciudad de San Sebastián, sino también en el interior de la ciudad, son excepcionales Desde el tren, llegando a la ciudad, ya se veían a miembros de la Policía Armada cerca de las vías del ferrocarril Las carreteras continúan controladas, sobre todo en las que se dirigen nacía la frontera. El paso por la frontera, según nos han informado, es escasísimo, no ya por las medidas tomadas, sino porque el que más y el que menos se abstiene de cruzar a Francia por lo que pueda pasar. Las medidas más fuertes de investigación se están llevando en el barrio alto de la ciudad, y parece ser que ya hay varias detenciones, aunque éstas, en su mayoría, sólo hayan sido a título de identificación. Sin embargo, se espera que esta tarde se celebre

una rueda de Prensa para notificar a los medios de información si se ha producido o no alguna detención y 10 simples retenciones

CAPILLAS ARDIENTES

Las capillas ardientes instaladas, la de don Juan María de Araluce y Villar, en el palacio de la Diputación, y la de los tres policías y el chófer, en el Gobierno Civil, están siendo visitadas por centenares de personas de toda condición social, que acuden desde primeras horas de la mañana a mostrar su condolencia por tan salvaje hecho. Estas capillas han sido visitadas también por destacadas personalidades del mundo político, no sólo del País Vasco, sino de otros lugares. Durante la mañana pasaron por ellas don Antonio María de Oriol y Urquijo, presidente del Consejo de Estado, y don Federico Silva Muñoz.

Los funerales se celebrarán a las cinco y media de la tarde en la catedral del Buen Pastor, y a ellos está anunciada la asistencia del ministro de Asuntos Exteriores, don Marcelino Oreja, y del de la Gobernación, señor Martín Villa; el Consejo del Reino en, Pleno, la Diputación de Álava, Barcelona, Santander, Vizcaya y Logroño, por ahora, y de otras destacadas personalidades. A las doce se reunía el Pleno de la Diputación, con su presidente de cuerpo presente.

(Más información en páginas 3, 3, 4, 5 y fi.)

 

< Volver