El atentado terrorista de San Sebastián. Rueda de Prensa del director general de Seguridad. 
 "Asistimos a un auténtico intento revolucionario"     
 
 Pueblo.    05/10/1976.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Rueda de Prensa del director general de Seguridad

"ASISTIMOS A UN AUTENTICO INTENTO REVOLUCIONARIO"

Y la solución está en los propíos guipuzcoanos

Hay otros muchos autores de estos crímenes que, sin coger la metralleta, engañan a la juventud

SAN SEBASTIAN. (Logos.)—Alrededor dé las nueve y inedia de la noche de ayer llegó al Gobierno Civil, donde estaba instalada la capilla ardiente de los tres policías muertos, el director general de Seguridad, Emilio Rodríguez Román. Poco después, en compañía del gobernador civil, recibió a los medios informativos en una rueda de Prensa.

El gobernador civil, José Manuel Méndez Manjón, hizo presente el profundo dolor que le había causado el criminal atentado que sesgó las cuatro vidas. Recordó que en la misma tarde del domingo había despachado con el señor Aralu-ce, quien, una vez más, le había demostrado su gran amor por la provincia. Patentizó´ su repulsa por un acto que costó la vida a quien había trabajado siempre por Guipúzcoa y por España, y a los tres funcionarios que le acompañaban. -Con este dolor —añadió— va el rechazo de aquellos hombres que con el tiempo quieren dictar la tiranía.» Siguió diciendo que a pesar de todo las autoridades no se verían empujadas a nada que no fuera la justicia, y que -buscarían -con- toda urgencia y celo a los autores. para que precisamente la justicia dictara veredicto por este atentado. El gobernador civil pidió finalmente una plegaria por las almas de los cuatro muertos.

A continuación, el director general de Seguridad, Rodríguez Román, dijo que, como director general de Seguridad, a quien competía de una manera directa imponer en todo el territorio nacional el respeto a la ley y e! orden, y como ex gobernador de Guipúzcoa, había sido testigo de escenas como ésta, que no era más que otro eslabón en la cadena. Aunque un eslabón duro y trascendente, por el número de víctimas y la calidad del señor Araluce. Dijo que aunque el pueblo no se acaba de percatar, asistimos a un auténtico intento revolucionario. «Se está pretendiendo, a través de E. T. A. y de sus cómplices y encubridores, un ensayo revolucionario de tipo marxista.» Añadió el señor Rodríguez Román que creen que pueden lograr una serie de reivindicaciones, pero están cayendo en una trampa, que convierte a esta tierra en un enclave comunista.

«La solución —añadió— la tiene que dar la propia sociedad guipuzcoana. Nosotros podremos buscar soluciones indirectas, pero no definitivas. Cumpliremos con nuestro deber: llorar a los muertos y buscar a los autores del atentado. Procuraremos mantenernos serenos y fríos, pero ante el terrorismo utilizaremos los medios que la ley nos confiere para luchar contra él. Pero, repito, la solución está en los propios guipuzcoanos.»

Siguió diciendo que se buscaría a los autores materiales, aun a sabiendas de que hay muchos autores morales que engañan a la juventud, pero que no cogen la metralleta.

Finalmente recordó la personalidad del señor Araluce y su amor por Guipúzcoa, y finalizó diciendo que haría todo lo posible por ayudar a los guipuzcoanos a extirpar este cáncer que les aqueja.

 

< Volver