Autor: Dorrego Tiktin, Juan Fernando. 
 Atentado terrorista en San Sebastián. Ambiente de tensión, controles policiales y banderas a media asta. 
 San Sebastián no se ha recuperado del impacto  :   
 Su majestad el Rey telefoneó para dar el pésame a la viuda del señor Araluce. 
 ABC.    06/10/1976.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 20. 

ABC. MIÉRCOLES 6 DE OCTUBRE DE 1976 PAG. 8.

ATENTADO TERRORISTA EN SAN SEBASTIAN

AMBIENTE DE TENSIÓN, CONTROLES POLICIALES Y BANDERAS A MEDIA

ASTA

SAN SEBASTIAN NO SE HA RECUPERADO DEL IMPACTO

´• Su Majestad el Rey telefoneó para dar el pésame a la viuda del señor Araluce

San Sebastián, 5. (Crónica de nuestro enviado especial, por teléfono.) Bajo un sol plomizo la ciudad despertó en un ambiente de gran tensión tras él -trágico atentado de ayer, que costó la vida al que fue presidente de la Diputación Provincial de Guipúzcoa durante ocho años, a su chófer y a tres miembros del Cuerpo General de Policía.

A primera hora de ayer noche una fuerte protección policial ejercía vigilancia en distintos puntos de la ciudad. El barrio viejo fue aislado y por las diferentes bocacalles que le comunican con el resto de la ciudad se Impedía el paso de todas aquellas personas que no acreditaban su domicilio en esta zona donostiarra. Igualmente, en el barrio de Gros, varias calles estaban cortadas al tráfico y ocupadas por un gran número de miembros de la Policía Armada.

Asimismo, en todas las salidas de la capital guipuzcoana se habían levantado controles en los que se exigía la documentación a los ocupantes de los vehículos.

Esta mañana fría de otoño en la que el cielo estaba encapotado, la ciudad recuperaba su ritmo normal, pero con un ambiente de tensión que se palpaba en sus calles. Los comercios abrieron normalmente, así como los colegios y oficinas. Sin embargo, muchas calles aparecían desiertas y había muy poca circulación.

En las carreteras de la provincia continuaban los controles. A primeras horas, una compañía de guerrilleros pertenecientes al Regimiento Careliano se trasladaron a la zona fronteriza donde existe un gran control, ya que se tiene la sospecha de que los terroristas no han cruzado todavía la frontera.

La Prensa de la mañana ha realizado hay grandes tiradas informando ampliamente sobre el atentado, al mismo tiempo que expresa su repulsa ante este hecho terrorista.

NUEVOS DETALLES.—Poco a poco se Tan conociendo nuevos detalles del atentado. A la hora en que sucedió, las 2,25, numerosos transeúntes se hallaban en la céntrica avenida de España.

Según han afirmado los testigos presenciales,, fueron tres los individuos que realizaron los disparos, prácticamente a bocajarro, desde la marquesina del autobús de la línea de Gros.

Al comenzar a sonar los tiros la gente se refugió en los portales y huyó por las calles laterales. Varios transeúntes que se hallaban en las inmediaciones fueron encañonados por los terroristas, que huyeron a continuación hacia la zona de Loyola

Se puede afirmar que la ciudad no se lia recuperada todavía de la profunda consternación que ha cansado el atentado. Desde que se instaló ayer la capilla ardiente en el salón del Trono del Palacio de la Diputación, un gran número de personas ha desfilado ininterrumpidamente ante el féretro.

Esta mañana se producían una y otra ver las escenas de emoción, tanto en el Palacio de la Diputación como en el Gobierno Civil, donde se colocaron también los féretros de los miembros del Cuerpo General de Policía asesinados en el atentado.

MEDALLA DE ORO DE GUIPÚZCOA,

Entre las numerosas personalidades que han desfilado ante los restos mortales de don Juan María de Araluce y Villar se encontraba don Juan Manuel Urquijo, presidente de 1» Real Sociedad Bascongada de los Amigos del País.

«Estoy profundamente conmovido —ha declarado al enviado especial del diario A B C— por este acto que no tiene justificación en «a hombre «ne ha hecho todo

lo que ha podido por el País Vasco. Miembro activo de nuestra sociedad y protector a manos llenas de nuestras instituciones, ha intentado por todos los medios buscar las fórmulas que pacifiquen la tensión en el País Vasco.

Quiero insistir una vez más en el rechazo por parte de la Real Sociedad de la violencia, venga de donde venga.

Esperamos que se haga justicia y no dudamos que la serenidad demostrada por el Gobierno siga, a pesar de todo, el proceso democrático señalado por el Rey en repetidas ocasiones.»

A media mañana la Diputación celebró una reunión extraordinaria, en la que acordó conceder la medalla de oro de la provincia a título postumo a don Juan María de Araluce, así como declarar en la provincia luto oficial durante quince días. En la lectura de los acuerdos estaban presentes el presidente del Consejo del Reino y de las Cortes, don Torcuato Fernández-Miranda, y los ministros de la Gobernación, don Rodolfo Martín Villa, y de Asuntos Exteriores, don Marcelino Oreja Aguirre. Seguidamente se trasladaron con el resto de las autoridades provinciales y locales al domicilio familiar para testimoniar su pésame a la viuda e hijos del señor Araluce. En la puerta de la casa se había levantado un pequeño túmulo, que fue colocado ayer noche en el lugar donde cayeron muertos el presidente de la Diputación y los tres hombres de su escolta.

PÉSAME DEL REY.—Una bandera española con un crespón negro colgaba entre un árbol y una farola. Al lado de otro árbol pendía una bandera requeté. En el suelo, varios ramos de flores, velas encendidas y numerosas tarjetas que eran depositadas por el público que se paraba a rezar frente al lugar. También se hallaba en el suelo una corona con esta leyenda: «A los caídos por una Patria justa.»

Las autoridades, entre las que se encontraban los tenientes generales Campano y Sánchez Galiano, así como diversos consejeros del Reino, se trasladaron posteriormente al Gobierno Civil.

El gobernador, señor Menéndez Manjón, después de la rueda de Prensa que celebro ayer tarde, ha rehusado conceder más declaraciones a los periodistas.

Las calles de la ciudad que recorrió la comitiva oficial se hallaban vigiladas por miembros de la compañía antidisturbios de la Policía Armada con fusiles y ametralladoras. Todas las banderas de la ciudad ondean a media asta.

Cabe señalar que personas allegadas a la familia nos han indicado que Su Majestad el Rey telefoneó a última hora de ayer tarde a doña. María Teresa Letamendía para testimoniarle, por parte de la Reina y de él, su más profundo sentido pésame. Don Juan Carlos tenía una grande y larga amistad con el señor Araluce. A este respecto recordemos que su primera —y hasta ahora única— visita oficial a Guipúzcoa fue preparada por el señor Araluce hace ahora dos años.—Juan Fernando DORREGO.

 

< Volver