Autor: Semprún, Alfredo. 
   Posible: Apalategui "capitaneó" el comando asesino     
 
 Arriba.    06/10/1976.  Página: 10. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

POSIBLE: Apalategui «capitaneó» el comando asesino

Aunque en fuentes próximas a la Comisaría General de Policía de San Sebastián, ayer por la mañana se daba por seguro el que uno de los pistoleros etarras que a primera hora de la tarde del lunes dispararon las ráfagas mortales sobre las cinco nuevas víctimas de ETA, era el tristemente famoso «Pala», aunque noticias que nos llegan de Francia indican, por el contrario, como más posible el que Apalategui, si bien ha sido la cabeza rectora del quíntuple asesinato como actual responsable máximo del llamado «Frente Militar de ETA V Asamblea, facción milis», no ha intervenido directamente en la acción permaneciendo al otro lado de la frontera en espera de su resultado.

No obstante, no se puede descartar la intervención directa de Apalategui. Primero, debido a que, al parecer, testigos presenciales de los hechos le han reconocido en fotografía. Y, también, porque quienes dispararon las metralletas demostraron tener un pleno dominio del manejo de las mismas, cosa que como es sabido tan sólo se adquiere con la práctica o a base de un entrenamiento intensivo.

La Policía guipuzcoana ha montado un amplio dispositivo en torno a la capital, ya que, al parecer, no se descarta la posibilidad de que e] comando asesino, en lugar de huir hacia la frontera francesa, permanezca «achupinado» (escondido) en cualquier piso o caserío de los llamados francos. Mientras, la Guardia Civil, además de los controles instalados en las distintas carreteras nacionales, comarcales y vecinales, rastrea los montes próximos a la capital donostiarra entre la misma y el Bidasoa, aunque según nuestras fuentes, no parece haberse encontrado de momento pista alguna que indique la posible huida de los etarras por aquella zona.

Tras los actos celebrados ayer en San Sebastián, sobre las siete de la tarde y en sendos furgones, salieron hacia Madrid los cadáveres de don Luis Francisco Sainz Flores y de don Antonio Palomo Pérez. Los dos subinspectores de Policía, que perecieron en el atentado cometido contra la persona del presidente de la Diputación Guipuzcoana. a quien prestaban servicio de escolta.

A la una de la madrugada, ambas furgonetas, a las que prestaba escolta dos jeeps de la Guardia Civil, llegaron a la altura de San Sebastián de los Reyes, en cuya localidad se habían ido concentrando, por cierto, cientos de vehículos particulares que ocupaban miembros de) Cuerpo General de Policía y de la Guardia Civil a fin de rendir un postumo homenaje a los dos jóvenes defensores del orden, caídos en acto de servicio.

Desde San Sebastián de los Reyes hasta nuestra capital, se formó, pues una numerosa caravana motorizada, se dirigió hasta la Puerta del Sol, donde se rindieron nuevos honores, dividiéndose más tarde; ya que el cuerpo de don Luis Francisco Sainz Flores fue depositado en Ea capilla ardiente instalada en los servicios funerarios de la calle Galileo, 30, mientras que el de su compañero era llevado a su domicilio, sito en el Camino de Congosto, número 12 del pueblo de Vallecas.

En ambos lugares y durante toda la noche, hasta el momento fijado para el sepelio, policías y guardias civiles velaron junto a sus familiares los cadáveres de sus compañeros.

Alfredo SEMPRUN

 

< Volver